Salas de lactancia para madres trabajadoras: una política inclusiva

Última actualización: 13.11.19

 

En España la baja por maternidad es de apenas 4 meses. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud recomienda explícitamente mantener la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses del bebé y que la lactancia complementaria dure, por lo menos, hasta los dos años.

En consecuencia, muchas madres interrumpen abruptamente esta alimentación por no hacer una extracción adecuada de la leche, o porque los espacios de tiempo prolongados entre una extracción y otra durante las jornadas laborales van reduciendo considerablemente la producción de leche.

Pero, si tomas las previsiones necesarias, puedes extraer tu leche durante los primeros meses del bebé y almacenarla en un refrigerador con temperaturas por debajo de los 10°C hasta 6 meses.

Sin embargo, esta reserva tiene un tiempo limitado, por lo que es necesario mantener una extracción activa varias veces al día para seguir produciendo el alimento del bebé y prolongar más allá de los seis meses la lactancia materna.

 

Una solución antihigiénica

En sus lugares de trabajo, muchas mujeres solo pueden usar el baño como el único espacio privado para extraer la leche, sin embargo, este no ofrece las medidas higiénicas y antisépticas para garantizar una extracción correcta.

Además, la incomodidad de estar en un espacio en el que constantemente entran personas, más las molestias de otros compañeros de trabajo que necesitan el sanitario, sin contar lo vergonzoso que puede ser para muchas mujeres cargar los frascos de leche y almacenarlos en el refrigerador de la oficina, hacen más difícil el mantenimiento de la lactancia prolongada.

Aunque, legalmente, las mujeres en período de lactancia cuentan con una hora de permiso para retirarse antes del trabajo o llegar más tarde, este tiempo no es suficiente, muchas veces, por la distancia entre el domicilio y la empresa.

En consecuencia, durante años ha existido la lucha permanente de las madres trabajadoras que reclaman mayor comprensión de sus empleadores y concientización de la sociedad ante la importancia de mantener la lactancia materna.

 

 

Regulaciones y espacios obligatorios

Si bien en España hay normativas que exigen la hora de lactancia, sin importar si es natural o asistida, no hay una ley que exija a las empresas tener salas exclusivas para la extracción de leche.

Sin embargo, grandes empresas como IBM, Philips, Repsol o Grupo Santander han dado el paso de ser pioneras en la implementación de salas de lactancia, aunque todavía falta mucho por avanzar en este tema. Nos referimos, especialmente, a la actualidad cuando más se ha recalcado la importancia de mantener esta alimentación para garantizar mayor bienestar en la salud del bebé. Este aspecto,  indudablemente, va a incidir de forma positiva en el desempeño laboral de la madre.

En algunos países de América Latina como Argentina, Perú, Chile y Uruguay las leyes vigentes exigen que empresas con más de 20 mujeres en sus nóminas deben contar con un espacio higiénico, privado y dotado de los implementos necesarios para que las madres trabajadoras puedan realizar el proceso de extracción. Asimismo, deben contar con refrigeradores en este espacio, exclusivos para el almacenamiento del alimento hasta que la madre retorne a su hogar.

Esta misma regulación es aplicable a instituciones públicas y hospitalarias. De esta forma se promueve la lactancia materna prolongada y las madres sienten el apoyo de la sociedad general para continuar esta labor, contando con el espacio y la privacidad necesarios.

 

Beneficios de la lactancia para la empresa

La madre trabajadora que cuenta con el apoyo de su empresa para no interrumpir la lactancia puede tener un mejor desempeño en la jornada, lo que se traduce en los siguientes beneficios para la compañía:

  • Compromiso: Las empleadas siente más compromiso y fidelidad hacia sus empresas, alcanzando la mayor satisfacción para ser más productivas en sus actividades.
  • Ahorro: Está comprobado que la mayoría de los bebés que lactan tienen mejor respuesta inmunológica, por lo que se enferman menos. Así que esa madre no pedirá tantos permisos ni se ausentará con frecuencia del trabajo porque su bebé estará sano, reduciendo también los gastos médicos y recetas.
  • Personal calificado: El apoyo a las madres profesionales evita la fuga intelectual de este recurso humano, así que la empresa contará con su personal calificado para obtener las mejores ganancias.
  • Imagen corporativa: La responsabilidad social es un aspecto en que muchas empresas invierten altas sumas de dinero cada año. Perfilarse como una empresa comprensiva y que ofrece estos beneficios a sus trabajadores será bueno para fortalecer su imagen pública.

 

 

Qué debe tener una sala de lactancia

Estos espacios, también conocidos como lactarios, se caracterizan por ser recintos de fácil acceso, con dimensiones cómodas y un ambiente reservado para las madres.

Algunos solo tienen espacio para una persona, otros tienen dos o más sillones para que varias mujeres puedan usarlo. Por lo general, se recomienda que cada madre lleve consigo su propio extractor, aunque hay salas que incluyen los mejores sacaleches eléctricos y manuales para que la madre elija cuál usar.

En todos debe haber un lavabo con jabón y toallas siempre disponibles para la correcta higiene de las manos. Asimismo, no puede faltar el refrigerador en el que se va a almacenar la leche en sus respectivos recipientes esterilizados o bolsas de leche que se consiguen en cualquier tienda de puericultura.

De igual forma, las madres deben tener acceso a agua potable para hidratarse y un esterilizador. En algunos casos se disponen de protectores mamarios para que las mujeres intercambien las almohadillas después de la extracción y eviten los derrames espontáneos.

La iluminación en estos lugares debe ser suave y si tienen algún ambiente musical relajante será un valor agregado, para que la madre pueda pasar varios minutos en calma para que la extracción sea exitosa. Cabe mencionar que en muchas ocasiones este proceso puede ser doloroso o tardar más de lo acostumbrado, así que deberá educarse al personal de la empresa para que sea comprensivo ante esta situación y ya no se vea como una fase de ventajismo. Al contrario, las madres que deciden mantener la lactancia después de incorporarse al trabajo hacen un gran esfuerzo por alcanzar una armonía entre la vida laboral y la maternidad.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...