Cómo utilizar un calientabiberones

Última actualización: 28.02.24

 

Nuestros bebés son lo más valioso en nuestra vida. Por ello, cada aspecto de su existencia nos es de gran importancia.

Y uno de esos elementos vitales es su adecuada alimentación. Y, quizás, el proceso más delicado que se da en torno a esto, es el de calentar su leche y, para eso, no hay nada más apropiado e higiénico que un calientabiberones.

 

Al empezar a conocerlo

Cuando desempaquetes en casa el calientabiberones, lo primero que debes hacer es revisar el equipo. Hay que asegurarse que su estructura esté intacta y que el cable de alimentación eléctrica (en caso de que sea de este tipo) no tenga roturas ni ningún tipo de deformación.

Asimismo, es necesario preocuparse por leer la garantía que debe venir con la compra; así estarás más seguro de dónde ir o llamar en caso de algún inconveniente.

 

El uso con el biberón y la leche antes de utilizarlo

A la hora de utilizar el calientabiberones, es prudente revisar y cerciorarse que el aparato esté limpio. Es muy importante saber a qué temperatura queremos la leche para nuestro bebé, así daremos un uso más provechoso y rápido al equipo.

Después que el biberón está lleno con la leche, se pone dentro del calientabiberones y se le añade el agua que haga falta según las recomendaciones dadas por el fabricante o nuestra propia experiencia de uso. Si es eléctrico o de pilas, deberá encenderse y cumplir los pasos para que ejecute su trabajo. Si es autónomo, se colocará el biberón y habrá que esperar a que cumpla el proceso.

Es necesario explicar que estos equipos, por normas de seguridad, no alcanzan altas temperaturas, sin embargo, los eléctricos y de pilas vienen con las opciones de varias escalas de temperaturas para seleccionar, así como es posible que incluyan otras opciones como un temporizador.

El proceso de calentamiento

Ya una vez seleccionada la temperatura y después que el calientabiberones inicia su ciclo de calentamiento, solo habrá que esperar que el biberón y su contenido se calienten. Por lo general este proceso va de uno a cinco minutos en modelos eléctricos o de pilas y se pueden superar los 15 minutos en modelos autónomos.

Algunos calientabiberones eléctricos, traen incorporada una función de autoapagado, al llegar a la temperatura seleccionada. Asimismo, existen otros calientabiberones en el mercado, que usan una alarma para avisar que se alcanzó la temperatura y se deberá proceder a apagarlo manualmente.

 

Terminando el procedimiento

Acto seguido, hay que retirar el biberón del calientabiberones con cuidado. Se recomienda antes de dar la leche al niño verificar la temperatura dejando caer un poco en nuestra muñeca. Este es un procedimiento que es mejor realizar siempre para evitar accidentes.

En caso que el líquido esté muy caliente, hay que dejar enfriar el biberón unos minutos, a sabiendas que en otra oportunidad, tocará seleccionar una temperatura menos elevada.

Si por el contrario ha quedado fría, habrá que volver a iniciar un ciclo de calentamiento en el aparato, escogiendo entonces una temperatura más alta.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS