Cómo hacer de la cuna del bebé el centro de atención

Última actualización: 18.11.19

 

Para los futuros padres, uno de los principales proyectos que tienen durante la espera del bebé es la decoración y ambientación del cuarto para el pequeño, un espacio donde tendrá su cuna, armarios y área de juegos. Aunque decidas practicar colecho, eventualmente el niño crecerá y deberá regresar a su habitación.

Desde elegir los colores para las paredes, cuadros, estilo de decoración y muebles hasta las cortinas para las ventanas, son muchos los elementos que deberán complementarse para formar una armonía. Pero, de lo que no hay duda es que la cuna debe ser siempre el mueble principal y a partir de allí escoger el resto del mobiliario para que haga juego con la decoración.

 

Cunas: ¿inversiones a corto o a largo plazo?

Los futuros padres a veces están tan impresionados por tantos productos bonitos en el mercado cuando salen a ver tiendas para bebés que terminan comprando muchas cosas sin comprender siquiera su funcionalidad o sin evaluar con objetividad cómo les serán útiles. Una de las interrogantes que los puede abordar desde el inicio del embarazo es la de qué cuna de bebé comprar para respaldar su inversión. Así que a continuación, explicamos un poco algunos términos para que conozcas más sobre este tema de las cunas.

 

Minicunas

Si no cuentas con el espacio suficiente como para acondicionar una habitación para el bebé o has decidido con tu pareja practicar el colecho con seguridad, bien puedes comprar una minicuna que quepa en tu habitación y colocarla al lado de la cama.

Muchos de estos modelos tienen un sistema de anclaje que sujeta la cuna a un lateral de la cama de los padres, para que quede firme y estable. Además, uno de sus laterales es abatible para que sea más fácil tener acceso al bebé para alimentarlo y atenderle durante la noche.

 

Cunas tradicionales

Son las cunas de toda la vida, con medidas más amplias que la minicuna y más reducidas que las de las camas infantiles, teniendo un tamaño habitual de 60 cm por 120 cm aproximadamente.

Estas cunas tienen bandas laterales que permiten visualizar al pequeño, al mismo tiempo que funcionan como barreras de seguridad. Muchas de estas cunas tienen laterales abatibles, por lo que también se pueden adaptar como cunas colecho, si cuentas con el espacio disponible en tu habitación.

 

 

Cunas convertibles y funcionales

Pensando en las inversiones a largo plazo, en el mercado puedes encontrar las cunas convertibles que usan un colchón estándar de cuna y tienen incorporados muebles como gavetas y hasta un cambiador para que puedas hacerle todos los cuidados al bebé en un solo lugar.

Después de que tu bebé crezca, puedes modificar levemente la cuna, retirando los laterales y las gavetas para que quede con las medidas de una cama infantil, solo deberás cambiar el colchón por uno más grande.  Así tu hijo podrá sacarle provecho por muchos años más.

 

Estilos

Si creías que las nuevas tendencias de modas se limitaban solo a la ropa de bebés, te informamos que no es así. Con los años y el auge de los diseños de interiores, la habitación del bebé ha venido ganando protagonismo e imponiéndose como uno de los espacios más importantes de una casa.

Desde diseños minimalistas, uso de colores neutros y abundante luz natural, las nuevas tendencias de decoración siguen manteniendo a la cuna como el mueble más importante dentro del espacio. Sin embargo, apuestan por cunas convertibles y mobiliario que pueda ser útil al niño, si es posible, hasta su adolescencia, de esta forma se respalda la inversión de los padres por muchos años.

En este caso destacan las modernas cunas cubo que tienen un diseño minimalista, unisex, atemporal y adaptable a las principales etapas del niño: una confortable cuna desde el nacimiento hasta los dos años, después pasa a ser una cama baja que brinda mayor autonomía y seguridad a los niños entre los 2 y 6 años de edad, ideal para un estilo Montessori.

En su tercera modalidad se adapta a una cama alta apropiada hasta los 12 años aproximadamente. Algunos fabricantes ofrecen modelos de cunas modulares para gemelos que después se convierten en prácticas literas.

Para este estilo, la capacidad de almacenamiento y funcionalidad van de la mano, por lo que la misma base de la cama funciona como un conjunto de gavetas, cuya distribución puede cambiarse acorde a las necesidades de espacio o a la edad del o los pequeños.

 

 

Para la realeza

Las cunas con dosel son un elemento clásico que dan un estilo muy tierno a la habitación. Adicionalmente, destacamos su funcionalidad porque en muchos países es necesario que la cuna tenga un mosquitero para mantener a los insectos alejados del bebé y prevenir picaduras o enfermedades transmitidas por vectores. Así que este estilo tradicional se mantiene vigente al combinarlo con otros elementos como una alfombra amplia y moderna, y un sillón de lactancia que contraste y dé el toque contemporáneo.

 

Un mundo de colores

Es cierto que muchos “gurús” de la decoración recomiendan mantener la habitación del bebé con colores sobrios y tonos neutros, por lo que recomiendan que la cuna y otros muebles sean de colores crudos o pasteles. Sin embargo, actualmente las tendencias han dado espacio para todos los gustos, así que aunque decidas tener una habitación de colores neutros, puedes darle protagonismo a la cuna usando colores llamativos en esta, bien sea un solo tono o mezclar diferentes colores para que la cuna sea el centro de alegría y vistosidad en la habitación.

 

Ropa de cuna

No podemos negar que existe un mundo diverso a lo que lencería para cunas se refiere y buscando la mejor combinación y estilo para la habitación del bebé encontramos conjuntos de chichoneras, sábanas, edredones y muchos elementos que adornarán la cuna. Pero, más allá de la apariencia hay que pensar en la funcionalidad y seguridad de los mismos con respecto al bebé.

Muchos pediatras recomiendan que en la cuna no haya ningún elemento que pueda limitar el espacio al infante o significar algún tipo de peligro, especialmente por los casos de asfixia que anualmente se registran por bebés que quedan atrapados entre las sábanas o el edredón, e incluso las almohadas y peluches.

Por esta razón, se recomienda que la cuna solo esté vestida con una sábana bajera bien asegurada en las esquinas, que antes de acostar al bebé la alises bien y revises que no haya riesgos de que se recoja y termine en la cara del pequeño.

De igual forma, se recomienda el uso de almohadas a partir de los dos años de edad en los niños, pues antes no las necesitan, ya que el bebé deberá dormir boca arriba en una superficie firme y plana, sin peluches o cojines.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...