La barrera de cama no siempre es efectiva

Última actualización: 15.11.19

 

Aunque coloquemos una barrera de cama para nuestros niños, el nivel de algunos escapistas les permite huir de donde se encuentran. Para evitar riesgos es fundamental incrementar la seguridad de los más pequeños de la casa a la hora de usar estas barreras, de modo que sean lo suficientemente seguras.

 

La capacidad de nuestros pequeños para ponerse en peligro no conoce límites. Y no es porque tengan un afán “suicida”o porque sean amantes del riesgo, sino porque simplemente no tienen la noción de lo que es el peligro. Algo a lo que se suma un considerable afán por conocer todo lo que les rodea, lo que a veces lleva a situaciones complicadas. Por eso, es clave que, como padres, tomemos las medidas necesarias para impedir dichas situaciones de peligro y mantener un entorno seguro.

En el caso concreto de la cama, nos enfrentamos a una doble situación de riesgo. La primera es el uso para el descanso. En esta situación hay un poco de todo. Por un lado tenemos a los niños que se mueven en la cama como si estuvieran en una hormigonera. Es el típico niño al que vemos a un lado de la cama y a los cinco minutos lo vemos en el otro, y quizá una hora más tarde lo encontremos cabeza abajo. Si es verdad que estos movimientos no suelen ser bruscos, de modo que las barreras de cama convencionales nos puedan servir para mantener a nuestro pequeño a salvo, siempre que las hayamos elegido de manera inteligente.

No obstante, el segundo uso es el que más nos debería preocupar y por el que tendríamos que incrementar las precauciones. Suele ser frecuente que nuestros pequeños no la cama solo para dormir sino también para jugar. Este es un aspecto en el que, como padres, debemos procurar que nuestro pequeño no se ponga en riesgos innecesarios como ocurre al saltar en la cama, dado que esto puede tener serias consecuencias. Y para colmo, tampoco es algo que podamos resolver con una barrera de cama convencional.

 

Consecuencias de esos movimientos

En caso de que nuestro pequeño no disponga de medidas de seguridad, o bien que las mismas sean insuficientes para lo que deberían de ser, se pueden producir diferentes consecuencias, que afectarán a su integridad física. Por eso es clave dedicarle tiempo a elegir la mejor barrera para cama que podamos encontrar, conforme a sus características

Entre estos riesgos tenemos las lesiones derivadas por caídas desde la cama, cuya influencia es variable dependiendo de la postura en que caigan y la altura de la cama. También tenemos el riesgo de atrapamientos de brazos, piernas, cabeza o cuello. Estos surgen cuando la barrera de cama no está bien instalada o bien se adapta adecuadamente a las características del colchón y de nuestro pequeño, dejando espacio para esos atrapamientos. En general, se recomienda dejar unos 40 centímetros entre la pared y la barrera por la parte superior para evitar estos atrapamientos.

 

 

Qué es una barrera de cama

Veamos en más detalle cómo es una barrera de cama y que aporta a la seguridad de nuestro pequeño. Una barrera para cama no es más que un soporte metálico con dos pies, que se sitúan en la parte inferior del colchón, de modo que el propio peso de la cama y de la persona que duerme sobre la misma se encarga de mantener la barrera en su sitio. Respecto de la zona de la barrera, esta suele contar con una protección textil enrejada tupida y resistente, que impide que el pequeño se cuele por la misma.

Estas barreras suelen presentarse en diferentes medidas, siendo fundamental elegir la más adecuada conforme a las medidas de nuestro pequeño. Para niños de talla pequeña podemos recurrir a las barreras de 90 centímetros, que pueden ser útiles hasta los 2 o 3 años. Algo más las largas son las barreras de 120 centímetros, que tienen un tamaño más habituales y suelen servir para niños hasta los 5 o 6 años. Para los niños más mayores contamos con barreras de 150 o incluso de 180 centímetros, que cubren toda la superficie lateral de la cama, para que no quede ningún resquicio.

Hablando de resquicios, cuando se trata de evitar fugas y caídas de la cama también es clave proteger dos lados que, generalmente, no solemos tener en cuenta a la hora de proteger una cama. Hablamos de los pies y del cabecero. Una protección para la que podemos utilizar las barreras de cama de 90 centímetros que hemos comentado anteriormente. Estas barreras cubren perfectamente el ancho de la cama, tanto por la parte superior como en la inferior, evitando así caídas o “fugas” por esta zona.

Por cierto, hemos hablado del ancho de las barreras pero también conviene echarle un vistazo al alto. Esta altura suele rondar los 40 a 50 centímetros, según el modelo del que se trate. La misma debe incrementarse a medida que el tamaño de nuestro pequeño se incremente. Cuanto más alto sea nuestro durmiente mayor debería ser la altura de la cama, a fin de incrementar la seguridad durante ese descanso. Algo para lo que también conviene ver la altura del colchón, incrementando la misma en los colchones más altos.

 

 

Una instalación correcta

Para rematar la seguridad de nuestro pequeño es fundamental que la instalación de las barreras sea la correcta. Esto se traduce en un montaje en el que las barreras queden debidamente alojadas por debajo del colchón y bien encajadas en su lugar, a fin de evitar que estas puedan ceder con el peso de nuestro pequeño. Pensemos que un niño acostado sobre la barrera puede suponer un serio problema e incrementa de forma notable el riesgo de caída o accidente si la barrera no está firme.

En paralelo, también es una buena idea asegurar entre sí aquellas barreras que no vayamos a mover. Esto solo sería necesario en aquellos casos en los que la cama cuente, por su montaje, con cuatro barreras instaladas. Por tanto, podríamos fijar la barra superior y la inferior a la lateral que no vaya a moverse, para dar mayor estabilidad al conjunto. Un proceso en el que las bridas son de gran ayuda. Por cierto, si finalmente haces este montaje no te olvides de revisar su firmeza de vez en cuando, para verificar que siga siendo útil.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...