Asociación Americana de Pediatría solicita la prohibición de los andadores y la Asociación Española la respalda

Última actualización: 22.08.19

 

Los andadores para bebé se mantienen en el foco de la polémica, tras publicarse un estudio en octubre del año pasado en la revista americana “Pediatrics” que concluye, una vez más, que estos artefactos son totalmente lo opuesto a beneficioso para un niño.

Entre 1990 y 2014 se registraron más de 230 mil casos de niños menores de quince meses que ingresaron a las salas de urgencia en Estados Unidos por accidentes relacionados con el uso de andadores, comprobándose así que estos vehículos representan un peligro latente para la integridad del bebé.

 

Estadísticas: más de 9 mil bebés afectados cada año

  • Un promedio de más de 9.000 niños al año sufrieron lesiones leves y graves por el uso de andadores durante un período de más de dos décadas entre 1990 y 2014.
  • La población mayormente afectada de bebés oscilaba entre 7 y 10 meses de edad.
  • Las principales causas de accidentes fueron: 74,1% caídas por las escaleras, 14,7% caídas fuera del andador y 2,8% acceso a áreas peligrosas con el andador como cocina, estufa, chimeneas, ingesta de productos químicos, entre otros.

A pesar de estas cifras alarmantes, Gary Smith, director del Centro de Investigación y Políticas de Lesiones del Hospital Nacional Infantil y autor de dicho estudio, asegura que el número de accidentes se ha reducido considerablemente en estos 25 años, al compararlo con períodos anteriores. Sin embargo, resalta que es necesario que las familias y padres entiendan los riesgos de lesiones graves a los que están expuestos los bebés que usan andadores, y por ello es mejor prescindir de estos vehículos.

 

Riesgos del andador

Es importante considerar que los andadores les dan a los bebés una velocidad de movimiento a la que ellos no están acostumbrados y, por ende, les es más difícil de controlar. Además, el uso de estos se precipita a la maduración cognitiva y física de los bebés, muchas veces por el afán de los padres en que empiecen a caminar.

Otros, por su parte, creen que al meter al niño en un andador desde temprana edad este tendrá más libertad y no dependerá directamente de los padres, así que estos tendrán más autonomía para hacer otras cosas mientras el pequeño recorre la casa de un lado a otro en el andador.

 

 

Sin embargo, los riesgos de accidentes superan mucho más a los beneficios que un padre puede identificar en un andador. Aquí te enumeramos los más comunes:

  1. Caídas por las escaleras.
  2. Riesgo de sufrir quemaduras por contacto con el horno, la estufa o la chimenea.
  3. Volcamiento del niño por tratar de alcanzar algo desde el andador.

Adicionalmente, muchos pediatras y ortopedistas han determinado que el uso de este vehículo no acelera en absoluto el inicio de la marcha del niño, así que esa teoría de que el bebé aprenderá a caminar más rápido usando el andador ya no es válida.

Por el contrario, hay quienes creen que si el bebé es muy pequeño o no ha desarrollado bien los músculos inferiores, implementar el uso del andador puede entorpecer la motricidad del pequeño, retrasando la capacidad de caminar.

 

Usar o no el andador para bebés

Si bien, los pediatras y asociaciones de puericultura no recomiendan el uso de este artefacto, los que no se oponen rotundamente consideran que se debe esperar a que el bebé desarrolle una buena musculatura inferior, tenga más equilibrio y estabilidad en sus movimientos, por ello creen que su uso debe realizarse a partir de los 8 meses de edad y no antes de ese período.

No obstante, esta no es una regla para todo el mundo, pues sabemos que cada niños es diferente y se desarrolla a su propio ritmo, así que es cuestión de reconocer las señales que te indicarán si tu bebé está listo para usar uno de estos.

La otra alternativa es que tú evalúes si de verdad es necesario adquirir un andador para bebé, considerando todos los estudios y opiniones de especialistas que aseguran que no es beneficioso para el pequeño.

 

Prohibición de andadores

Para seguir el ejemplo de Brasil y Canadá, la Asociación Americana de Pediatría se basa en el estudio mencionado al principio para solicitar a las autoridades la prohibición de la venta de andadores en Estados Unidos. Esta no es la primera vez que la organización de puericultura norteamericana realiza esta solicitud.

En el año 1997 lograron establecer un estándar de seguridad voluntario para que los fabricantes de andadores hicieran la estructura más ancha que las puertas de tamaño convencional.

También solicitaron la implementación de un mecanismo que evitara el movimiento del andador si las ruedas estaban en el borde de un escalón. Sin embargo, no todos los diseños aplicaron estas mejores.

Para el 2010, la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EE.UU. exigió a los fabricantes de andadores un estándar para las pruebas de caídas por las escaleras, además de una prueba de freno de mano.

 

 

Apoyo internacional

En virtud de que los andadores siguen vendiéndose en muchas partes del mundo y siguen presentándose accidentes que ponen en riesgo la vida de los bebés y otros pocos que terminan con saldos fatales, la Asociación Americana de Pediatría reitera la solicitud para la prohibición de estos.

Por su parte, la Asociación Española de Pediatría ha mantenido su posición en la que afirma que “el mejor andador para bebé es el que no se usa”. En consecuencia, extiende su total apoyo a la organización estadounidense para que estos artefactos dejen de comercializarse.

En el 2011 Canadá fue el primer país en prohibir la venta, reventa, importación y publicidad de los andadores, pues desde el 2002 la Sociedad Pediátrica Canadiense había hablado de la incidencia de niños en las salas de urgencia por accidentes relacionados con estos vehículos.

Brasil, por su parte, en el 2013 realizó pruebas a las marcas existentes en el mercado y ninguna cumplió con todos los estándares de seguridad. Por esta razón las autoridades prohibieron la comercialización de los andadores en todo el país.

La medida derivó en la presentación de un recurso judicial de los fabricantes, quienes alegan que los bebés sufren accidentes en los andadores por la desatención de los padres, no por el producto en sí.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...