Lo que necesitas para viajar con niños

Última actualización: 12.09.19

 

Salir de casa con los niños puede no ser tan placentero si no has tenido tiempo de planificar y tomar ciertas previsiones, por algo dicen que mamá precavida vale por dos, así que hay que hacer espacio para la organización y anotar todo lo que necesitamos para viajar con nuestros hijos.

Sin enfatizar el tipo de transporte a usar, coche particular, avión, tren o barco, hay ciertos imprescindibles que muchas madres mencionan y que te servirán de referencia para cubrir todo lo que necesitarán los niños durante el viaje.

 

Agua y alimentos

Los bebés y niños pequeños necesitan mantenerse hidratados con leche materna, agua o algunos zumos, por ello, siempre es útil llevar una botella de agua. De igual forma, mencionamos los snacks, frutas o los purés naturales que vienen en empaques flexibles, fáciles de destapar y que no necesitan refrigeración, que serán muy útiles para darle a los pequeños a media mañana o media tarde, mientras esperan la hora de la comida o hacen una parada en un restaurante.

Si viajas en avión, muchas aerolíneas permiten llevar una bolsa con los potitos, biberones y alimentos que necesitan los niños, incluso hasta ofrecen el servicio de calienta biberones o de preparar un menú especial según las necesidades nutricionales del pequeño. Sin embargo, esto deberás consultarlo con la agencia de viajes o directamente con la aerolínea al momento de comprar los billetes.

 

Entretenimiento

No podemos negar que las facilidades que nos brindan los dispositivos electrónicos como móviles, tabletas y videojuegos son nuestra primera opción para ofrecerle a los pequeños cuando expresan aburrimiento o intranquilidad. Y es que la calma que les proporciona escuchar canciones infantiles o ver los videos de juguetes que tan populares se han vuelto en Youtube nos simplifican las situaciones diarias: la espera en el tráfico, el turno en la consulta médica, quedarse quietos en la peluquería, entre otros.

Sin embargo, para los viajes largos hay que ofrecerles a los niños otras opciones antes de los dispositivos móviles. Un trayecto en coche o en avión puede ser buen momento para que realicen actividades lúdicas y educativas, colorear, leer, resolver laberintos, pasatiempos y hasta modelar con plastilina.

 

 

Protección solar

Por otra parte, cuidar la piel de los niños es igual de importante que mantenerlos hidratados o entretenidos, pues evitamos una quemadura por exposición directa al sol. Aunque ya sabemos los cuidados que debemos ofrecer a bebés y niños pequeños como el uso de gafas, sombreros y ropa con protección, es importante consultar con tu pediatra para saber qué filtro solar es el más recomendable para los niños.

De igual forma, debes cuidar también sus labios, por lo que un bálsamo hidratante será de gran utilidad, uno para cada miembro de la familia, pues los labios se secan y agrietan en las situaciones de frío y calor extremos, así que sea cual sea tu destino de viaje no olvides aplicar protector solar y bálsamos a los pequeños.

 

Sobre el equipaje

A muchas madres les pasa que llevan mucha ropa para la cantidad de días que van a pasar, pues asumen que los niños se cambiarán de dos a tres veces por día, lo que en la mayoría de los casos está alejado de la realidad.

Lo mejor que puedes hacer es fijar un itinerario de actividades y planificar lo que harán cada día, de esa forma determinarás cuál es la ropa más cómoda que necesitará el pequeño. En el caso de los bebés que suelen ensuciarse porque regurgitan, gatean o se manchan con la fruta o el biberón, siempre es bueno llevar una muda de recambio en tu bolsa para que puedas cambiarlo rápidamente al llegar al destino.

 

Higiene y cuidado personal

Si tu bebé sufre de piel atópica no olvides llevar su jabón y productos de aseo personal, pues no sabes si tendrás acceso a jabones neutros para el cuidado de su piel. Otra recomendación que hacen las madres expertas es que, sin importar la edad de tu hijo, siempre lleves crema para las rozaduras, aunque ya no use pañal. Esto es muy relevante, porque en algunos casos los niños pueden irritarse por la arena de la playa o el césped en la montaña, ante estas situaciones las cremas para culetes funcionan de maravilla.

Las toallitas húmedas también son el imprescindible de muchas familias, porque su uso no se limita solo a los niños, también los adultos pueden aprovechar toda su utilidad para quitar manchas de la ropa, limpiar la cara rápidamente y hasta limpiar el asiento del coche si se derrama algún líquido.

 

 

La maleta de los niños

Si no viajas solo con bebés, sino con niños que ya caminan y son más independientes, te vendría muy bien darles su propia maleta. Es por ello que recomendamos comprarles una maleta colorida y de su gusto, si tiene ruedas mucho mejor, así ellos podrán ayudar a cargarla por el aeropuerto o el hotel sin dificultad.

Las maletas con diseño desmontables o correpasillos son muy útiles porque, además de ser atractivas para los niños, pueden servirles como asiento mientras esperan en la fila del aeropuerto o de la estación de tren. Además, la mayoría de estos productos están elaborados en materiales altamente resistentes, capaces de soportar un peso de aproximadamente 20-25 kg, así que un niño de hasta 5 años podría usarla con total seguridad.

 

Primeros auxilios

Salir con los niños de viaje es una prueba para demostrar nuestra habilidades de prevención, así que un pequeño botiquín de primeros auxilios no puede faltar entre nuestras cosas. Este kit debe contener por lo menos termómetro, un antipirético, gel para los golpes, tiritas, analgésico y jarabe antialérgico. Todos estos medicamentos deben ser los que os receta vuestro pediatra de confianza. Y si sufres de migraña, no puedes olvidar tus pastillas, pues en un viaje con niños son muchas las situaciones que pueden generar más de un dolor de cabeza.  

En definitiva, lo más importante es asegurarte de pasarlo bien con los pequeños, planificar actividades divertidas para toda la familia, recorrer los sitios turísticos a horas en las que el sol no sea tan fuerte y siempre estar atentos de en dónde está el pequeño, sujetarlo bien de la mano en los lugares concurridos, pues los niños se pueden desorientar en cuestión de segundos y si les sueltas la mano pueden perderse entre la gente.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...