¿Quieres que tu bebé duerma toda la noche? Aprende cómo lograrlo

Última actualización: 12.11.19

 

Para muchos padres, sean primerizos o no, el mayor reto es lograr que el bebé duerma todas las noches una jornada completa, puesto que muchos pequeños se pueden despertar continuamente, alterando el patrón de sueños de sus progenitores.

Naturalmente, los bebés sienten la necesidad bien sea hambre o apego, especialmente los menores de tres meses, quienes pueden dormir intervalos de 2 horas, a veces menos, a veces más, cada caso es diferente. Es difícil señalar cuál será el patrón de sueño de tu bebé, sin embargo hay algunas prácticas que te pueden ayudar a mejorarlo o, en todo caso, a lidiar con este proceso de adaptación.

En este sentido, existe una forma para enseñar a tu bebé a dormir tranquilamente durante la noche y es con la práctica del colecho. Este tema puede ser controversial, puesto que existen personas a favor y en contra de este método. Sin embargo, cada vez son más los padres que optan por dormir con sus hijos.

Un ejemplo claro de esta división de opiniones puede reflejarse en el hecho de que en muchos países de habla hispana dormir con los hijos es un tabú, mientras que en lugares como el Reino Unido, Suecia y China es algo muy común que se alienta de generación en generación.

En la actualidad, se han puesto de moda los conocidos métodos para enseñar al bebé a dormir solo, haciendo que los padres comiencen a preocuparse por enseñar a dormir a sus hijos, en lugar de preocuparse por compartir momentos con ellos.

El resultado: bebés estresados, padres exhaustos y grandes complicaciones, lo cual se podría evitar fácilmente con la práctica del colecho.

 

Recomendaciones médicas

Dormir es algo tan natural como respirar, por lo que intentar enseñarle a dormir a un bebé es una locura. No obstante, existen métodos como el de Ferber o el Estivill que condicionan la hora del sueño para lograr que el niño “aprenda” a dormir solo.

En términos generales, estos métodos intentan suprimir la necesidad innata del pequeño a permanecer cerca de su madre, consiguiendo resultados a un alto precio.

 

 

El proceso apunta hacia el adiestramiento del bebé a dormir solo, en su propia habitación, donde los sonidos no se parecen a nada de lo que está acostumbrado, haciéndolo sentir perdido y estresado, lo cual lo lleva a llorar desconsoladamente durante largo tiempo, terminando por dormirse por cansancio y no por gusto propio.

Este estrés repercute en su desarrollo y en sus patrones de sueño, ocasionando que se despierte muchas más veces durante la noche y que el ciclo vuelva a comenzar, por lo que el niño termina descansando mal y los padres estarán mucho más exhaustos y cansados.

 

Comportamiento de los mamíferos

En general, los mamíferos tienden a proteger a sus crías desde que nacen hasta que perciben que están listas para continuar de manera independiente. Esto supone que las madres se dedican a sus hijos durante la mayor parte del tiempo, dejando a un lado su vida normal.

Por esta razón, las crías duermen con las madres, para que ellas puedan estar atentas a sus necesidades y ellos puedan sentirlas en cualquier momento.

En relación con los humanos, los bebés no son muy distintos a otras crías de mamíferos, puesto que necesita cuidados constantes de la madre, así como sentirla cerca, olerla, escuchar su corazón y respiración. Es por ello, que el colecho es la mejor forma de lograr que los niños duerman toda la noche sin estrés.

Y es, en efecto, totalmente ilógico que la especie pensante vaya en contra de las leyes de la naturaleza intentando que los pequeños duerman solos en una habitación fría y sin su madre.

 

 

Mitos del colecho

Existen gran cantidad de mitos sobre el colecho que van desde malcriar al bebé hasta aplastarlo durante la noche. A pesar de ello, el colecho es muy natural en países como China y Japón, donde los niños duermen con sus padres hasta los 5 o 6 años de edad.

Por otra parte, en países occidentales como el Reino Unido y Suecia, el colecho no solo es solo natural, es una tradición de generaciones, puesto que permite que los niños puedan desarrollarse de mejor manera y ayuda a los padres a ser mucho más felices y dormir adecuadamente.

En estos lugares no se plantean la opción de dejar al niño dormir solo en su habitación desde muy pequeño, lo cual tiene resultados positivos, ya que el riesgo de fallecimiento por síndrome de muerte súbita en lactantes es casi inexistente, mientras que en lugares donde los pequeños duermen solos los episodios de este mal son muy comunes.

 

Beneficios de practicar el colecho

Puede que muchos padres se escandalicen un poco al leer lo bueno que es dormir con sus hijos. Sin embargo, muchas parejas lo hacen y continúan con sus vidas sin problemas. Además, esta práctica no afecta la relación de pareja, por el contrario, puede ayudar a mejorarla, siempre y cuando ambos pongan de su parte.

En este sentido, los beneficios que puedes obtener al acostar a tu bebé en una cuna de colecho son:

  • Seguridad para los niños. Que la madre se encuentre cerca del niño es beneficioso para él, puesto que si se despierta en la noche su progenitora se encontrará presente para calmarlo y ayudarlo a dormir nuevamente. Además, facilita mucho el proceso si debes levantarte a cambiarle el pañal o si se encuentra enfermo.
  • Descanso para todos. Los bebés suelen despertarse constantemente en las noches, haciendo que llore muy fuerte si no logra sentir a su madre. En cambio, los despertares pueden hacerse mucho más leves si se encuentra durmiendo dentro de la misma habitación. Igualmente, si duerme en la misma cama con mamá se volverá a dormir con solo sentirla.
  • Atención al bebé. Los padres se mantiene atentos a las necesidades del niño, por lo que no hay riesgos de que pueda ser aplastado. Sin embargo, existen algunos casos donde no se recomienda que los padres duerman con los infantes, especialmente si alguno utiliza estupefacientes o consume alcohol de manera seguida y en grandes cantidades.
  • La lactancia es mucho más fluida, puesto que solo debes tomar al bebé y darle de comer de manera efectiva, sin levantarte, logrando volver a dormir con mayor rapidez.
  • Niveles de estrés. Los niveles de estrés del bebé disminuyen drásticamente al dormir con su madre, lo que repercute en la desaparición de los llantos nocturnos.
  • Recuperar el tiempo. El colecho te permite recuperar el tiempo que pasas lejos de tu bebé, sobre todo si eres una madre trabajadora y pasas horas lejos de él durante el día.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...