¿Por qué tiene granitos el bebé en la cara?

Última actualización: 12.05.21

 

La llegada de un bebé llena a los padres de expectativas acerca de su hijo; esperan que además de saludable, se vea lozano y terso. Sin embargo, existen condiciones que podrían afectar su delicada piel y por ende, presentar erupciones, rojeces y otras imperfecciones que se convierten en tema de preocupación, dudas, y el motivo de la primera visita al pediatra.

 

Los padres esperan que un hijo llegue al mundo en perfectas condiciones de salud, con un aspecto sano, vigoroso y una piel aterciopelada. No obstante, puede suceder que poco tiempo después de su nacimiento tenga lugar la aparición de un sarpullido en la cara del bebé, que podría manifestarse en pequeñas erupciones amarillentas o granitos rojos en la piel, muy parecidos al acné común.

Desde el punto de vista médico, a esta afección se le conoce como acné neonatal; unos granitos benignos que aparecen en promedio en un 20% de los recién nacidos. El acné del bebé suele presentarse durante los primeros meses de vida; en algunos casos desaparecerá con el tiempo, mientras que en otros la condición puede persistir o empeorar, por lo que podría requerir del tratamiento de un médico pediatra.

 

Síntomas  y recomendaciones

Un bebé de 3 semanas o un poco más de nacido, podría presentar puntitos blancos en la piel; bien sea en la zona de la espalda, del cuello o granitos pequeños en la cara. Tales erupciones son también muy comunes en las mejillas o cerca de la boca, lo que hace que muchos padres se preocupen y estén alertas a su evolución.

En caso de presentarse alguno de estos síntomas, es necesario cuidar al pequeño con una buena higiene, limpiándolo frecuentemente con toallitas para bebé especiales para su tipo de piel. También es conveniente lavarlo con agua tibia y con un jabón neutro que no le cause irritaciones. Así mismo, es aconsejable usar un paño suave para secar correctamente los pliegues de su piel y mantener sus mantas, sábanas, fundas y cobijas esterilizadas.

Por otro lado, algunos expertos recomiendan evitar el contacto del bebé con mascotas (perros y gatos), mientras el médico evalúa su condición y determina si es alérgico o no a estos animales. Por ello, si existen caninos en casa, lo mejor es usar parques para perros y mantenerlos alejados y entretenidos.

Causas de la aparición de granitos

Los granitos en recién nacidos normalmente no representan un gran inconveniente para el bebé ni para los padres, pues no duelen ni pican y suelen desaparecer por sí solos en poco tiempo. No obstante, existen otros trastornos que afectan la piel del bebé y que están relacionados con bacterias y virus, tales como el sarampión, la varicela, la roséola, el herpes neonatal y otras erupciones en forma de ampollas.

De modo general, entre algunas de las causas de aparición de granitos benignos en los bebés tenemos.

 

Acné neonatal

Es una afección cutánea que muchas veces nace con el bebé; aunque también puede surgir durante la segunda o tercera semana de vida, afectando más a niños que a niñas. Se identifican como pequeños granitos blancos y rojos llenos de agua que están presentes en su mayoría en las mejillas. Su erupción es áspera y de color rojo y no están asociados con ningún alimento.

Surgen debido a que las hormonas maternas estimulan las glándulas sebáceas, las cuales se transmiten por medio del cordón umbilical. Lo bueno es que desaparecen solos, una vez que desciendan en el bebé los niveles hormonales.

 

Acné del lactante

Es conveniente diferenciar el acné neonatal del acné del lactante. Estos granitos suelen aparecer entre los 2 o 3 meses de vida y pueden tener una duración hasta los 18 meses de edad. En estos casos, no solo se presentan granos con agua y de color rojizos, sino que también aparecen puntos blancos y negros (semejante al acné juvenil) y casi siempre en las mejillas.

Hasta el momento no se conocen con exactitud las causas que puedan ocasionar esta afección cutánea. Sin embargo, los expertos han encontrado en sus investigaciones antecedentes familiares de acné grave en casos de niños con acné del lactante; por lo que se podría decir que la genética, en parte, es la responsable.

 

Miliaria

Otra condición causante de los granitos en bebés es la miliaria. Se trata de puntos blancos en la cara parecidos a pequeñas perlas, los cuales toman un color amarillento y pueden medir 1 o 2 mm de diámetro. Se presentan en la piel del bebé de 1 mes o durante sus primeras semanas de vida.

Son erupciones que afectan la zona de la nariz, mejillas, barbilla y en algunos casos, pueden presentarse brotes en piernas y genitales. Aparecen debido a la obstrucción de los poros y a la propia secreción grasa de la piel. No es motivo de alarma para los padres, ya que desaparecen usualmente cuando el niño tiene 2 meses de vida.

Little newborn baby looking, baby with scin rash, child dermatitis symptom problem rash, newborn suffering atopic symptom on skin. concept child health

Sudamina

La sudamina es una alteración causada por el calor o el exceso de sudoración que se acumula debajo de la piel. Es muy común en niños que nacen durante las altas temperaturas del verano y, aunque por lo general no supone molestias para el bebé, podría llegar a ocasionar algo de picor. Son granos diminutos con un contenido cristalino semejantes a gotas de agua, que aparecen en el cuello, frente, axilas y tronco. Se rompen con facilidad al frotar suavemente la piel del pequeño.

Este tipo de granitos surgen debido a la inmadurez de las glándulas sudoríparas, las cuales se obstruyen reteniendo el sudor. Suelen aparecer porque los padres tienden a abrigar en exceso a los niños y también por un cuadro febril.

 

La observación y el control son las claves

Si bien la piel del bebé en condiciones normales suele ser tersa y suave, también es muy delicada y susceptible a diferentes cambios externos o internos. Los exantemas, mofletes rojos, erupciones o granitos en la cara son manifestaciones clínicas de alguna alteración o enfermedad de la piel.

Por ello, indistintamente que se trate de manchas en la piel del bebé, de granitos alrededor de la boca o alguna otra afección en el rostro o cuerpo del pequeño, es fundamental consultar con el médico pediatra a fin de diagnosticar de manera oportuna la afección.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments