El maravilloso ciclo de la ovulación, la clave de la fertilidad

Última actualización: 24.09.20

 

Contrariamente a lo que se puede creer, las mujeres no producen ningún óvulo a lo largo de toda su vida; desde su nacimiento, cuentan con una reserva importante que va descendiendo progresivamente a un ritmo desacelerado, hasta que ya no quedan óvulos; lo cual sucede en la etapa de la menopausia.

 

La dotación folicular es producida en el vientre materno y al alcanzar las 22 semanas de gestación, el feto femenino puede llegar a tener la asombrosa cantidad de 7 millones de ovocitos, los cuales se reducen rápidamente hasta el nacimiento, momento en el cual la niña cuenta con una reserva de 2 millones de óvulos.

Desde el nacimiento y hasta llegar a la pubertad, entre los 11 o 12 años, mueren alrededor de 11 mil óvulos a un ritmo mensual. Después de esta desescalada, la mujer consigue su etapa de mayor fertilidad (en la juventud), quedando con un estimado de 300 o 500 mil óvulos disponibles, los cuales se destruyen cerca de mil cada mes a lo largo de toda su vida. Una vez que se llega a la menopausia, ya no quedan óvulos vivos.

Cuando la mujer se encuentra entre los 20 y 35 años, está en su etapa pico de mayor fertilidad. Esta fertilidad decae al final de la década de los treinta y los óvulos comienzan a disminuir en calidad y cantidad. Al número de ovocitos que se mantienen susceptibles de fecundarse después de cada momento, se le llama reserva ovárica.

 

La edad sí importa

A medida que la mujer avanza en edad, sus óvulos pierden calidad y sus ovarios ya no cuentan con la misma cantidad que antes. Por esto, biológicamente hablando y de acuerdo con los expertos, se considera como la edad ideal para embarazarse en torno a los 25 o 28 años; ya que en esta etapa la mujer se encuentra perfectamente fértil y desarrollada para gestar. Así mismo, a esta edad existen muy bajas posibilidades de presentar dificultades durante el embarazo. Mientras que una mujer de 35 o 40 años podría tener más riesgo de complicaciones; además, a esta edad sólo le queda un 10% de reserva ovárica.

La ovulación, qué es y cuáles son sus fases

Ovulación es el proceso del ciclo menstrual cuando la pared del folículo ovárico libera un óvulo maduro listo para ser fecundado. Esta etapa puede llevarse a cabo entre los días 10 y 21, específicamente alrededor del día 14. La ovulación comprende tres fases, la fase folicular que es la primera y se inicia el primer día de la regla; aquí comienza a producirse la hormona foliculoestimulante.

La segunda fase es la ovulatoria, donde aumentan los niveles de estrógenos y ocurre la maduración del óvulo, el cual es liberado para su fecundación. Esto ocurre entre 24 a 36 horas después de que los estrógenos han llegado a su nivel más alto. Por último, la fase postovulatoria o lútea, sucede después de la ovulación y da lugar al desarrollo del cuerpo lúteo. Este cuerpo permanecerá en el útero hasta que ocurra bien sea un embarazo o la menstruación.

 

Los síntomas a los debes prestar atención durante la ovulación

Indistintamente que quieras un bebé o estés buscando la forma de evitar un embarazo, es importante que reconozcas los síntomas más comunes que se presentan durante la etapa de la ovulación, estos son: flujo vaginal, molestias abdominales y cambios en la temperatura basal.

El flujo vaginal o el moco cervical es una sustancia que se genera en interior de la vagina, su propósito es brindar un entorno adecuado a los espermatozoides y facilitarles su desplazamiento hacia el útero. Podrás notar que, en los días de la ovulación el moco cervical presenta una textura resbaladiza y un aspecto transparente.

También deberás estar atenta a las molestias abdominales, las cuales suelen ser más o menos dolorosas; vienen acompañadas muchas veces de trastornos del sueño debido a las alteraciones hormonales y algunos cambios de peso producidos por la inflación del vientre.

Otro de los aspectos importantes para conocer tus días fértiles, es medir la temperatura basal corporal (TBC). Para ello, deberás usar un termómetro especialmente diseñado y medir tu temperatura al despertar; los días de la ovulación deben presentar un ligero descenso. Tres días después que ha pasado esta etapa, nuevamente la temperatura corporal se eleva. Por esto, el periodo más fértil tiene lugar justo antes y después de la ovulación.

Afecciones que te impiden ovular normalmente

Siempre que presentes ciclos menstruales regulares, se puede pensar que sí hay ovulación. Estos ciclos pueden variar en algunas mujeres y ser de 24 a 35 días; aunque por regla general suelen ser de cada 28 días. En caso contrario, si tienes irregularidades o alteraciones en el ciclo menstrual se podría suponer que existe algún tipo de problema en los ovarios. En este sentido, entre las causas más frecuentes para que no exista ovulación tenemos: ovarios poliquísticos y altos niveles de prolactina.

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es causado por un desequilibrio hormonal, el cual impide que el óvulo madure o se desprenda cada mes; siendo este desajuste una de las principales causas de infertilidad. Para tratar esta afección, existen fármacos y tratamientos médicos exitosos.

Con respecto a la hiperprolactinemia o prolactina alta, es una alteración producida por la hormona encargada de subir la leche, la que segrega más cantidad de la normal y ubica a la mujer en una situación semejante a la de la lactancia. También se solventa con tratamiento oral.

 

La importancia de un test de ovulación

El test de ovulación es una útil herramienta para conocer fácilmente los días fértiles. Se trata de una prueba predictiva que detecta la hormona luteinizante (LH) por medio de la orina; esta hormona es la encargada de estimular el ovario para que este libere el óvulo maduro. En un ciclo menstrual regular de 28 días, es aconsejable realizar la prueba el día 11 después de haberse presentado la menstruación.

Los mejores test de ovulación te pueden ofrecer datos confiables; sin embargo, en algunos casos estos podrían verse alterados debido a tratamientos hormonales o a la píldora anticonceptiva. Un resultado positivo te estará indicando que la ovulación ocurrirá entre 24 o 36 horas siguientes, por lo que debes programar el coito si buscas quedar embarazada.

Como puedes ver, el conocer tu ciclo de ovulación y todas sus etapas podría ayudarte bien sea a evitar un embarazo o a lograr el sueño de ser madre.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments