Retira el chupete a tiempo y evita problemas bucodentales

Última actualización: 15.11.19

 

El dilema de muchos padres sobre usar o no el chupete con sus bebés deriva de todos los contras que popularmente se conocen sobre este, y que no son del todo falsos, pues tanto el uso indiscriminado del chupete o el del dedo, puede ocasionar deformaciones bucodentales que se prolongan hasta la adultez.

 

Uso benéfico del chupete

Tanto pediatras como asociaciones especialistas han aceptado que el chupete tiene muchos beneficios para los bebés. Uno de ellos es la reducción considerable del riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante, ya que el uso del chupete para dormir ayuda a los bebés a mantener un ritmo regular de la respiración.

Por otra parte, en bebés prematuros o con problemas de succión débil el chupete funciona como una terapia para estimular y fortalecer dicha función. Asimismo, no podemos dejar de mencionar el efecto pacificador de este instrumento, cuya finalidad inicial fue esta, especialmente útil en el caso de los bebés de alta demanda, es decir, aquellos que se irritan con facilidad y lloran muchas veces sin causa aparente. Aquí puedes comprar un chupete para tu bebé.

 

Nada en exceso es bueno

Si bien el chupete tiene sus ventajas, para iniciar su uso matronas y pediatras recomiendan hacerlo una vez que se haya instaurado la lactancia materna, de esta forma se evita crear la confusión en el bebé entre la tetina del chupete y el pezón de la madre.

De igual forma, no se recomienda indicar el chupete al bebé como la primera opción ante cualquier señal de inconformidad, pues los padres deben proveer los cuidados indispensables para satisfacer las necesidades de alimentación, higiene y apego que tiene el bebé, procedimientos a través de los cuales se formará el desarrollo emocional del pequeño al entender que cuando él demanda, el adulto suple.

 

 

Consecuencias

Ahora bien, la Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO) es contundente al afirmar que el uso del chupete no se puede extender más allá de los 24 meses de edad, pues las consecuencias derivan en malformaciones en la boca y dientes del pequeño.

Según esta institución, al iniciar el uso del chupete los dientes centrales inferiores empiezan a desviarse poco a poco hacia adentro, al mismo tiempo que los centrales superiores se separan y sobresalen, generando lo que se conoce como “dientes de conejo”

Posterior a esta etapa, cuando el uso del chupete supera los dos años de edad se observa que las filas de dientes no cierran correctamente y los caninos pueden chocar entre sí. Esto produce lo que conocemos como mordida abierta.

Asimismo, la acción prolongada de succión puede alterar los músculos de la cara causando la mordida cruzada, pues las líneas superiores e inferiores pierden su paralelismo. También se pueden producir deformaciones óseas significativas que dañan la arcada dental definitiva y cuyo tratamiento resultaría mucho más difícil y caro en la edad adulta.

Sin considerar a qué edad retires el chupete al pequeño, es muy importante iniciar un tratamiento odontológico en la primera infancia, empezando por consultas médicas periódicas tras la aparición de los dientes. De esta forma, el odontopediatra podrá hacer un seguimiento de los efectos del chupete en la boca del pequeño y tomar los correctivos necesarios para un desarrollo bucodental adecuado.

 

Uso consciente

Para que todas estas malformaciones se presenten, en la mayoría de los casos es necesario que se haya producido un efecto de succión prolongado durante muchos años por una gran cantidad de horas al día.

En consecuencia, se hace énfasis en hacer un uso consciente del chupete, no ofrecerlo ante cualquier situación, sino mantenerlo como una alternativa para las complicaciones de conciliar el sueño, llanto excesivo o en un momento de irritabilidad del bebé, y siendo firmes al establecer un tiempo máximo de uso que no supere los 2 años de edad.

Para la SEDO, el uso adecuado de este instrumento debe estar dentro de los siguientes parámetros:

  • Usar el chupete como reemplazo a la succión del dedo.
  • Nunca humedecer este producto en azúcar, miel o zumo, pues de lo contrario la formación de caries en los dientes será la principal consecuencia.
  • No dar el chupete cuando el bebé tiene hambre.
  • Si mientras duerme el bebé expulsa el chupete de la boca, no lo introduzcas nuevamente.
  • Prescindir del chupete antes de los 2 años de edad.

 

 

Tips para retirar el chupete

Es claro que no existen reglas ni fórmulas únicas para retirarle el chupete a un niño, especialmente considerando que cada caso es diferente, así que lo más importante es conocer los sentimientos de tu pequeño, conversar con él y usar aquellas técnicas que se adapten a su inteligencia emocional.

Son varios los testimonios de padres que afirman que es mucho más fácil suprimir el uso del chupete antes de los 18 meses, pero si en tu caso se ha prolongado este tiempo, te recomendamos algunas técnicas a continuación:

  • Conversar con el niño: A los pequeños se les deben explicar las cosas, de forma sencilla y adaptadas a su edad, para que ellos comprendan el por qué de la situación. Para el caso del chupete, es un buen argumento el clásico de “ya estás grande”, hablarle y explicarle que en un par de semanas ya no podrá seguir usando el chupete porque es un niño grande. Establecer un límite de tiempo servirá para que el pequeño se prepare para despedirse de su chupete.
  • Decirle adiós: Algunas familias creen que hacer una especie de ceremonia de despedida le permitirá al pequeño sentirse respetado, por ello muchos guardan los chupetes en una caja y se la dejan al “hada de los chupetes” o los envían por correo a la “isla de los chupetes”.
  • Refuerzos positivos: Llevar este proceso con paciencia también puede ser útil si tu bebé lo necesita para conciliar el sueño, empezar por suprimir el uso del chupete para las siestas y felicitarlo por cada vez que se logra dormir sin el chupete, creará un refuerzo positivo en el pequeño que lo incentivará a dejar el chupete de lado.
  • Cortar la tetina: Si crees que no te funcionarán las medidas anteriores, también puedes optar por hacerle pequeños cortes a la tetina del chupete y que cuando tu hijo lo use sienta incomodidad en la lengua y el paladar por la ruptura del látex, entonces él mismo rechazará el uso del chupete dañado.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...