¿Hasta cuándo mi hijo usará pañal?

Última actualización: 19.07.19

 

Ya tu bebé camina, sabe decir varias palabras, se expresa con mucha más facilidad, interactúa con otros niños y reconoce los miembros de su familia. ¡Cuánto ha crecido tu hijo en tan poco tiempo! parece que fue ayer cuando lo tuviste por primera vez en brazos… Pero, ¿hasta cuándo usará el pañal?.

Puede que esta pregunta tenga tiempo rondando por tu cabeza o aparece cuando, inevitablemente, en tu familia o entre amigas cuentan las historias de los niños genios que antes del año ya decían pis o caca. Antes de seguir con esas incógnitas te invitamos a seguir leyendo sobre este proceso natural en los niños.

 

Control de esfínteres

Con este nombre se le conoce al acto voluntario de vaciar la vejiga y controlar los intestinos para “ir al baño” que viven los niños según su proceso madurativo. Por lo general, se da entre los 2 y los 4 años. Sin embargo, esta no es una regla inflexible, pues hay casos de niños a los que se les dificulta por más tiempo aprender a controlar sus necesidades fisiológicas.

En consecuencia afirmamos que cada niño es diferente y aprende acorde a su proceso evolutivo, por lo que presionar al niño a controlar esfínteres antes de que muestra alguna señal puede ocasionar un retroceso mucho peor en el desarrollo del niño.

 

¿Cómo saber cuándo es tiempo?

Si bien acabamos de mencionar que cada niño tiene su tiempo para este proceso, y que por lo general está entre los dos y cuatro años, lo principal es nunca empezar antes de tiempo. Es decir, no presionar al niño de 12 o 18 meses de edad a dejar el pañal.

Entre las señales más comunes que pueden ser indicativos de que tu hijo está preparado para iniciar el proceso de dejar el pañal de bebé están las siguientes:

 

 

    • El pequeño muestra interés cuando ve a otra persona usando el retrete. Este principio parte de la imitación, pues si invitas a tu bebé a sentarse en un orinal mientras tu usas el baño él puede ir relacionando el lugar con la acción de hacer pis. En este caso, la estimulación del pequeño puede empezar desde que empieza a caminar, es decir, que te pueda acompañar hasta el baño y sepa lo que papá o mamá está haciendo. Si es niño, es importante que vea como su papá hace pis de pie, y si es niña aplica lo mismo con la madre.

 

  • Amanece con el pañal seco. Si al despertar en la mañana el pequeño tiene el pañal completamente seco, aprovecha de llevarlo al váter para que haga pis y ya vaya asociando esta acción cada día al levantarse.

 

    • Sabe cuando se está haciendo pis. Si el pequeño te avisa que es hora de cambiarlo o que acaba de hacer pis, es signo de que sabe identificar cuando está mojado y sucio, y quiere que lo cambien rápidamente.

 

  • Ya sabe bajarse y subirse los pantalones. Con este conocimiento ya el pequeño tiene mayor independencia y es capaz de empezar una rutina en la que pueda ir al baño y bajarse los pantalones sin ayuda.

 

Estas son algunas señales que demuestran el grado de madurez de tu hijo y que evidencian que ya está listo para iniciar el proceso de aprender a ir al baño. Es necesario aclarar que el hecho de que tu hijo sepa hacer todas estas cosas no significa que al día siguiente sabrá ir solo al baño, hacer sus necesidades y limpiarse. No, no es así. Si tu bebé muestra alguna o todas las señales ya descritas, podrás empezar el acompañamiento para que aprenda a controlar esfínteres.

 

Aprendiendo a controlar

El apoyo de los padres, cuidadores y familiares es vital para que este proceso transcurra con éxito, bien sea en 3 semanas o 3 meses, reiteramos que cada niño es diferente y cada uno aprende a su propio ritmo. Aquí te resumimos algunos consejos que te pueden ser útiles para empezar esta nueva etapa.

 

Tiempo y paciencia

Si trabajas a tiempo completo, sería apropiado iniciar el aprendizaje durante tu período de receso o vacaciones, así estarás permanentemente cerca del niño por varios días para guiarlo en el proceso. En consecuencia, deberás dedicar tu tiempo y abonar tu paciencia para que el pequeño no sienta ninguna presión de tu parte.

 

 

Establecer un método

Desarrollar una rutina será muy útil para que el niño aprenda correctamente: elegir un lugar de fácil acceso para el orinal, tratar de llevarlo cada 15 minutos o 20, dependiendo de la frecuencia con la que tú creas conveniente llevarlo.

Es posible que durante los primeros intentos no haga pis, no debes regañarlo ni dejarlo sentado en el orinal a manera de castigo. Pero, en el momento que haga debes celebrarlo y felicitarlo por su logro.

 

Respetar sus sentimientos

Si el niño llora o se niega a sentarse en el váter o en el orinal, no debes obligarlo. Quizás siente miedo de caerse al usar el retrete, debes hablar con él y mostrarle que no pasa nada si se sienta. Nunca invalides su forma de sentir, pues esto puede generar inseguridades en el pequeño que retrasen aún más el proceso de aprendizaje.

 

Aprovecha los recursos didácticos

Actualmente, existe literatura infantil dedicada a explicar a los niños con historias divertidas y entretenidas todo este proceso. También hay programas infantiles que tratan esta temática, por lo que puedes utilizar estos recursos para que el niño se sienta identificado y pueda comprender mejor de qué se trata este proceso, y que al igual que él hay otros niños viviendo las mismas cosas.

 

¿Y si nada funciona?

Si has intentado estas recomendaciones por dos o tres semanas, y no ves avances, no hay problema. Eso significa que tu hijo aún no ha alcanzado la madurez necesaria para el control de esfínteres, quizás en un par de meses estará listo para intentar nuevamente y empezar con la rutina, con la que ya estará familiarizado. Ya lo sabes, para el control de esfínteres tu apoyo incondicional y acompañamiento sin presiones serán los mejores aliados para que el niño aprenda a controlarse con éxito.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...