Una cuna inteligente pone la tecnología al servicio de los padres

Última actualización: 18.11.19

 

Muchos padres, primerizos o no, conocen muy bien la agotadora dinámica de atender a un bebé recién nacido a cualquier hora del día, pero especialmente durante la noche: darle de comer, sacarle los gases, mecerlo, dormirlo, el bebé se despierta y llora otra vez, se levanta la madre o el padre, cogen al bebé, le cambian el pañal si es necesario, lo alimentan si tiene hambre y si no, hay que mecerlo nuevamente hasta que se calme y duerma otra vez.

No hay duda de que en esta rutina los padres sufren el cansancio que implica no dormir bien en las noches, por ende pasan parte de su día estresados, en especial si no pueden dormir una siesta para después enfrentarse nuevamente a la jornada nocturna.

Nadie dijo que tener un bebé sería fácil y pese a todas las cosas maravillosas que conlleva la llegada de un nuevo miembro a la familia, debemos ser realistas y hablar de aquellos aspectos que no son siempre color de rosa.

 

Una solución inteligente

La creación de una cuna inteligente que, de forma automática, puede mecer al bebé cuando llora y emitir sonidos que asemejan los del útero es producto del ingenio del diseñador suizo Yves Béhar, quien también es educador y padre de cuatro niños, así que conoce bien de cerca lo que significa no dormir completamente durante los primeros meses del bebé.

Con un diseño neutro, sencillo y funcional, esta cuna incluye un saco que envuelve al bebé bajo el principio de imitar la presión y falta de espacio que sentía en el útero, lo que favorece el sueño en los pequeños que se exaltan con cualquier movimiento involuntario. Dicho saco se adhiere al colchón de la cuna y mantiene al bebé sujeto boca arriba, una medida preventiva ante el síndrome de muerte súbita del lactante.

 

 

Adicionalmente, la cuna Snoo integra sensores que al detectar el llanto del bebé reproduce sonidos calmantes que se asemejan a los ruidos del útero y empieza a mecer al bebé con movimientos oscilantes que, según las pruebas y consumidores, crean un efecto tranquilizador y pueden alargar una hora o un poco más el tiempo de sueño del pequeño.

Sobre su invento, Béhar afirma que está orgulloso pues explica que la cuna ha sido diseñada para ayudar a los padres y a los bebés, especialmente por su diseño sencillo y funcional.

 

Ética y tecnología, dos vertientes sobre el uso de Snoo

Si bien el diseño de la cuna permite colocarla dentro de la habitación de los padres durante la noche y moverla a cualquier lugar de la casa en el día para mantener una vigilancia sobre el pequeño, algunas personas consideran que el tratamiento al bebé limita el contacto parental, evitando que los padres estrechen los lazos emocionales que se producen durante los primeros meses de vida.

Los detractores a esta tecnología creen que no puede ser usada para que el bebé duerma durante toda la noche, pues al despertar querrán mover los brazos y al estar limitados por el saco de sujeción se limita el desarrollo de los movimientos y fuerza en sus extremidades.

En este mismo sentido, también se critica la intensidad de los movimientos de la cuna que, aunque emulan el balanceo y movimiento de lado a lado que muchos padres repiten para calmar al bebé, ciertos niveles pueden ser hasta exagerados. Por ello, algunas madres expresan su preocupación porque no entienden si la eficacia del movimiento para calmar a los niños se debe a la sacudida que sufre el cerebro dentro del cráneo o si solo es un efecto relajante.

Un punto muy importante que debemos acotar ante el uso de Snoo, es que en su diseño no se ha menospreciado la importancia de los cuidados parentales del pequeño, pues el mecanismo de la cuna tiene un lapso de respuesta de 3 minutos, es decir que si en este tiempo no se logra calmar al bebé con los movimientos y sonidos, entonces esta se inactiva y los padres deberán coger al pequeño para saber qué cuidados necesita y tranquilizarlo.

 

 

La tecnología al alcance de los padres

Son muchos los relatos positivos y comentarios entusiastas de quienes han usado con sus hijos esta cuna inteligente, la cual calma a los pequeños de forma rápida para que se duerman mientras ellos pueden hacer otros tareas en casa, aunque el fabricante es severo cuando asegura que la cuna no se debe usar sin supervisión.

Además, hay hospitales que la están testando a través de estudios clínicos para comprobar su efectividad. Un ejemplo de estos estudios es el realizado por la Universidad de Kentucky en Estados Unidos, donde se han utilizado estas cunas para bebés de madres drogadictas que están en período de abstinencia, lo que ha ayudado a calmarlos para conciliar el sueño, considerando el hecho de que muchos de estos bebés nacen con altos niveles de narcóticos en su organismo y también necesitan pasar por el proceso de desintoxicación, en el que los síntomas de la abstinencia pueden manifestarse con llanto excesivo o chillón, irritabilidad, trastornos del sueño, entre otros.

 

Funcionalidades

La cuna Snoo incorpora también Wi-Fi para enviar datos a una aplicación que los padres instalan en sus móviles, a través de la cual pueden revisar los patrones de sueño de su bebé y conocer los cambios que experimenta. Además, cuenta con un sistema de seguridad que evitan que las señales electromagnéticas lleguen al pequeño.

Otro dato importante a saber, es que Snoo se activa únicamente si el bebé está dentro del saco sujetador, lo que evita el peligro de que la cuna se meza y el niño pueda desplazarse dentro de esta. Sin duda, este es uno de los aspectos que más rechazo genera en los detractores, por el hecho de que el bebé no se puede mover dentro del saco. Sin embargo, los diseñadores afirman que los recién nacidos se acostumbran rápido a este sistema y el dormir en esta posición disminuye los riesgos de una muerte súbita.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...