Aprende a organizar la maleta de tu bebé para que no le falte nada

Última actualización: 13.11.19

 

Después del nacimiento de tu hijo, es muy probable que quieras permanecer tranquila en casa durante los primeros meses de vida de tu pequeño, ya que un recién nacido demanda de una atención prácticamente ininterrumpida. El bebé necesita que lo alimentes con frecuencia (bien sea con leche materna o con biberón) y también que le cambies el pañal en condiciones higiénicas, para evitar cualquier riesgo de infección. Por esto, muchos padres prefieren quedarse en casa y no salir de vacaciones con un recién nacido.

Sin embargo, una vez que tu hijo a superado los tres meses de edad, goza de óptimas condiciones de salud y si el pediatra lo autoriza, podrás realizar un viaje tranquilo con él. Aunque puedan parecer frágiles a esa edad, son más fuertes de lo piensan sus padres; además, por tratarse de un pequeño que no estará corriendo de un lado a otro, podrás estar más relajada.

 

Lleva lo necesario

Es importante planificar tu viaje considerando en llevar solo las cosas necesarias, por lo que organizar una lista podría ser una excelente opción, a fin de no olvidar algo importante en el último momento. Por ello, deberás tomar en cuenta lo que necesitas para atender a tu bebé, principalmente durante el trayecto, ya que muchas veces al llegar, nos encontramos con que el hotel ofrece servicio para familias; o bien puede suceder, que en el destino compres otras cosas que hagan falta. En todo caso, lo importante es que el pequeño esté limpio, cómodo, protegido, bien alimentado y feliz.

 

Selecciona la ropa y accesorios a llevar

Aunque los bebés se suelen manchar la ropa con facilidad, no es conveniente que llenes la maleta con muchas prendas. Sobre todo si viajas en avión o en tren, pero si lo haces en tu propio coche, podrás llevar un poco más. La idea es que estés prevenida y puedas contar con prendas para cambios extra, pero sin llegar a la exageración.

Asi mismo, es fundamental que analices el tiempo de permanencia y la edad de tu bebé. Por ello, es aconsejable llevar un cambio de ropa por día y uno adicional para los días de recorrido de un lugar a otro; contar con prendas livianas, frescas, combinables y cómodas es la mejor opción. En todo caso, si te falta ropa podrás lavar alguna si es necesario.

No olvides incluir una manta, cobija y un gorrito para la cabeza por si refresca. Tampoco dejes de lado su juguete preferido, su almohada y algún peluche. Además, cuando prepares la ropa y sus pertenencias, es mejor hacerlo en una maleta por aparte y no mezclar sus cosas con las tuyas.

 

 

No olvides la comodidad en los paseos

Una vez que llegues a tu destino, te darás cuenta de la importancia de llevar un cochecito o de contar con la mejor mochila portabebés. Sin embargo, los cochecitos suelen ocupar más espacio y resultan incómodos para transportar, por lo que las mochilas portabebés podrían ser la mejor opción para salir a pasear con tu hijo y tener las manos libres. Estos accesorios favorecen la ligereza, la comodidad del niño y se pueden plegarse fácilmente, por lo que no representan mayor peso en el equipaje.

 

La importancia del aseo diario

No olvides la importancia del aseo diario del niño, por lo que deberás contar con un cambiador plegable y algunos pañales, toallitas, crema o gel y si se te acaba la provisión, fácilmente podrás adquirir estas cosas en el destino. También podrías considerar, llevar una pequeña piscinita hinchable, la cual ocupa poco espacio en la maleta y puede montarse en cualquier lugar; de este modo podrás brindarle al pequeño el máximo confort en su estadía.

 

Que no te falte nada de su alimentación

Si se trata de un bebé que solo se alimenta de leche materna, no hay problema alguno. Pero si tu hijo ya come alimentos sólidos y toma biberón, deberás incluir todo lo que necesitas para su preparación. Lo primordial es contar con la comida adecuada para el viaje de ida, ya que de regreso podrás comprar lo necesario en el destino.

Por esto, es fundamental que cargues con una cantidad razonable de alimentos, que cubran las necesidades normales de tu hijo durante el viaje; incluso podrás agregar galletas, potitos, pan o cualquier otro alimento que lo entretenga.

 

 

Si vas a un clima cálido, no olvides protegerlo del sol

Si tus vacaciones son en la costa y el clima favorece, entre las cosas que no pueden faltar en la maleta del niño, es un filtro solar. Este producto es de gran utilidad en cualquier estación del año y más aún, cuando sales con tu pequeño al aire libre. No deberá ser menor a 30 y debe proporcionar protección UVA y UVB a su delicada piel; lo más aconsejable es ponerlo en tus manos y luego aplicarlo suavemente en la piel expuesta. Así mismo, si se trata de un niño mayor de 6 meses, podrías llevar un sombrero para proteger su cabeza y rostro.

 

Prepara un botiquín pensando en su salud y seguridad

No puedes arriesgarte con la salud de tu hijo, por lo que deberás preparar un botiquín de primeros auxilios. Aunque el niño esté bien de salud, lo mejor es prevenir cualquier pequeña complicación, tal como un dolor de oído, cólicos estomacales inesperados o incremento de la temperatura. Por esto, lo más aconsejable es que lleves medicinas como analgésicos y antipiréticos infantiles, tiritas, termómetro, antiséptico jabonoso y cualquier otra indicación dada por el médico pediatra.

Así mismo, procura elaborar una lista con los nombres y números de teléfono de las personas a contactar en caso de una emergencia; igualmente, incluye información relevante acerca de la salud de tu bebé, si padece de cuadros de asma, si es alérgico algún medicamento o si padece de alguna condición especial.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...