La bañera de bebé: El elemento indispensable para su higiene

Última actualización: 18.11.19

 

Una bañera de bebé puede llegar a convertirse en una buena aliada, no solo para mantener a tu pequeño limpio, sino también para fomentar tu cercanía con él. En este sentido, diversos estudios indican que el contacto piel a piel del niño con sus progenitores aporta grandes beneficios a su vida, fomentado el desarrollo mental, motriz emocional del recién nacido desde sus primeros días de vida.

Es por ello, que las bañeras de bebé son elementos que no pueden faltar en casa antes de la llegada del infante, permitiendo así que sea aseada debidamente y puedan corregirse desperfectos antes del uso.

 

Cómo elegir la bañera adecuada

El mercado actual se encuentra saturado de mercancía disponible para la venta, de lo cual no se pueden salvar las bañeras para bebés. Los distintos tamaños, colores, formas y diseños pueden hacer que se haga difícil tomar una decisión. Por esta razón, es conveniente que puedas seguir algunos consejos claves para facilitar la adquisición sin que llegue a ser un dolor de cabeza.

Uno de los principales aspectos a revisar es el material de fabricación de la bañera. La gran mayoría de los modelos que podrás conseguir son de plástico, por lo que es importante que consideres si incorpora algún elemento que pueda ser perjudicial para la salud de tu pequeño. Además, prestar atención al grosor del plástico es necesario, ya que debe ser lo suficientemente grueso para que no se deteriore con facilidad o debido al peso del bebé o del agua.

Por otra parte, mantente atento con respecto a los bordes irregulares o ásperos, puesto que pueden causarle daño al niño o a ti durante su uso.

En lo que al tamaño se refiere, comprueba que tenga las dimensiones adecuadas. Por norma general, dentro de las características se detallan estos puntos haciendo énfasis en el peso, la edad y altura para la que se recomienda el uso del producto.

Aunado a ello, te aconsejamos revisar detenidamente el diseño del producto. Asegúrate de que cuente con un fondo antideslizante, el cual evitará que el infante se resbale y pueda hacerse daño. Asimismo, que tenga ergonomía y pueda ofrecerle un soporte apropiado, ayudándolo a permanecer un poco erguido durante el proceso según su edad. Otro elemento importante que podría hacerte la vida un poco más sencilla es que posea un tapón con desagüe propio, favoreciendo que puedas vaciar el agua sin problemas cuando finalice el baño.

 

 

Las bañeras de bebé más populares

Debido a que el proceso de bañar a tu bebé será un hábito recurrente, seguro que tendrás deseos de hacerlo lo más placentero posible, tanto para ti como para él. Es por ello, que no puedes elegir cualquier bañera al azar, sino que debes tomarte el tiempo suficiente para analizar cada aspecto y hacer que sea la adecuada para vosotros.

Como hemos indicado anteriormente, en el mercado podrás encontrar una gran cantidad de opciones, todas con funcionalidades distintas. A pesar de ello, no debes dejarte llevar por las modas o preferencias de otros, deberás decidir cuál es la mejor bañera para bebés que se adapta a tus necesidades y a las de tu hijo.

Para que puedas tener una idea más clara del tipo de bañeras que los padres de hoy prefieren, te dejaremos una lista con las más populares del mercado.

  1. Bañeras con soporte: Estas bañeras brindan una gran comodidad, debido a que muchas mantienen el soporte de forma independiente, lo cual mejora que pueda ser utilizada o no, según sea el caso. Asimismo, es mucho más conveniente para evitar estar agachándose o sentándose en sitios incómodos durante el baño. En ocasiones, pueden incluir estantes para colocar las cosas del baño del niño y se plegables, para guardarlas en los momentos que no se encuentren en uso.
  2. Bañeras plegables: Son apropiadas para lugares que cuenten con poco espacio, debido a que pueden utilizarse y almacenarse hasta el siguiente uso. No obstante, necesitan de una revisión detenida de su resistencia y estabilidad.
  3. Bañeras inflables: Estas son las preferidas de los padres a la hora de viajar. Como su nombre lo indica son bañeras que debe ser infladas antes de utilizar y desinfladas después de terminar, pudiendo ser guardadas en tu bolso sin necesitar mucho espacio.
  4. Bañeras estándares: Se trata de las más comunes, sencillas y baratas del mercado. Son en esencia recipientes plásticos, que deben utilizarse en lugares plano. Un pro que tienen este tipo de bañeras es que son para todas las edades y resisten mucho tiempo.

 

 

El miedo de los padres

Es algo bastante normal que los padres primerizos tengan un sinfín de miedos y preguntas sobre cómo bañar a su bebé de manera adecuada, qué hacer y qué no hacer, entre muchas otras cosas que pueden llegar a abrumarlos.

En este sentido, los expertos aconsejan contar con la ayuda de alguna persona que pueda darte orientación sobre el tema y que pueda acompañarte durante las primeras sesiones de baño para guiarte en el camino,como un familiar con bebés o una doula.

Sin embargo, esto no siempre es posible, por lo que te tocará sobreponerte y concentrarte muy bien en lo que haces. Para ayudarte, te daremos algunos consejos básicos que te permitirán bañar a tu bebé sin ayuda y sin que ocurra ninguna novedad.

 

Aspectos a tomar en cuenta antes del baño

Una de las primeras cosas que debes saber es que durante el primer mes de vida de tu pequeño no es imperativo bañarlo todos los días, con hacerlo 2 o 3 veces por semana será suficiente para que se mantenga fresco y limpio. Además, estas sesiones de baño deben ser rápidas, 5 minutos o menos, asegurándote de que al terminar el niño quede totalmente seco, sobre todo en los pliegues.

También contar con agua entre los 34 y los 37 ºC de temperatura es necesario, para lo que te recomendamos utilizar un termómetro que te permita medir con precisión.

 

El primer baño del bebé

Existen opiniones encontradas sobre este punto en particular. Muchos expertos indican que es mejor esperar a que cicatrice el ombligo, mientras otros aseguran que no existen problemas si se realiza antes, siempre y cuando se mantenga seca el área.

Cuál consejo seguir es tu decisión, aunque debes tener claro que los recién nacidos no sudan ni se ensucian como niños ya crecidos, por lo que el aseo con una esponja húmeda puede ser suficiente.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...