Kiciclo: una propuesta innovadora para niños que reciben tratamiento médico

Última actualización: 18.11.19

 

Tal vez has escuchado que los triciclos de bebé son juguetes pedagógicos que ayudan a desarrollar la capacidad motora del infante, logrando así que puedan explorar el entorno al desplazarse libremente en un determinado espacio. En este sentido, podríamos indicar que los triciclos son un medio de ejercitación, diversión y distracción para cualquier niño.

Sin embargo, existen algunos niños que debido a sus condiciones de salud poseen limitaciones para utilizar este tipo de equipos, siendo este el caso de los pacientes del área oncológica infantil de algunos centros hospitalarios de España. Estos niños se encuentran en sus camas y salen a tomar el sol eventualmente sentados en sus sillas de ruedas, ya que es bastante dificultoso e incluso peligroso moverse llevando consigo el paral del suero y la respectiva serie de cables. Esta es la situación experimentada diariamente por muchos niños y sus familiares.

Actualmente, este contexto está cambiando gracias a la propuesta de Juegaterapia, una asociación fundada hace nueve años y que se encarga de humanizar los hospitales. Esta compañía inicialmente se encargó de crear en los hospitales un jardín acondicionado especialmente para que dichos niños puedan salir de sus habitaciones, respirar aire fresco y despejar sus mentes mientras observan el verdor de las plantas y el colorido de sus flores.

Pero aún hay más, ya que Juegaterapia continúa enfocada en mejorar la calidad de vida de los niños que se encuentran bajo tratamiento médico, por lo que se dio a la tarea de diseñar y fabricar un innovador triciclo, que lleva por nombre Kiciclo. Este producto está dirigido a niños hasta de 10 años y se adapta correctamente a sus necesidades de uso, permitiéndoles reemplazar la silla de ruedas y así poder jugar en el jardín sin ningún tipo de riesgo.

 

 

¿Qué es un Kiciclo?

Los Kiciclos poseen una estructura bastante similar al mejor triciclo de bebé que podamos conocer, en los que destaca un sistema de rodamiento en goma o silicona, manillar con empuñaduras suaves, silla ergonómica con reposacabezas, pedales ajustables, arnés de seguridad a cuatro, tres o dos puntos de cierre, mecanismo de detención, entre otros aspectos.

Lo que realmente marca la diferencia entre los triciclos convencionales y los Kiciclos, es que estos últimos incorporan un mecanismo especial en la parte posterior de la silla. Se trata de una barra de aluminio ligero que se encuentra fija al triciclo en dirección vertical, en cuyo extremo superior dispone de cuatro ganchos para colocar de manera segura la bolsa del suero con su respectivo medicamento y los cables. Así el niño podrá pedalear para desplazarse por todo el jardín, compartir con los demás niños y divertirse mientras se encuentra recibiendo su respectivo tratamiento.

 

Beneficios de los Kiciclos

Los Kiciclos son triciclos con portasueros, que han sido introducidos en algunos hospitales españoles con el propósito de brindar una serie de beneficios psicomotores a los niños, que se encuentran internos en el área oncológica bajo tratamiento médico.

Estos equipos permiten a los pacientes romper con su rutina diaria, que puede llegar a ser bastante abrumadora para niños tan pequeños. En este sentido, podrán desplazarse por el jardín del centro hospitalario e incluso en los pasillos de dicha planta pediátrica con total comodidad y de una manera divertida. Esto promueve la ejercitación de su cuerpo, al tener que pedalear para mover el triciclo, así como también esta actividad les ayuda a distraerse un poco de la problemática que están viviendo debido a su enfermedad.

Otra de las ventajas de los Kiciclos es que les permite compartir con otros niños que también hacen vida en el hospital, al tiempo que fortalece su autoestima y nivel de confianza, ayudándoles de esta manera a integrarse al entorno.

Los padres también se encuentran beneficiados, al poder ver a sus pequeños divertiste por algunos minutos, sin tener que preocuparse por el desprendimiento de los cables correspondientes al tratamiento intravenoso que reciben diariamente.

 

 

Financiamiento de los primeros prototipos

El pasado año 2018 fueron presentados al público los primeros cuatro Kiciclos, desarrollados por Juegaterapia y auspiciados por Carlos Sainz Jr., quien es un reconocido piloto de la Fórmula 1. Dos de los triciclos fueron donados al Centro hospitalario 12 de Octubre y el par restante se encuentra en el Hospital Universitario de Oviedo.

Como era de esperarse el triciclo obtuvo una gran receptividad por parte de los padres y pacientes, lo que motivó a otras instituciones a continuar patrocinando la construcción de otros equipos. Este es el caso del colegio: “CRA Benavites”, quien financió cuatro Kiciclos donados al Hospital “La Fe”.

Actualmente, se registra un total de 16 triciclos con porta sueros, distribuidos en los distintos hospitales españoles. Tal vez se trate de pocas unidades, pero tan sólo ha pasado un año tras su aparición. En este sentido, podríamos señalar como positivo el crecimiento de esta iniciativa promovida por Juegaterapia, que dicho sea de paso, ha logrado traer alegría a los niños de las salas de oncología.

 

Receptividad de los niños y padres

Marta y Alejandro son un par de pequeños de dos y nueve años respectivamente, que hacen vida en el Hospital Universitario “La Paz”. Sus padres aseguran que las vidas de estos niños ha cambiado desde que fueron seleccionados para utilizar los Kiciclos, ya que pueden distraerse y jugar diariamente como cualquier otro niño lo hace en su cotidianidad.

Lo mejor es que no tienen ningún tipo de limitación para moverse, puesto que los cables y la bolsa con la solución se encuentran todo el tiempo en el soporte incorporado. En este sentido, los familiares pueden dejar en el pasado el latente temor a que se desprenda la aguja.

Para los niños contar con los Kiciclos es un respiro de aire fresco, pues es un juguete con el que pasan lapsos de tiempo divertidos. Por su parte, la perspectiva de los padres es mucho más objetiva, enfocándose en factores como la seguridad y la posibilidad de que sus niños puedan ejercitarse tras pasar tanto tiempo sobre la cama. También, comentan que el poder romper con la rutina favorece su estado de ánimo.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...