Hora del baño: momento divertido y educativo

Última actualización: 13.11.19

 

Uno de los mejores momentos que puedes tener para dedicarte a interactuar abierta y divertidamente con tu bebé es la hora del baño. Esta actividad suele ser llamativa y mantener al pequeño relajado y entretenido con diversas cosas, por lo que es un entorno distinto que puedes aprovechar para enseñarle algunas cosas.

En general, los niños desde muy pequeños comienzan a aprender de lo que ven o escuchan, haciendo que sea muy sencillo lograr que obtengan nuevos conocimientos. Sin embargo, debes considerar que sea en términos de juego para que puedan divertirse al mismo tiempo que aprenden lo que deseas enseñarles.

También debes tener en cuenta cuáles son los estímulos que son adecuados para su edad y nunca intentar que aprendan de forma forzada. Por esta razón, y para ayudarte con el proceso, te daremos algunos consejos para estimular a tu hijo y hacer que aprendan durante el baño.

 

Comienza por el chapoteo

A los niños les encanta jugar con el agua, por lo que será muy sencillo enseñarles a chapotear. Esto puede ayudarlos a su desarrollo motor, así como a fortalecer los músculos y a mejorar su respuesta a diversos estímulos.

En la bañera, puedes darle algunos golpecitos al agua para invitarlo a imitarte, una vez lo consiga, se divertirá en grande haciendo que el agua salpique. Una precaución de debes tomar es la de asegurarte que no haya ninguna toma de electricidad cerca o se mantenga alejado de cosas que el agua pueda dañar.

 

 

 

Déjalo jugar con la ducha

Jugar con el agua es una buena idea para estimular a tu hijo y para mejorar sus hábitos de aseo personal, por lo que dejarlo que juegue un poco con la ducha es una buena idea.

En el momento que decidas dejarlo jugar un poco con la alcachofa debes permanecer atento, para que puedas evitar que rocié el agua en sitios que no son los adecuados. Además, ten cuidado cuando permitas que se eche agua encima, pues no querrás que le entre en los oídos o en la nariz.

Puedes incluso dejar que prueben un poco de agua, siempre haciéndole saber que no está bien que tome agua de la bañera. De esta manera su tacto y paladar se encontrarán estimulados, mientras el pequeño se la pasa en grande.

 

Animales de juguete

Puede parecer un poco básico, pero, el contar con juguetes en la bañera ayudará a que tu bebé se mantenga distraído y desarrolle algunas áreas como el tacto, haciendo que sea necesario contar con algunos elementos.

Los animales suelen ser juguetes que le llaman mucho la atención, por lo que sería una excelente elección. Una alternativa que puedes tomar en cuenta es el tradicional patito de goma, el cual además de ser suave al tacto mantiene en su interior un pequeño silbato que hace sonidos al apretarlo o liberarlo, fomentando el desarrollo auditivo y la familiarización del infante con el proceso de la causa y el efecto de todas las cosas.

En este sentido, es importante que te asegures que no se lo lleve a la boca, ya que puede contener algunos desperdicios de jabón o champú que pueden ser perjudiciales para la salud del niño.

Enséñale a que hunda al patito para que pueda verlo resurgir, le parecerá muy entretenido y a la vez lo estarás estimulando en forma positiva.

 

Higiene bucal

Puede que te parezca raro que te hagamos esta sugerencia. No obstante, si ya te encuentras en el baño con tu hijo, ¿por qué no intentarlo?

No hace falta que le coloques pasta al cepillo, solo debes intentar que la actividad comience a ser parte del juego. Para hacerlo mucho más fácil, toma tu cepillo al mismo tiempo que le das el de él, así te mirará e imitará lo que haces.

 

Para hacerlo divertido, puedes hacer algunas muecas o reírte al hacerlo, de esta manera tu hijo lo verá como algo entretenido y no se opondrá a hacerlo.

Igualmente, debes tener cuidado de que no sumerja el cepillo en el agua de la bañera, puesto que puede fomentar el crecimiento de bacterias dentro del mismo.

 

 

 

El uso de libros

Otro consejo que puede parecer muy extraño para ti, pero que es adecuado para estimular a tu bebé en la bañera. Actualmente, existen en el mercado algunos libros fabricados en plástico y que son a prueba de agua, los cuales incluyen imágenes llamativas y algunos textos que pueden ser leídos por ti mientras el bebé los mira.

Esto es muy positivo para acercar a tu hijo a la lectura, además estos libros para la hora del baño incorporan algunos tejidos de distintos tipos para estimular el sentido del tacto del pequeño, así como espejos y botones con distintos sonidos que favorecerán el desarrollo integral de tu bebé.

 

Juega con el jabón

Una de las partes más difíciles del baño es la de enjabonar a tu pequeño, por lo que te aconsejamos que los conviertas en un juego. Puedes utilizar el jabón mientras le hablas a tu hijo y le indicas que parte del cuerpo te encuentras enjabonando. De esta manera, no solo le enseñas los nombres de dichas partes, sino que también lo distraes.

Otro aspecto que puede ser útil cuando tu niño va creciendo es que lo invites a ayudarte a enjabonarlo. Esto le gustará mucho y le estarás enseñando a bañarse solo, para cuando ya tenga suficiente edad para hacerlo.

 

Evita las presiones

El baño debe ser un momento relajado y divertido para el niño, puesto que deseas que se enamore de este hábito de aseo personal. En consecuencia, debes actuar de forma relajada y feliz. No lo regañes fuertemente ni lo presiones para que haga algo que no le guste. Intenta conseguir la forma de llevar el proceso en paz.

Una buena forma de mejorar la interacción es decidiendo bañarte con él, podréis jugar juntos en la bañera o en la ducha, haciendo que el pequeño lo pase muy bien y aprenda a apreciar este momento especial.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...