Cómo ayudar a tu niño a dejar los pañales

Última actualización: 21.05.19

 

A los bebés al nacer se les coloca pañales para recoger sus deposiciones, pero a medida que van creciendo se les debe ir enseñando la forma de dejarlos y utilizar correctamente el baño. Sin embargo, puede darse el caso de niños a los cuales sea sencillo enseñarles, mientras que para otros se convierte en una verdadera odisea lograr que esto suceda.

La verdad es que hay muchas opiniones de médicos especialistas, pediatras y madres que de una u otra forma lo han logrado y se llenan de júbilo al contarlo y recordarlo para alentar a otros padres a dar ese paso.

Muchos aseguran que neurológicamente los niños a partir de los dos años ya empiezan a dar indicios de olvidarse de los pañales, lamentablemente no en todos los casos se da este proceso. Los padres son los más indicados para guiar y acompañar a los niños en el control de esfínteres, pues es un trabajo de paciencia, constancia y mucha atención.

 

Recomendaciones para ayudarlo a dejar los pañales

Cada niño es diferente, cada familia también lo es. Por esta razón debes estar consciente de que aunque muchos niños dejan de usar el pañal a temprana edad, hay muchos otros a los que les lleva más tiempo, no hay reglas específicas en este aspecto para determinar por cuánto tiempo un niño debe usar el pañal, ni cuándo será el día exacto en que controlará esfínteres con éxito.

 

Hablar con los pequeños

Algunas madres comparten su experiencia y comentan que, desde el nacimiento del bebé, les hablan (aunque parezca tonto y que el bebé no entenderá) cada vez que le hacen cambio de pañal diciéndoles “esto es caca” o “te voy a cambiar porque hiciste mucho pipí y es hora de usar otro pañal”. Ellas afirman que con esta práctica el bebé va creciendo y reconociendo las deposiciones, así como identificando cuando tiene ganas de hacer del número uno o del dos.

 

Limpieza e imitación

En este sentido, es importante mantener sus partes íntimas secas y limpias, esto le ayudará a reconocer la diferencia entre estar aseado y sucio, ayudándolo a expresar cuando siente ganas de evacuar. Otro paso importante es que cuando ya empiece a gatear vea a papá, si es un niño, y a mamá, si es niña, ir al baño y usar el váter. Esto permite que el acto sea normalizado para ellos y quieran hacer lo mismo que sus padres, por el simple proceso de imitación.

 

 

Las primeras palabras

Otro forma de preparación es que a medida que los bebés empiezan a balbucear sus primeras palabra se les deben de mostrar sus partes con sus respectivos nombres y las disposiciones correspondientes: por ejemplo pipí o pis, caca o pupú, dándole a ellos una forma para que logren, poco a poco, expresar su necesidad de acudir al baño.

 

Reforzar conductas positivas

Es fundamental que te tomes el tiempo para celebrar cada avance en el día a día, ya que estos ejercicios son de aprendizaje, y esto ayudará a que ellos se enorgullezcan de sus logros cuando sus padres y otros adultos reconozcan sus avances con alegría y seguridad. De esta manera, cada vez más se acostumbrarán al proceso y sabrán identificar cuándo deben ir al baño. Para ello, te recomendamos que mantengas a la vista del pequeño, en un lugar específico, el orinal que hayas comprado para él.

 

Tomar agua

Mantén siempre un biberón o dispensador de agua especial para niños muy cerca de donde esté jugando el bebé e invitalo a tomar un poco cada cierto tiempo. Toma un poco tú también y que él te mire. Al poco tiempo puedes decirle “vamos a hacer pis”, tómalo para colocarlo en su orinal y siéntate en el retrete muy cerca de él, esto le ayudará a familiarizarse y a decidir seguirte.

 

Disminuir las tomas nocturnas

Otra cosa importante es que en las noches trates de que tu niño no consuma mucho líquido, pues esto evitará que orine en su pañal mientras duerme. Algunas madres aconsejan que, durante la noche, lo despiertes para que orine, tratando siempre de hacerlo a la misma hora. Sin embargo, otras no han aplicado este mecanismo, pues consideran que es una forma de condicionamiento del bebé y que el día que no lo levantes en la noche, terminará orinando la cama. Así que ellas recomiendan llevarlo a hacer pis justo antes de ir a la cama y no darles más líquidos por el resto de la noche.

 

 

Aprender jugando

Los niños son muy inteligentes y observadores, así que si mantienen una rutina de juegos y enseñanzas en los hábitos para ir al baño y decirles adiós a los pañales de bebé, lo logrará en poco tiempo.

Juega con ellos simulando que los juguetes también hacen pis y evacúan, cuéntale historias de bebés con pañales y que le motiven a ir al baño. Actualmente, hay muchos cuentos infantiles que narran sobre esto y hasta series animadas que presentan divertidas historias y moralejas para que los niños se identifiquen con los personajes. Un ejemplo de ellas es la serie Nina ya es mayor de Disney Junior.

De igual forma, te serviría coger uno de sus muñecos y simular que quiere hacer pis y los lleves a los dos al baño. Sienta al muñeco en el orinal donde previamente colocaste un poco de agua y cuando levantes al muñeco felicítalo y haz que tu niño también lo felicite.

 

Otros hábitos

Cuando le des su desayuno procura darle más líquidos de lo que acostumbras, cada 15 minutos trata de colocarlo en el orinal por tres minutos. Asimismo, en las mañanas al levantarse retírale el pañal y siéntalo en su orinal, quizás no hará en ese momento y al día siguiente tampoco, pero llegará el día en que sí, y correrás con la suerte de ver por primera vez al niño depositar su pis en el orinal.

Siempre y cada vez que puedas, al cambiarle el pañal dáselo para que sea el mismo que lo tire al dispensador de basura.

Lo que no debes hacer es desanimarte, mantén la rutina de llevarlo al baño para que el pequeño se acostumbre a ello. Este proceso puede ser rápido o muy lento, lo que si es que no debes perder la paciencia o presionar demasiado, pues cuando el niño se sienta preparado para realizar esta labor, lo hará y su sorpresa será maravillosa, pues tu dedicación y paciencia como padre os demostrarán que valió la pena para alcanzar este gran avance en su madurez.

 

Apoyo incondicional

No hay duda de que el acompañamiento amoroso de los padres y cuidadores en el control de esfínteres determinarán el éxito de este proceso. De esta manera, podemos afirmar que tu apoyo y felicitaciones son necesarias para que tu pequeño aprenda a ir al baño con confianza y seguridad, por lo que debes prepararte para hacer este trabajo con sinceridad, orgullo y tolerancia, ya que puede ser largo y complejo. ¡Buena suerte!

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...