Vamos a viajar con el bebé, pero ¿dónde dormirá?

Última actualización: 13.11.19

 

En el primer viaje con nuestro bebé debemos pensar en todo lo que él necesitará para mantenerse cómodo y para que tu no extrañes la rutina en el hogar, es decir, todas las cosas que usas a diario y tienes al alcance para brindarle los mejores cuidados.

Una de las principales dudas es ¿dónde dormirá el bebé? Si bien existen hoteles que ofrecen el servicio de cuna para los más pequeños, este es un coste adicional que deberás sumar al presupuesto. Y si piensas viajar con frecuencia con tu hijo, sería bueno invertir en una cuna de viaje para ofrecerle un espacio cómodo e higiénico a dónde quiera que vayáis.

 

¿Cómo es la cuna de viaje?

Con unas dimensiones más reducidas que la cuna tradicional, el diseño para viajes incorpora una estructura plegable y ligera que facilita su uso, tanto para el montaje como para el almacenamiento en el maletero del coche o incluso para llevarlo en la cabina de un avión, pues la mayoría de aerolíneas permiten facturar este tipo de productos sin coste adicional cuando viajan con menores de dos años.

Algunos padres prefieren usar un nido de viaje durante los primeros meses del bebé, sin embargo, eventualmente el pequeño crecerá y este espacio ya no será suficiente para ofrecer confort durante el descanso. Así que muchos prefieren hacer una inversión inicial y duradera con una cuna de viaje convencional.

Además, estas son funcionales para los bebés que ya se incorporan, sientan y gatean, pues también pueden servir como un corralito de juegos en el que el niño podrá realizar otras actividades mientras estáis dentro de la habitación.

 

 

¿Qué diseño tienen las cunas de viaje?

En el mercado hay una gran oferta de cunas de viaje de diferentes estilos, pero algunas comparten ciertas características que se han vuelto elementos distintivos en estos productos diseñados para el descanso del bebé. Uno de ellos son los laterales de malla, una solución para ofrecer una excelente ventilación al pequeño, especialmente en los días de verano, así como para visualizar al bebé permanentemente.

Muchos modelos incorporan el sistema de puerta-gatera que es una abertura con cremallera a través de la cual el bebé puede entrar y salir cuando quiera mientras juega. Para la hora de dormir se recomienda cerrarla completamente.

 

¿Son seguras las cunas de viaje?

Sabemos que la seguridad de tu hijo es la principal preocupación para ti. No obstante, estos modelos no representan ningún peligro para el bebé porque su forma mantiene la superficie muy cerca del suelo con laterales altos, así que los riesgos de que el niño se caiga son bastante escasos.

Además, todas las cunas de viaje están sometidas a la regulación europea UNE-EN 716 1/2:2008+A1:2013, así que debes asegurarte de que el modelo elegido tenga esta etiqueta que certifica que es un producto seguro y confiable.

Con esta normativa se confirma que la cuna ha sido fabricada con materiales totalmente atóxicos, así que no habrá riesgos de envenenamiento si el bebé muerde algún borde. De igual forma, su sistema de plegado queda fuera del alcance de los niños, porque necesitará de dos acciones consecutivas que deberá hacer un adulto.

Adicionalmente, las cunas que cumplen esta normativa cuentan con cuatro patas, en algunos casos, y otras tienen dos patas y dos ruedas para facilitar el traslado de la cuna montada, incorporando frenos en las mismas. Por lo general, estas cunas tienen pies de apoyo en el centro o los laterales para aumentar la estabilidad del producto.

 

 

¿Qué tan cómodas pueden ser estas cunas?

Es necesario mencionar que el fondo de las cunas de viaje son firmes y el colchón no es muy grueso, algunos modelos incluso vienen con un somier muy fino, por lo que no se recomienda para un uso diario como si se tratara de una cuna convencional. Sin embargo, funcionan muy bien durante las vacaciones.

Pero, si deseas mejorar el confort del bebé puedes adquirir alguno de los colchones para viaje que se comercializan con las dimensiones apropiadas para las cunas portátiles. No es recomendable colocar el colchón de viaje sobre el que viene con la cuna, debes sacar este y dejar el nuevo.

Asimismo, es importante tomar algunas precauciones al respecto, como con las sábanas del colchón, pues se recomienda colocar una sábana bajera transpirable y suave que quede bien estirada para evitar riesgos de asfixia.

 

Algunos complementos

Algunas cunas de viaje vienen con una funda que también es una bolsa de transporte con asas que facilita el traslado de la misma, siendo muy sencillo de mantener plegada y protegida durante el viaje.

Otros modelos incorporan una superficie elevada que se puede usar como cambiador para los bebés, este es un acierto, pues así te será mucho más cómodo realizar este proceso. Igualmente, otros diseños incorporan esta base pero del tamaño de la cuna, como un segundo nivel para que duerman los bebés hasta un peso determinado y te sea más cómodo sacarlo de la cuna. Para cuando el niño esté más grande, solo deberás retirar este elemento y podrá dormir en la parte baja de la cuna o usarla como corralito.

Para el entretenimiento de los niños, muchos modelos incorporan un arco de juegos con muñecos colgantes, aros, espejos y otras formas que estimulan el desarrollo cognitivo del bebé.

Por otra parte, puede ser necesario llevar con la cuna una mosquitera, así que tu inversión estará completa si el producto ya la incluye, pues no sabes si el lugar donde vas a hospedarte tiene presencia de mosquitos e insectos que durante la noche pueden ocasionar alguna picadura en el pequeño, por ello es mejor prevenir.

Una última recomendación que te hacemos es que compres la cuna unos días antes del viaje y la montes en casa para que el bebé se familiarice con ella, juegue en su interior y hasta un día puedes dejarle dormir la siesta en ella, así se acostumbrará y no le será extraño dormir la primera noche de vacaciones en su cuna de viajes.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...