Canastillas para bebé: Una forma de darle la bienvenida al nuevo miembro de la familia

Última actualización: 13.11.19

 

El embarazo de una mujer es un motivo de alegría y celebración, puesto que esto significa que en algunos meses se estará sumando un nuevo ser a la familia. En este sentido, es importante que como padres tomemos en consideración que necesitaremos una serie de vestimentas e implementos para atender y darle la bienvenida al pequeño.

Así que lo más recomendable es aprovechar el tiempo, empleando los primeros meses de gestación para comenzar a armar la canastilla del bebé con el propósito de tenerla lista a más tardar en el sexto o séptimo mes. Recuerda que el nacimiento puede adelantarse y no querrás estresarte al no tener a la mano todo lo necesario para llevar al hospital.

 

Acerca de las canastillas para bebé

Si eres madre primeriza es posible que no estés familiarizada con el término “canastilla de bebé”, por lo que a continuación, te contamos un poco acerca de este tema con el propósito de esclarecer tus principales interrogantes:

 

¿Qué es una canastilla para bebé?

Las canastillas para bebé pueden estar conformadas por una cesta de mimbre espaciosa con revestimiento textil que le aporta una estética agradable, así como también por una bolsa en material textil con compartimentos, cierre de cremallera y cuerda de agarre.

La primera opción es mucho más voluminosa y decorativa, mientras que la segunda ofrece mayor ergonomía al momento de transportarla. Cualquiera que sea el caso, lo realmente importante es que en su interior se incorpore todo lo necesario para la estadía del recién nacido en el hospital, como lo son los artículos de aseo personal, vestimenta y abrigo.

 

 

¿Cómo se prepara la canastilla para bebé?

La preparación de la mejor canastilla de bebé es una tarea que lógicamente no se puede realizar de manera apresurada, ya que deberás seleccionar las primeras prendas que el pequeño utilizará. Así que necesitarás algunos bodies, franelas, gorritos, escarpines y manoplas. De igual manera, un conjunto abrigado para el día que sea dado de alta del hospital.

Con respecto a la selección de las tallas, deberás tener presente que no conoces la contextura del infante, por lo que tendrás que variarlas entre 0 a 3 meses y de 3 a 6 meses. De este modo, no tendrás ningún tipo de inconveniente al vestirlo.

Los pañales son un producto obligatorio que debe ser anexado en la canastilla, así como también un paño, cobija y baberos. Por otra parte, tenemos los artículos destinados al aseo del pequeño, siendo necesario tener a la mano toallas húmedas, aceite o crema para el cuerpo y algún tipo de pomada para la irritación.

La colonia o talco son opcionales, debido a que los especialistas recomiendan no utilizar estos productos durante las primeras semanas de vida. En todo caso, puedes aplicar una pequeña cantidad sobre las prendas para evitar el contacto con su delicada piel. Finalmente, no puedes olvidar colocar dentro de la canastilla un par de biberones, un chupete y de ser posible un sacaleches.

 

¿Cómo armar una canastilla de bebé con un presupuesto ajustado?

El mercado de artículos para bebé pone a tu disposición una gran variedad de modelos de canastillas previamente equipados con la vestimenta y productos necesarios. Sin embargo, estas pueden llegar a tener un coste un poco elevado.

Así que si tu presupuesto es un poco ajustado, no te preocupes porque existen otras alternativas más accesibles económicamente. Puedes hacer tu propia canastilla basada en las necesidades específicas del pequeño, por lo que lo primero que deberás de hacer es tomar lápiz y papel para llevar a cabo una lista con todo lo que consideres indispensable.

Después, inicia una exhaustiva búsqueda de dichos productos en los diferentes portales de compra o tiendas departamentales, tratando siempre de comparar precios para así encontrar las mejores ofertas. Claro está, no porque sea económico significa que su calidad sea baja. Así que no desatiendas los indicadores de calidad de cada producto a adquirir.

Con respecto a la estructura de la canastilla, puedes conseguir una canasta de mimbre y decorarla con tela, encajes o cintas, siendo una opción bastante económica. Igualmente, puedes confeccionar tú misma una bolsa con un diseño sencillo y resistente. Para ello, sólo necesitarás una pieza de tela, una cremallera, aguja, hilo o la ayuda de una máquina de coser. De hecho, puedes usar un bolso tipo bandolero o de mano, que sea lo suficientemente espacioso para colocar todos los artículos del bebé.

 

 

Experiencias de vida

Si de algo estamos seguros es que el período de embarazo es un momento muy especial para toda mujer, en el que están a la expectativa de cómo será ese pequeño ser que viene en camino. Sumado a ello, se encuentra la emoción de preparar la canastilla del bebé con sus primeras vestimentas y demás implementos de higiene y abrigo. Sin embargo, el factor económico puede llegar a ser una limitante para algunas madres, que no poseen los recursos necesarios. De igual manera, no se dan por vencidas y de una u otra forma adquieren los productos y prendas básicas para darle la bienvenida al infante.

Este es el caso de Leida, una mujer de escasos recursos y con 34 meses de gestación. Cuando su embarazo ya estaba por finalizar, la canastilla del bebé aún se encontraba vacía, siendo una situación que la tenía bastante preocupada.

Las compras online o en tiendas departamentales, definitivamente no eran una opción viable para ella. Así que optó por buscar ropa, biberones, baberos, cobijas, paños y pañales de tela de segunda mano, pero lógicamente en buen estado.

Una mañana como muchas otras, se encontraba caminando por las calles en búsqueda de este tipo de ofertas y consiguió una casa en donde vendían ropa para niños pequeños. Esto llamó rápidamente su atención a pesar de que no llevaba consigo nada de dinero. Después de un largo rato conversando con la mujer que tenía en venta los productos usados y rememorar momentos de su infancia cuando asistía a la escuela, se dio a la tarea de revisar algunos conjuntos, bodies y franelas para el bebé.

Un poco avergonzada comentó que necesitaba ropa un poco más grande que la requerida para un recién nacido, ya que los niños crecen muy rápido y así podría usarla por más meses.

La señora que la atendió conocía la situación de Leida y decidió darle algunas prendas a crédito, teniendo así hasta tres meses para pagarlas. Pasadas unas semanas se volvieron a encontrar y la premamá llevaba consigo una canasta con tela para decorarla, sumado a ello una sonrisa dibujada en su rostro, debido a la ilusión que los preparativos para recibir al pequeño le generaban. Leida le comentó que no importaba que el pequeño tuviera poca ropa, lo importante era todo el amor que ella tenía para darle.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...