Lo que tu bebé realmente necesita y dónde colocarlo todo

Última actualización: 18.11.19

 

Aunque hay un dicho popular que afirma que “los bebés nacen con un pan bajo el brazo” haciendo referencia a lo maravilloso que es ser padres, también es verdad que incluyen un montón de objetos extras que pueden poner de cabeza tu casa. Esto se debe a que pueden llegar a ocupar mucho espacio por el tamaño que tienen. Entre carritos, bañera, cuna, biberones, sacaleches y otro grupo de elementos, desafían hasta al más ordenado.

Sin embargo, muchos padres, especialmente los primerizos, se dedican a comprar productos que el niño realmente no necesita o les da muy poco uso, lo que genera mayor acumulación y menos espacio en casa.

Es por ello, que hoy te daremos algunas recomendaciones sobre lo que el niño necesita y cómo reorganizar tu hogar para hacerles espacio sin enloquecer en el camino.

 

En el cuarto

Un bebé necesita muchas menos cosas de los que los padres llegan a pensar, haciendo que estos compren demasiados objetos que con el tiempo verán como dinero perdido.

Para analizar desde un punto de vista práctico debes primero pensar en tus necesidades y después en cómo se ajustan al modo de vida que tendrá el bebé. Sin embargo, uno de los infaltables en nuestra lista es un cuarto para el bebé, que si bien, podrá dormir con vosotros sus primeros meses o años de vida, el va a necesitar su propio espacio en casa.

 

Tipo de cuna

¿Quieres mantenerlo cerca por la noche o puedes separarte un poco?

Esta pregunta te puede ayudar a saber si necesitas un moisés o una cuna colecho. Los moisés pueden facilitar que tu hijo se encuentre mucho más protegido, pero solo podrás utilizarlo por los primeros meses de vida.

Por otro lado, la cuna colecho puede ser una buena forma de mantener el niño cerca durante la noche y, en la actualidad, puedes encontrar modelos muy interesantes que se convierten en cunas tradicionales y hasta en camas individuales para cuando el pequeño crezca.

 

Vestuario del niño

Otro aspecto que debes estudiar es la cantidad de ropa que comprarás. Considera que los niños crecen muy rápido, por lo que suelen dejar la ropa en un abrir y cerrar de ojos.

Lo mejor es que tengas algunas mudas de ropa cómodas y acordes con la estación del año. Además, puedes decantarte por algunos conjuntos especiales para salidas o reuniones, donde quieras que se vea elegante y deslumbre a todos. No obstante, elige siempre ropa que no lo lastime y con materiales que sean delicados con su piel, evita que le aprieten o le den demasiado calor.

 

 

Almacenamiento

Puedes contar con una cómoda tradicional para guardar el vestuario de tu hijo. Otra opción es comprar una cuna con cajonera, la cual será muy funcional y podrás contar con todo en una sola compra.

 

Para el aseo

Tener un cambiador con bañera puede hacerte la vida más sencilla, puesto que podrás cambiar y bañar al niño en el mismo sitio. Sin embargo, estos ocupan mucho espacio, haciendo que no puedan tenerse en ciertos lugares.

Si tu espacio no lo permite, puedes optar por una bañera, pues existen modelos para todos los gustos y necesidades. Están las tipo cubo, que le recuerdan al niño el útero materno, las de plástico duro, las plegables, las hinchables y así muchas otras opciones disponibles.

En cuanto a donde cambiar el pañal, puedes resolverlo con un cambiador portátil. Asegúrate que tenga un grosor adecuado y que mantenga protección en los laterales. Para tu comodidad puedes colocarlo en un lugar alto, como la encimera del baño o una mesa, así tu espalda no sufrirá demasiado.

 

Utensilios de baño

Para las cosas del baño puedes optar por colocar todo en una cesta o caja de plástico, ordenado y dejarlo en un sitio donde lo puedas tener a mano fácilmente. Asimismo, coloca un perchero cerca del sitio donde lo vayas a bañar para su toalla, así podrás ubicarla con rapidez.

 

Para su alimentación

Este es un aspecto que puede llevar a utilizar muchos elementos. A pesar de ello, debes pensar en lo que necesitas e ir viendo lo que te falta a partir de ahí y así evitar comprar potes en exceso, fiambreras u otras cosas.

 

 

Lactancia materna

Si vas a darle lactancia exclusiva por los primeros meses de vida te recomendamos la compra de un sacaleches, el cual permitirá que puedas compartir la tarea de alimentarlo con tu pareja, algún familiar o cuidador. Además, te funcionará muy bien si debes volver a trabajo, pues te permitirá crear un banco de leche para su alimentación mientras no estés.

 

Alimentación complementaria

Con el crecimiento del bebé te verás en la necesidad de contar con una silla donde acomodarlo para comer. En este sentido, una trona alta sería lo más recomendable. Sin embargo, son muy aparatosas y suelen ocupar mucho espacio, por lo que no todos pueden permitírselas.

Por este motivo, puedes optar por otro tipo de asientos como los hinchables o las sillas altas plegables, que son más fáciles de guardar. Además, si cuentas con una hamaca para bebés, puedes comenzar a alimentarlo ahí y después utilizar el coche de paseo. Lo importante es que sea cómodo para ambos.

 

Utensilios de alimentación

Puede que el espacio en tu cocina no sea demasiado, por lo que tener cosas extras como biberones, platos y cubiertos de plástico, calentadores, esterilizadores, entre otros sea mucho, así que debes decidirte por lo esencial.

Ciertamente no podrás dejar de lado los biberones, al menos que cuentes con otros métodos de alimentación. En cuanto a los calentadores, esterilizadores y otros productos eléctricos para el cuidado de los niños, pueden ser reemplazados. Por ejemplo, para esterilizar un biberón puedes utilizar el método antiguo de colocarlo con agua en la estufa hasta que hierva.

 

Espacio para jugar

Que tu bebé crezca hace que sea necesario que tengas definido un espacio especial para que él juegue. Esto puedes hacerlo fácilmente comprando una alfombra blanda o un puzzle de goma Eva, para proteger el suelo y creando un cerco con los muebles de tu casa. Así el niño no se irá a ninguna parte y podrás verlo jugar mientras realizas otras tareas importantes.

 

La seguridad es primero

Antes de dejar a tu pequeño explorar libremente, te aconsejamos que asegures todos los espacios que no sean seguros para él. Protege los cajones que puedan quedar a su alcance y quita de la vista cualquier objeto que pueda ser una amenaza. Además, asegúrate de que el suelo esté limpio y no tenga residuos que pueda llevarse a la boca.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...