Cómo utilizar un rompecabezas

Última actualización: 21.02.24

 

Armar rompecabezas es una manera de mantener la mente activa y desarrollar habilidades de creatividad y lógica, así como destrezas motoras y de rapidez. Aunque son juegos de mesa populares, no todos saben cómo usarlos. Por ello, a continuación daremos algunas claves que puedes seguir para lograr armar el proyecto de manera efectiva y en corto tiempo.

 

 

Busca y habilita un espacio para armar el rompecabezas

Lo primero que debe hacerse para utilizar un rompecabezas es localizar una estructura con superficie plana y desocuparla, retirando todo lo que no sea del rompecabezas, para que las piezas no se confundan con otros objetos. Puede ser una mesa amplia.

 

Coloca las piezas

Después de haber conseguido el lugar de trabajo para comenzar a armar el proyecto, es necesario que se coja la caja del rompecabezas y se retire todo lo que hay contenido en el interior, desde las instrucciones hasta las piezas, para situarlas sobre la mesa que acaba de ser habilitada para tal fin.

 

Lee las instrucciones del rompecabezas

Si se trata de un rompecabezas 3D, con mecanismos adicionales, es probable que sea necesario seguir las indicaciones. Para ello, localiza el manual de instrucciones de los objetos que previamente habías retirado de la caja, sujétalo con tus manos y repasa las instrucciones. De acuerdo a los pasos que indique, deberás seguirlos, buscando las piezas y haciendo que encajen de la forma que sugiere el manual.

 

Coloca la caja del rompecabezas a la vista

Por lo general, los rompecabezas traen en el exterior de la caja la imagen o figura que se debe montar. Si se trata de un modelo plano, para conseguir armar la fotografía, es necesario seguir un patrón e ir verificando la imagen mientras se monta el rompecabezas.

 

Localiza las piezas claves

En caso de que se trate de un rompecabezas de estilo tradicional plano, de varias piezas, hay distintas maneras de emprender el proyecto. Lo primero es conseguir las piezas claves que ayudarán a seguir un patrón de figura. Para ello, entre todas las piezas que tienes sobre la mesa, localiza las de las esquinas y los bordes. Diferenciarlas es más sencillo, porque al menos dos de sus cuatro lados son rectos. Deberás hacer que coincidan y armar toda la parte externa del rompecabezas.

 

 

Selecciona las piezas restantes del rompecabezas

Seguidamente, el resto de piezas se debe clasificar para hacer que el montaje sea más sencillo. Para ello, puedes separar las piezas por estaciones, colocando en cada una las de determinado color. De este modo, si se tiene que armar, por ejemplo, una parte del cielo soleado, se deben colocar las piezas azules por un lado, las azules con blanco por otro y así sucesivamente, hasta que se haya completado toda la escala de colores.

 

Comienza a armar el rompecabezas

Seguidamente, deberás hacer que las piezas coincidan, encajando una con otra. Lo aconsejado es que, para comenzar, se continúe desde el patrón de los bordes e ir trabajando finalmente los espacios pequeños.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS