Cómo ajustar la canastilla del bebé sin importar la época del año

Última actualización: 12.11.19

 

La preparación de la canastilla de bebé es una tarea que puede llegar a requerir algo de tiempo. Recuerda que no podemos colocar en ella la primera vestimenta, artículos de lactancia y aseo que encontremos. La selección de su contenido es un proceso que requiere de una previa planificación, evaluando una serie de aspectos referentes a las tallas, material textil de las prendas, de acuerdo a la temporada del año en la que se lleve a cabo el parto, número de pañales y demás elementos que podría llegar a necesitar el infante. Finalmente, no sabes cuántos días estarán tanto tú como el bebé en el hospital una vez haya nacido.

Ten siempre presente que la canastilla es una manera de darle la bienvenida al pequeño, por lo que todo lo que se encuentre en ella no deberá ser elegido al azar. Este es un proceso en el que la futura madre visita tiendas o portales de compra para adquirir los mejores artículos para su bebé, por lo que podríamos decir que la preparación de la canastilla comienza desde los primeros meses de gestación. Sin duda alguna, es un período cargado de amor por parte de los padres y familiares.

 

Tipos de canastillas

El mercado, a través de las diferentes marcas dirigidas al cuidado de los bebés, presenta un gran número de opciones entre las mejores canastillas de bebé del 2019 (En este enlace encuentras varios productos para analizar). Estas pueden variar con respecto a su tamaño, diseño y contenido.

Existen modelos convencionales que están formados por una cesta de mimbre y que a la vez, incorporan un revestimiento en textil de sobrefaldas, aportándole así una imagen mucho más armónica a la estructura. El interior es amplio y permite la colocación de variados elementos como pañales, talco, pomadas, aceite, paño, cobija, vestimenta, entre otros.

Por su parte, encontrarás diseños mucho más ergonómicos. Se trata de pequeñas bolsas confeccionadas en textil que han sido provistas con compartimentos, bolsillos, cremallera y cuerda de agarre, tanto para llevarla como bolso de mano o bandolero. De igual manera, en el interior es posible almacenar una serie de artículos de uso personal del recién nacido, necesarios durante su estadía en el hospital.

Ambas son buenas alternativas al seleccionar una canastilla, pero la decisión depende del gusto y necesidad de cada persona. Ten presente que los modelos tradicionales son voluminosos y sirven como elemento decorativo en la habitación, mientras que las bolsas ofrecen mayor practicidad al momento de ser transportadas el día del parto.

 

 

Errores que cometen las madres primerizas al preparar la canastilla

Es normal que debido a la falta de experiencia las madres primerizas cometan algunos errores con respecto a la preparación de la canastilla. A continuación, te contamos:

 

Compras apresuradas

Dejar para los últimos meses las compras de la vestimenta y artículos del bebé, definitivamente no es una opción. Recuerda que con el transcurrir de los meses comenzarás a sentirte más fatigada, por lo que recorrer una tienda en búsqueda de lo necesario para el nacimiento podría resultar una tarea un tanto pesada. Así que lo recomendable es realizar este tipo de actividades al inicio del embarazo.

 

Organizar el contenido de la canastilla en último momento

Lo primero que debe tener presente la futura madre es que aunque su médico de cabecera plantee una fecha para el nacimiento de acuerdo al número de semanas de gestación, el alumbramiento podría presentarse inesperadamente a partir del séptimo mes de gestación. Por ello, organizar el contenido de la canastilla en último momento es una muy mala idea, ya que con el malestar del momento no tendrás tiempo para pensar qué es lo que realmente necesitará el infante, tanto en su estadía en el hospital como al salir de él. Además, recuerda que las prendas de vestir deben ser previamente lavadas y los elementos de lactancia esterilizados, lo que requiere de tiempo.

 

Aspectos a tomar en consideración al preparar la canastilla

Si bien la estructura de la canastilla es importante, como ya hemos mencionado anteriormente, también es cierto que debemos tener en consideración algunos aspectos con respecto a su preparación. Si eres una premamá, seguramente te interesará saber qué incorporar a la canastilla. Así que busca lápiz, papel y toma nota.

 

Vestimenta

La selección de la ropa que usará el bebé durante su estadía en el hospital es fundamental, siendo necesario que incorpores en la canastilla al menos tres camisetas, un par de bodies y el mismo número de pijamas. Todo esto, sin importar la época del año. Asimismo, dos gorros, tres juegos de manoplas y medias, baberos, algunos pañales de tela, una cobija, paño y un conjunto de pantalón y suéter para el día que den de alta a la madre y al bebé.

Hasta el momento, el proceso es bastante sencillo, pero no puedes olvidar el tema de la talla de dicha ropa. Recuerda que no conoces la contextura que tendrá el niño, por lo que se recomienda variar las tallas de las prendas entre 0 a 3 meses y de 3 a 6 meses. De esta manera, no tendrás inconvenientes.

Otra característica a evaluar es si el nacimiento del niño está pautada para la temporada de verano o de invierno, lo que está asociado directamente con el tipo de textil de las prendas que vestirá el pequeño. En este sentido, necesitarás elegir fibras textiles ligeras y transpirables para la época calurosa del año y otras un poco más gruesas para invierno. Ten presente que los cambios de temperatura bruscos podrían afectar la salud del pequeño, por lo que mantenerlo confortable es la prioridad.

 

 

Artículos de lactancia

Los artículos de lactancia son incorporados de manera opcional, ya que no sabemos si el niño va a poder alimentarse correctamente. Así que no está de más llevar un sacaleche e incluso leche de fórmula para recién nacidos, un par de biberones y sus respectivas tetinas.

 

Productos de aseo personal

Con respecto a los productos de aseo personal, deberás colocar en la canastilla un jabón para bebés en pasta o líquido, toallitas húmedas que no contengan alcohol y algún tipo de crema o aceite especial para la irritación.

La colonia y el talco no son recomendados durante la primera semana, por lo que no es necesario que los lleves al hospital. En caso que desees aplicar este tipo de productos, deberás hacerlo en la ropa del niño y no directamente sobre su piel.

Finalmente, no podrás olvidar los pañales, siendo recomendable que incorpores algunos para recién nacido y otros un poco más grandes, previendo la contextura delgada o robusta del infante.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...