Parques infantiles: Factores que indican que es un lugar seguro para tu hijo

 

Jugar en un parque es una de las mejores actividades que se le puede ofrecer a un niño, ya que podrá recrearse y estar al aire libre, dos cosas que les encantan a todos los pequeños. Además, ir al parque permite que los padres puedan tomar un respiro mientras los pequeños se divierten, haciendo que sea algo que todos pueden disfrutar.

Sin embargo, debes tener cuidado a la hora de elegir un parque infantil para llevar a tu hijo, debido a que el mantenimiento es un punto clave que se debe tener en cuenta y muchos no cumplen con este proceso adecuadamente.

En este sentido, reconocemos que estos sitios se encuentran expuestos al uso constante, al clima y al entorno, lo cual termina por deteriorarlos de manera profunda sin que los nuevos materiales y las estrictas normas de seguridad puedan evitarlo.

Es por ello, que es fundamental prestar la debida atención al entorno donde dejas jugar a tu hijo, para que puedas prevenir accidentes o percances. A continuación, te explicaremos algunas de las pautas a las que debes estar atento.

 

Presta atención

Uno de los mecanismos que mejor pueden evitar accidentes en los parques es que prestes atención a las condiciones en las que se encuentra el lugar. Con una sola mirada podrás hacer una evaluación inicial, pero no será suficiente para determinar si el lugar es realmente seguro.

Por esta razón, te aconsejamos prestar atención a todo el conjunto completo, evaluando su distribución y la forma en la que funcionan los aparatos. Si notas cualquier eventualidad, lo mejor es que retires a tu hijo del lugar y busques otro sitio donde pueda estar más seguro.

 

 

 

Localización

Este es un punto importante, puesto que algunos padres suelen llevar a sus hijos al parque más cercano sin preocuparse por ciertos factores determinantes. Para comenzar, un parque seguro debe encontrarse alejado de la calle y debe contar con una valla sea de muro, reja o seto que evite la salida de los pequeños de la zona de recreación.

Por otra parte, es mejor que sea un lugar con buena visibilidad, para que los padres puedan vigilar a sus hijos y controlar tanto sus movimientos como los del entorno.

 

Superficie del parque

Anteriormente, se utilizaban suelos duros para los parques infantiles, pero las normas de seguridad han evolucionado mucho, determinando que estos materiales no logran contener la fuerza del impacto, por lo que son un peligro latente.

En la actualidad, el uso de los suelo de caucho o materiales sintéticos son los más idóneos para absorber el impacto de posibles golpes. Además, otros materiales como la tierra o el césped también son recomendables, aunque estos suelen degradarse con el uso y las variaciones climáticas.

En caso de asistir a un parque con este tipo de suelo, es necesario que inspecciones un poco, sobre todo si recientemente ha llovido. Debes asegurarte que no exista presencia de agua estancada o elementos extraños que pueda cortar u obstaculizar el paso de tu pequeño provocando una caída.

 

Zonas de juego según la edad

Un factor determinante a la hora de llevar a tu hijo al parque es que este sea o contenga elementos propios para su edad, ya que es importante que tomes en cuenta que un niño de 3 años no jugará o tendrá las mismas capacidades que uno de 9 años.

En consecuencia, te aconsejamos que visites parques que cuenten con juegos pensados para la edad de tu pequeño y, en dado caso de que sea un parque infantil de 2 a 12 años, tenga delimitadas distintas áreas para que jueguen sin problemas los pequeños sin contacto directo con los grandes.

 

Peligros de la edad

Un niño mayor puede hacerle daño a uno menor sin querer, con solo correr o saltar en el mismo lugar, por lo que las divisiones son necesarias. Además, si un niño grande utiliza un aparato o juego que no se encuentra pensado para su peso puede hacerse daño, al igual que si un niño pequeño utiliza un juego para mayores. Lo ideal es que cada niño cuente con su espacio y puedan disfrutar del parque sin riesgo.

 

 

Higiene en el parque

En general, los niños no están muy pendientes de la higiene de los juegos o de otras estructuras, quedando en manos de los padres permanecer atentos a la limpieza del lugar.

De manera que debes prestar atención a los hábitos de limpieza del sitio. ¿Cuentan con un jardinero que se encargue de las áreas verdes? ¿El parque recibe visitas de funcionarios de limpieza regularmente?

Estas respuestas te ayudarán a determinar si la higiene dentro del parque es buena o no, puesto que puede ser un lugar donde las bacterias y microorganismos se reproducen y transmiten de un lugar a otro infectando a una buena cantidad de niños en el camino.

 

Inspección previa a la visita

Es común que muchos padres inspeccionen los parques en el mismo momento que van con sus hijos a jugar, lo cual puede ser un poco peligroso para el bienestar de los niños.

Si es la primera vez que llevarás a tu hijo a un parque en particular, nuestro consejo es que hagas una visita previa, sin tu pequeño, para evaluar las condiciones del lugar.

Cerciórate de que los juegos no se encuentren rotos, que las partes de madera no tengan astillas y las de metal no posean óxido o áreas afiladas. Además, revisa que la iluminación del lugar sea la adecuada, que puedas tener un lugar donde vigilar convenientemente a tu hijo y cualquiera de los otros detalles anteriormente señalados.

De igual forma, puedes pedirles opiniones a los padres que se encuentren en ese momento en el lugar, puesto que ellos han utilizado el servicio y pueden decirte las cosas buenas y malas de este.

 

Toma la decisión

Llevar a tu pequeño al parque es necesario para su desarrollo, sin contar que le encanta visitar estos lugares. Sin embargo, tu trabajo es mantenerlo siempre a salvo, por lo que debes ser cuidadoso con los lugares en los que juega, evitando cualquier accidente para que su experiencia jugando al aire libre siempre sea plena.

Aún así, sabemos que ningún niño está exento de lastimarse, clavarse una astilla o rasparse las rodillas mientras juega, por ello siempre es bueno llevar con nosotros algún antiséptico, gasas, un gel de árnica y tiritas adhesivas, en resumen, un pequeño kit de primeros auxilios para los casos comunes que se presentan en el parque.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...