¿Estás buscando un bebé? trucos y consejos para lograrlo

Última actualización: 14.07.20

 

Dado que el porcentaje de embarazos que se logran con el primer intento no es precisamente muy alto, muchos piensan que es algo prácticamente imposible. Sin embargo, existen algunos trucos con los que podrías concebir más fácilmente, solo debes tomar en cuenta ciertos factores relevantes para aumentar las probabilidades de éxito.

 

De una u otra manera, casi todos intentamos planificar los aspectos importantes de nuestra vida, tal como la carrera universitaria, el matrimonio, los hijos que queremos tener y la edad para embarazarnos, e incluso, algunas planifican el mes de la concepción. Sin embargo, esto es algo que está sujeto a muchos factores y que no depende solo de la pareja; por lo que suele ocurrir que no se consigue un embarazo ni al primer intento ni al segundo.

Aunque algunas parejas que están buscando un bebé lo consiguen sin mayores esfuerzos; lo cierto es que embarazarse no es tan fácil como se cree y podría incluso convertirse en una obsesión. Esta situación de estrés lejos de conseguir resultados positivos, aleja las probabilidades de una fecundación exitosa.

En este sentido, hay que acotar que la fertilidad es un tema muy extenso y complicado, donde se conjugan diversos aspectos determinantes, tales como la edad, calidad de vida, hábitos de alimentación, estrés, enfermedades congénitas, etc. Algunos de estos factores no pueden alterarse y permanecen de igual forma a lo largo de nuestras vidas; pero otros, sí es posible cambiarlos a nuestro favor.

 

Lo primero, la visita a un especialista

Si estas buscando embarazarte, es fundamental que ante todo visites un especialista y te sometas a un examen médico exhaustivo a fin de verificar que tu organismo se encuentre en perfecto estado de salud y que no presentas ningún problema de fertilidad. También es aconsejable que te realices pruebas de laboratorio para conocer tu perfil sanguíneo y evaluar los niveles hormonales. En todo caso, es el médico quien te dará las mejores recomendaciones ante cualquier situación.

La importancia de la alimentación

Es importante que te alimentes saludablemente y que abandones hábitos dañinos para tu salud, como lo son el consumo de alcohol y de tabaco. De modo general, es conveniente que ingieras alimentos ricos en hidratos de carbono y proteínas, frutos secos, verduras y frutas frescas. Las vitaminas pertenecientes al grupo B son las indicadas para la ovulación e implantación, también lo son para lograr un perfecto desarrollo fetal.

De igual modo, podrías tomar algún tipo de suplemento multivitamínico como la jalea real, un superalimento que favorece la fertilidad. Así mismo, el consumo de ácido fólico es indispensable para la concepción y embarazo; igualmente, el ingerir pescados azules, aceite de oliva, legumbres, semillas de girasol y vegetales de hoja verde.

Por otro lado, tu pareja también debe asumir una alimentación saludable, por lo que es recomendable que consuma alimentos ricos en zinc y selenio. Gracias a sus propiedades antioxidantes, estos alimentos mejoran significativamente la cantidad y calidad de los espermatozoides, así como la movilidad del esperma; lo que favorece las posibilidades de embarazo.

 

Realiza ejercicios de relajación

Realizar ejercicios con frecuencia no solo te ayuda a controlar el sobrepeso, sino también a mejorar tus pensamientos y tu mente. El control de tu mente es fundamental y necesario si quieres quedar embarazada, por lo que debes aprender a relajarte. Si te obsesionas con el embarazo, esa ansiedad y estrés podrían empeorar la situación y retrasar el momento de la concepción.

Por esto, podrías practicar meditación, pilates o yoga, a fin de conseguir relajación y calma para tus pensamientos. También recuerda que el cansancio y el estrés de tu pareja inciden de modo negativo en la calidad del esperma; por lo que realizar ejercicios de relajación los ayuda a ambos.

 

La verdad acerca de la ovulación y la frecuencia de las relaciones

Para aumentar las posibilidades de embarazarte, puedes ayudarte con herramientas como el mejor test de ovulación (puedes encontrar en este enlace algunas opciones para comprar), una prueba que te permite conocer fácilmente tus días fértiles. Así mismo, en estos días en los que estás más propensa a quedar embarazada, es mejor que tu higiene íntima la realices solo con agua, pues los productos jabonosos alteran el pH vaginal y afectan la vida de los espermatozoides.

En este orden de ideas, debes saber que un óvulo maduro sólo sobrevive 24 horas, por lo que es indispensable que en esas horas un espermatozoide activo y saludable se encuentre en las trompas dispuesto a fecundarlo. Por esto, los expertos en fertilidad aconsejan tener relaciones sexuales un día previo y un día posterior a la ovulación, ya que los espermatozoides son capaces de sobrevivir hasta 4 días en el interior de la vagina. De ahí la importancia de un test de ovulación, gracias a lo cual podrás conocer tus días fértiles y, de esta manera, mantener relaciones con mayores probabilidades de lograr con éxito un embarazo.

Por otro lado, contrariamente a lo que muchos pueden pensar, tener relaciones todos los días no favorece la concepción, ya que lejos de tener más oportunidades lo que se consigue es deteriorar la calidad del esperma. Lo más aconsejable es abstenerse de relaciones sexuales de 4 a 6 días antes de los días más fértiles, a fin de que el esperma tenga mejor movilidad.


Cómo hacerlo correctamente

Tan importante como lo es el cuándo hacerlo, también lo es el cómo hacerlo, especialmente si tienes dificultades para concebir. En tal sentido, por razones de gravedad, las posturas sexuales en las que la mujer se encuentra erguida no favorecen la concepción. Por el contrario, son recomendadas aquellas en las que se encuentra tumbada boca arriba, preferiblemente con una almohada debajo de sus caderas.

Por esto, la postura clásica del misionero es la más idónea; la idea es que exista una penetración profunda y la eyaculación de la esperma se realice lo más cerca posible al cuello uterino. Así mismo, una vez terminado el acto sexual, lo mejor es quedarte acostada con las piernas flexionadas y en un estado de relajación y calma. 

Todos estos consejos descritos favorecen el largo camino que debe recorrer el espermatozoide, ayudándolo por medio de la gravedad a alcanzar el óvulo sin problemas. Ahora que conoces estos trucos y consejos, podrás quedar embarazada con mayor facilidad.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments