Razones para colechar y todo lo que necesitas saber

Última actualización: 13.11.19

 

Tener un bebé trae consigo muchas responsabilidades y decisiones que tomar, productos que comprar, reformas para hacer en casa, entre otras cosas que pueden hacer que te sientas un poco perdido y busques ayuda de personas a tu alrededor. Sin embargo, muchas veces puedes dejarte llevar por opiniones que no se encuentran bien fundamentadas sin saber, por lo que terminas perdiéndote mucho del encanto de la paternidad.

Uno de esos aspectos es el dormir con tu hijo. Mucho se ha dicho sobre este punto, algunas personas a favor y otras en contra. No obstante, lo cierto del caso es que es una decisión personal tuya y de tu pareja.

Como criar o no a tu pequeño depende enteramente de vosotros, siendo recomendable que escuchéis algunos consejos de personas con experiencia, tomando lo que necesitéis y actuando según le dicte vuestras conciencias.

Por esta razón, hemos recopilado información relevante a todo lo que conlleva el colecho, brindándote razones para hacerlo y aclarando algunas dudas que existen en la actualidad.

 

¿Qué es el colecho?

La palabra colecho hace referencia a dormir en la misma cama, es decir, compartir la cama con tus hijos, sean unos bebés o niños más grandes.

Esta práctica ha sido considerada un tabú desde hace algún tiempo, debido a que se creía que podía ser perjudicial para los infantes y para la relación de pareja. A pesar de ello, actualmente son muchas las personas que deciden compartir su lecho con sus descendientes desde que son bebés y continúan haciéndolo aun cuando el niño ya es grande.

 

 

Mentiras y mitos sobre el colecho

Para comenzar, desde hace algunos años se implantó la creencia de que los niños deben dormir en sus minicunas siempre, por seguridad, costumbre, entre otras razones que la mayoría internalizó y aceptó sin cuestionamientos.

Asimismo, potenciaron la creencia de que eso siempre ha sido así, cosa que con un poco de investigación puede demostrarse que es falso. A través de los años son muchos los padres que han dormido con sus hijos sin que esto cause daños en su desarrollo o en su salud.

De igual forma, en muchas culturas esto es algo que se alienta y se transmite de padres a hijos, ya que mejora la conexión familiar, facilita levantarse con mejor ánimo y permite controlar el sueño de los más pequeños de una forma mucho más eficiente.

Uno de los mitos más grandes de esta práctica y que más alarma a los padres neófitos en la materia es que los niños pueden correr riesgos al dormir con sus progenitores. Esto puede tener su lado de verdad en algunos casos, aunque solo ocurre cuando no se manejan las reglas de seguridad básicas para un infante o no se tiene sentido común.

Uno de los principales factores de riesgo es si uno o ambos padres son alcohólicos o drogadictos, en estos casos no cuentan con el control de sus actos, por lo que dejar que sus hijos duerman con ellos sería peligroso y mortal en algunas ocasiones.

Otro aspecto relevante es si se mantiene problemas de obesidad mórbida, puesto que en caso de movimientos bruscos los infantes pueden quedar aplastados.

Aunado a ello, se pueden presentar otros aspectos de riesgo inminente como:

  • Dormir en un sofá o un sillón, donde el niño pueda quedar atrapado.
  • Compartir una cama de agua sin firmeza, donde pueda caerse o no contar con suficiente estabilidad.
  • Rodearlo con almohadas o muñecos que puedan aumentar el riesgo de asfixia.

 

Razones para colechar

Como puedes ver, los riesgos del colecho son determinados por algunos factores que cualquier padre que piense en la seguridad de su pequeño podrá evitar, siendo entonces problemas solventables en el tiempo. Por otra parte, las razones para colechar son numerosas y que pueden variar entre padres.

La principal razón que se le puede atribuir al colecho es poder atender al bebé durante la noche sin tanto problema, permitiendo dar el pecho y hacer cambios de pañal de forma rápida y efectiva, perdiendo menos tiempo, lo que repercute positivamente en el descanso de los progenitores.

 

 

También, puede hablarse de la tranquilidad que les aporta tanto a los padres como a los pequeños el contacto físico permanente. Esto ayuda a que el niño duerma mejor y a que puedas descansar sin preocuparte por estar atento a cualquier sonido sospechoso.

Igualmente, dormir con tus hijos puede hacerte despertar de mejor humor, ya que podrán ser lo primero que mires en el día, sacándote una sonrisa con solo abrir los ojos.

 

Consejos para hacer que el colecho sea seguro

Si deseas dormir con tu bebé, pero no sabes qué hacer para mantenerlo seguro, lo mejor es que sigas algunas recomendaciones como las que te daremos a continuación:

  • La cama debe mantenerse lo más despejada posible de cosas como almohadas, colchas, juguetes, entre otros objetos que puedan perturbar o ser peligrosos para el que pequeño. Al dormir, no debería tener nada cerca de él.
  • El bebé debe dormir por debajo de las almohadas, quedando cerca del pecho de la madre, lo que también facilitará mucho el proceso de lactancia durante la noche.
  • Evita cubrir a tu hijo con colchas o sábanas. Lo mejor es que lo arropes hasta la cintura si es necesario. Es más, de ser posible sería mejor abrigarlo con un saquito de dormir, para que esté mejor cubierto y no corra ningún riesgo. Este se puede utilizar si duerme solo o acompañado.
  • Toma medidas para que tu hijo no duerma junto a otros niños mayores, aunque sean sus hermanos, ya que estos son menos conscientes de la presencia del bebé y pueden ocurrir accidentes.
  • No se aconseja utilizar camas de agua para dormir con bebés, los colchones deben ser firmes y sin que se hundan, de esta forma no existirán huecos donde el pequeño pueda caerse y quedar atrapado.
  • En todo momento debes tener cuidado de que el infante no se caiga de la cama, puedes colocar algunas barreras o evitar dejarlo solo en el lugar.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...