Planificando las vacaciones: Además de la cuna de viaje, ¿qué debo llevar?

Última actualización: 13.11.19

 

Para las parejas a las que les encanta viajar, darse escapadas de fines de semana, aprovechar cualquier día de fiesta para hacer un viaje e irse de vacaciones, la vida no les debe cambiar drásticamente al tener un bebé. Pues, solo deberán tomar unas previsiones adicionales y llevar algunos elementos para que el nuevo compañero de viaje disfrute plenamente.

En consecuencia, la experiencia de viajar con bebés puede ser muy divertida, pero si no tienes una preparación previa para cubrir las necesidades del pequeño, entonces deberás improvisar.

Recuerda que si es la primera vez que el bebé sale de casa quizás sea un poco difícil acostumbrarse al nuevo lugar aunque sea por un par de días. Además, debes tener a tu alcance las principales cosas que necesitas para realizarle los cuidados cada día y no afectar vuestra rutina.

 

Algunas excepciones

Aunque no sea una regla general, mencionamos los casos en los que viajar con un bebé y poca planificación pueden ser un éxito: si practicas colecho y si tu bebé está en el período de lactancia materna exclusiva. Estas dos variantes combinadas pueden significar una estadía sin mayores contratiempos, pues el bebé acostumbrado a tu olor solo necesitará tenerte cerca para conciliar el sueño, sea donde sea.

Lo mismo pasa con la comida, amamantar a libre demanda te da la ventaja de siempre llevar la leche de tu bebé bien almacenada y calentita para el momento que él tenga hambre. Pero, qué pasaría en caso contrario. No te preocupes, sigue leyendo y te explicamos.

 

 

Para dormir

Si prefieres la práctica de colecho con seguridad, es decir, el bebé en su propio espacio, entonces te será muy útil comprar una cuna de viaje. En el mercado hay una gran oferta de estas, desde precios muy bajos hasta modelos de alta calidad y con adiciones que aumentan su valor, por tanto, encontrar la mejor cuna de viaje no es un proceso difícil.

Sin importar tu presupuesto, debes valorar que la cuna tenga un sistema de plegado muy sencillo, que la superficie sea firme y si su colchón te parece poco cómodo, podrás comprar uno de los diseñados especialmente para las cunas de viaje.

Asimismo, puedes elegir los modelos que traen una bandeja superior acolchada y amplia para los bebés durante los primeros meses, si vas a viajar con tu bebé pequeño. Pero si este ya se incorpora y puede sentarse por sí mismo, la bandeja no será necesaria.

Algunos modelos incorporan ruedas, estas son muy útiles para mover la cuna de un lugar a otro. Más aún, debes revisar el sistema de frenos incluido, que sea fácil de acceder y seguro.

 

Para comer

En el caso de que tu bebé haya iniciado la alimentación complementaria debes prepararte y llevarle potitos, frutas o algunos snacks para el camino, asimismo recuerda mantenerlo bien hidratado si viajan en coche durante el día.

Si prefieres preparar tú misma la comida del bebé, bien puedes llevar potitos congelados de vegetales o lo que le acostumbras a hacer y guardarlos en una nevera portátil, de las que se pueden conectar al coche, para mantenerlos refrigerados.

Después, a la hora de cada comida podrás pedirle a los trabajadores del hotel o en una cafetería cercana usar el microondas y tendrás lista su comida. Otra opción, si prefieres alimentos más frescos, es llevarte un robot Babycook, de los que son totalmente compactos, fáciles de usar y muy versátiles. Con estos aparatos, podrás cocer al vapor y triturar los alimentos en el mismo lugar, en poco tiempo. Así podrás comprar ingredientes totalmente frescos y de temporada en el lugar que estés visitando, para que tu bebé tenga una experiencia gastronómica en su primer viaje.

Asimismo, debes llevarte todos los utensilios que usas a diario para su alimentación, o comprar un kit de viaje para cuando salgan de casa.

 

 

Para emergencias

Considerando que los bebés son totalmente impredecibles, nunca está de más llevar un set de primeros auxilios, para ello deberás consultar con tu médico cuáles medicamentos puedes utilizar, pero los más populares son los antipiréticos, gotas nasales, antialérgicos, suero para la diarrea y gotas para los gases. También es útil llevar un gel de árnica por si sufre algún golpe leve, así como gel de dentición en caso de que estén apareciendo sus primeros dientes.

Aunque los protectores solares no se recomiendan para bebés, hay fórmulas aprobadas y testadas que los pediatras sugieren aplicar en los niños menores de dos años, así que puedes consultar con tu médico y preguntar cuál puedes usar con tu bebé. Adicional al filtro solar, debes asegurarte de usar sombrilla o una silla de paseo con capota amplia si sales a caminar con el bebé.

En caso de que tu pequeño sufra de alguna condición patológica como asma, no olvides llevar todo el equipo pertinente para atender cualquier emergencia de este tipo. Aún así, te sugerimos hacer una investigación previa del lugar a dónde vas y ubicar los centros de atendimiento y emergencia más cercanos a tu hospedaje.

 

Tips para lograr que el bebé duerma en la cuna de viaje

Los bebés son muy sensibles y pueden identificar fácilmente cuando han salido de su zona de confort y están en otro espacio diferente al acostumbrado. Esta situación puede ocasionar estrés y ansiedad en los pequeños, manifestándose a través de irritabilidad, insomnio, mucho llanto e inquietud.

Para reducir en lo posible esta sensación en el pequeño, te recomendamos comprar la cuna de viaje con bastante antelación y montarla en tu casa un par de día para que se la “presentes” al bebé, si ya está en edad de jugar, porque se incorpora y se siente por sí solo, mete varios de sus juguetes favoritos e introdúcelo en la cuna para que él se vaya familiarizando con este espacio nuevo.

También puedes llevarte las mantas que más usa y colocarlas en la cuna para que absorban el olor al que está acostumbrado. Sin embargo, debes recordar que, por seguridad, no es recomendable que el bebé duerma con mantas, almohadas y peluches a su alrededor. Puedes colocarle un saco para dormir y un pijama que lo abrigue lo suficiente.

Una de las cosas que los usuarios más comentan es sobre la altura de las barandas al acostar al bebé, ya que, especialmente para las personas de baja estatura, puede resultar un poco difícil. Pero, para ser usada por pocos días durante el viaje no resultará un problema mayor. Además, hay muchas ofertas para adquirir una de estas a buen precio y sacarle provecho, al menos, hasta que el bebé cumpla 4 años, así como ser reutilizada cuando llegue el hermanito.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...