Termómetros infrarrojos para bebés: ¿inofensivos o peligrosos?

Última actualización: 21.10.19

 

Con la prohibición en Europa de los termómetros de mercurio, las nuevas tecnologías han permitido el desarrollo de instrumentos para medir la temperatura corporal, pero que aún generan cierta desconfianza en las personas. Mucha gente opina que la precisión de los termómetros de mercurio es difícil de igualar por otros productos, además de dudar sobre la inocuidad de estos. Por ello, vamos a conocer un poco sobre los termómetros infrarrojos y si son inofensivos o no. 

 

La temperatura de nuestro cuerpo puede ser medida de varias formas en la actualidad. Pero, tradicionalmente, durante décadas se utilizaron los termómetros de contacto que eran colocados en diferentes partes del cuerpo, como la boca, la axila, el recto y hasta en el oído. Con una precisión bastante alta, podíamos saber la cantidad de calor concentrada en nuestro cuerpo en determinado momento. 

Sin embargo, estos instrumentos contienen en su interior un material muy tóxico llamado mercurio y que al romperse puede provocar intoxicación y en muchos casos envenenamiento.

En este sentido, los avances tecnológicos nos han permitido obtener un termómetro más preciso, rápido en la medición de la temperatura, sencillo y que no involucra el contacto con el cuerpo de la persona como lo es el termómetro infrarrojo. 

Este instrumento no necesita ningún contacto físico con la persona para dar lectura de la temperatura corporal, eliminando así la incomodidad de estar sentado o acostado con un termómetro en la boca, en el recto o en la axila durante un tiempo específico para obtener una lectura idónea de la temperatura.

 

Diseño del termómetro infrarrojo

El diseño de este termómetro está basado en un lente que sirve para enfocar la radiación infrarroja a un detector que transforma la cantidad de calor en una señal eléctrica y que es mostrada en una pantalla digital en unidades de temperatura, compensando la variación de esta en el medio ambiente. Esto facilita la manera de medir la temperatura situando el termómetro a una cierta distancia y sin el contacto con el paciente, produciendo de esta manera medidas o datos precisos.

De la misma forma, el poco contacto con la persona hace que los riesgos de infección de estos termómetros sea mínimo, permitiendo que su uso sea mucho más fácil, higiénico y rápido, logrando de esta manera diagnosticar a muchas personas en hospitales o lugares donde ocurra cualquier tipo de epidemia. 

Hoy en día se analizan los termómetros infrarrojos para determinar si su uso puede resultar un peligro para la salud de los seres humanos, especialmente para los bebés. Aunque estos han sido criticados por tener un pequeño rango de error en su medida, se ha garantizado que no son dañinos para la salud y son totalmente seguros, por eso se les ha considerado como los mejores termómetros para bebés del 2019 (Aquí puedes encontrar unas opciones para comprar).

 

 

Los más usados

En este aspecto, podemos mencionar los tipos de termómetros infrarrojos más usados: el de oído y el de la frente. El primero, o termómetro infrarrojo timpánico, funciona generalmente por pilas. En este aparato la sonda que mide la temperatura está cubierta con un forro desechable para ser colocada en la parte externa del oído y medir la cantidad de calor que se encuentra en la membrana timpánica. Esta emite una señal que es convertida en información digital mostrando la temperatura.

Por su parte, el termómetro infrarrojo de frente toma la variación de temperatura corporal cuando la persona desliza el sensor a lo largo de la frente del enfermo, calculando la temperatura y enviándola a la pantalla digital.

 

Beneficios de los termómetros infrarrojos

Los beneficios que ofrece un termómetro infrarrojo para la familia con niños son:

Puede medir la temperatura de tu bebé sin tener contacto con él.

Es fácil de usar, adecuándose a la edad del pequeño de una forma cómoda y segura.

Es muy preciso, por ello es uno de los factores claves a considerar para la adquisición de este termómetro.

Debido a su tamaño, es fácil de transportar y llevar en la mochila o bolso materno.

 

Desventaja de los termómetros infrarrojos

Muchos usuarios coinciden que el coste de estos instrumentos es el principal inconveniente para su adquisición. Sin embargo, reconocen que su relación calidad precio, sumada a los beneficios y utilidad para toda la familia, convierten al termómetro infrarrojo en una inversión necesaria. Además, en el mercado hay muchas ofertas actualmente, de manera que es más fácil escoger un producto barato, de buena calidad y con una valoración óptima por parte de sus clientes.

 

 

Características

Los termómetros infrarrojos se caracterizan por dar medidas muy precisas, por esta razón el personal médico y de salud, en general, los recomiendan ampliamente. Por otra parte, la pantalla digital incorporada permite una visualización eficiente de los datos, con números grandes e indicador de batería, así podrás saber cuándo es necesario cambiar las pilas o recargar el dispositivo. 

En cuanto al funcionamiento, cabe destacar que es muy simple, solo hay que apuntar a la persona o al bebé y presionar el botón correspondiente, esperar pocos segundos y se mostrará en pantalla la temperatura, que bien puede estar en grados Fahrenheit o Celsius.

Algunos modelos incluyen la función de apagado automático para ahorrar energía, así como memoria para guardar los ajustes personalizados y tener el dispositivo listo para la siguiente medición de temperatura. 

 

Lo que se debe tener en cuenta antes adquirir un termómetro infrarrojo

A la hora de saber cuál es el mejor termómetro infrarrojo para bebés se tienen que analizar aspectos como el tipo de alimentación del dispositivo, diseño ergonómico, facilidad de uso, tamaño de la pantalla, entre otros.

Vale la pena mencionar que este tipo de instrumento es ideal para usar con los bebés porque el tiempo de medición es muy corto, en comparación con otros tipos de termómetros. Además, ayudan a obtener la temperatura de una manera más exacta para saber con precisión si el bebé tiene fiebre o no, e informar oportunamente al médico. Lo mejor de este dispositivo es que también funciona eficientemente en los adultos.

Por lo tanto, debemos considerar que los termómetros infrarrojos son instrumentos de uso familiar que deben estar presentes en el botiquín de primeros auxilios debido a su seguridad y eficacia, al contrario de un termómetro de mercurio, el cual puede perjudicar de alguna manera a nuestra familia y en especial a los niños, debido a lo tóxico que es el material interno.

Por esta razón, es recomendable adquirir un dispositivo con una tecnología novedosa que nos ofrezca la eficiencia, rapidez y seguridad al momento de saber con exactitud la temperatura corporal de los bebés.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...