Casa a prueba de niños: consejos útiles para tener espacios seguros

Última actualización: 21.10.19

 

Es probable que al saber que estás embarazada empieces a planificar la decoración de la habitación del bebé: cuna, mueble cambiador, sillon para amamantar, bañera y todo lo que crees que será indispensable durante los primeros meses de vida del pequeño.

Ahora bien, una vez pasado este tiempo en que el bebé aún no gatea, todo marcha normal hasta el momento en que empieza a gatear por las habitaciones o el salón, e incluso la cocina. En en ese instante te das cuenta de todos los peligros que hay en tu casa y que pueden poner en riesgo la integridad del pequeño que, por naturaleza, es curioso y quiere experimentar lo que sucede a su alrededor.

Cercar el campo de batalla

Especialistas, pediatras y padres recomiendan una técnica sencilla para localizar los peligros potenciales en tu casa, solo debes arrodillarte o ponerte a gatear por todos lados para que veas a la altura del bebé qué cosas pueden llamar su atención y cuáles resultan peligrosas.

Hay lugares específicos como las chimeneas, radiadores y escaleras que deben quedar fuera del alcance del pequeño, por esta razón lo más recomendable es limitar estos espacios con vallas de protección para que el bebé no tenga acceso a ellos.

 

Reducir riesgos

Una mamá precavida vale por dos, así que siempre es bueno ir un paso adelante y reducir al máximo los riesgos. Considerando que nadie está exento de sufrir un accidente, lo importante es minimizar esas posibilidades, al menos, en nuestra casa.

Enchufes: Los accidentes de electricidad son un clásico entre los niños que algunas veces tienen resultados fatales. Y es que es inexplicable esa curiosidad de los bebés por meter cualquier cosa dentro de los orificios de un enchufe, así que antes de que tu hijo empiece a gatear asegúrate de sellar todas las instalaciones eléctricas. Para ello existen los protectores, que no son más que piezas de plástico que encajan en el enchufe, aunque son fáciles de quitar por un adulto, para un bebé es necesario tener un nivel de motricidad fina más desarrollado.

Suelo: Es inevitable que tu bebé se caiga, aprendiendo a caminar o tratando de levantarse, lo más probable es que siempre caiga de culo y el daño no sea trascendental. Sin embargo, es recomendable acondicionar el espacio de juego del bebé colocando una alfombra suave y abultada, o en todo caso usar las alfombras de goma Eva con forma de rompecabezas que pueden cubrir varios metros de la superficie. Esto ayudará a suavizar los golpes para no caer en el suelo duro.

 

 

Andadores: Muchos especialistas y organizaciones pediatras desaconsejan el uso de los andadores tradicionales en los bebés, pues asumen que son mucho más los riesgos que los beneficios. Esto se debe a que anualmente se reportan miles de casos en todo el mundo de caídas y accidentes graves que sufren los niños a bordo del andador. Pero, si ya estás decidido a adquirir uno de estos, te recomendamos elegir uno con base antivuelco, asimismo debes mantener especial cuidado cerca de las escaleras para que el bebé no se acerque a ellas.

Correpasillos: Esta es la opción alterna al uso de los andadores para bebés tradicionales, los carritos que los niños pueden empujar cuando logran ponerse de pie y así coordinar la marcha. Todos estos productos están recomendados a partir de los 6 meses, pues la mayoría de los novedosos diseños incluyen un panel interactivo de actividades que sirve como centro de entretenimiento cuando el niño se sienta y gatea.

Productos de limpieza: Debes evitar dejar al alcance del pequeño productos de limpieza, químicos o medicamentos que pueda ingerir. Así que debes colocarlos en muebles altos y bien cerrados a los que el pequeño no puede acceder.

 

Zonas más peligrosas

La cocina es una de las áreas más peligrosas para un bebé, especialmente si se acercan cuando el horno o la estufa están encendidos. Por ello se debe mantener al bebé fuera de este espacio mientras se está realizando alguna preparación. De igual forma, es importante dejar las asas de las sartenes y ollas siempre hacia adentro para evitar que el bebé o niños más grandes intenten tirar de las cazuelas.

En este aspecto, también es importante evitar cocinar con el bebé cargado en brazos, ya que alguna salpicadura o un mal movimiento puede terminar en una quemadura muy grave.

Por otra parte, se deben usar mecanismos para cerrar las gavetas de los utensilios e impedir que los niños tengan acceso a cuchillos y otras cosas afiladas, así como objetos de vidrio.

 

 

Baño y ventanas

El baño es otro de los lugares más peligrosos cuando tenemos niños, especialmente a la hora del baño. Aquí pueden ocurrir incidentes como lanzar cosas al váter y tapar las cañerías, como otros más graves que implican accidentes en la bañera. Por esta razón, no se puede descuidar ni un solo segundo al bebé durante la hora de la ducha.

Si no usas bañera y tu hijo es un niño pequeño que ya camina, es recomendable colocar una alfombra de ducha antideslizante que le ayudará a tener más estabilidad mientras se baña.

En cuanto a las ventanas y balcones, es conveniente instalar rejas o barandillas que impidan el acceso del bebé y evitar accidentes fatales. Asimismo, debes evitar colocar muebles debajo de las ventanas y cortinas con cordeles que pueden causar asfixia si los pequeños se ponen a jugar con ellas.

 

Otros consejos

Pareciera que mantener una casa ordenada con niños es misión imposible, pero evitar dejar los juguetes tirados ayudará a reducir los riesgos de caídas y tropiezos en los niños como en los adultos. Por ello, cada noche antes de dormir intenta recoger los juguetes y colocarlos en una cesta.

También es una gran ventaja que los niños tengan un espacio para jugar como un corralito o parque de juegos dentro de casa en donde puedes limitar la disposición de los juguetes. En este sentido, es indispensable tomar las medidas de seguridad mínimas para que sus juguetes no sean motivos de accidentes, por ello evita comprarle aquellos productos que no están recomendados para su edad o que tienen piezas muy pequeñas y desarmables mientras es bebé.

Simultáneamente, evita cualquier juguete con bordes afilados y si son de plástico, y alguno sufre algún daño, intenta reciclarlo para otra finalidad y quítalo del alcance del pequeño.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...