Cómo utilizar unas etiquetas para ropa

Última actualización: 28.02.24

 

Las etiquetas para ropa son artículos que no parecen ser muy necesarios hasta que se necesitan realmente porque una prenda se ha perdido y quien la encontró no tiene manera de saber de quién es y cómo devolverla.

Este pequeño artículo es fácil de usar y puede salvarte de distintos inconvenientes y malos ratos.

Tan solo necesitas aprender cómo utilizar una etiqueta para ropa de la mejor forma y aprovecharla al máximo.

 

Cortar la etiqueta

Este proceso solo es necesario si las etiquetas vienen en rollos de varias unidades.

La mayoría de las veces este es el caso, sin embargo, existen excepciones de etiquetas que vienen de forma individual o en pares.

Si tu compra trae varias etiquetas, notarás que, entre ellas, existe un espacio suficiente para poder pasar el filo de una tijera.

Este espacio a veces tendrá un límite marcado en tinta.

Estira la cinta de etiquetas y corta de forma precisa, para evitar que algún hilo quede suelto.

 

Adherirla

Hay distintas formas de realizar este proceso dependiendo de qué tipo de modelo elijas.

Actualmente, las etiquetas más famosas son las termoadhesivas y estas se adhieren a la ropa mediante el calor.

Para poder hacerlo, necesitarás una plancha y, al colocar la etiqueta en el lugar donde la quieres y pasar por varios segundos la plancha, el calor de esta hará que la tela se adhiera a la prenda de la mejor forma.

La etiqueta más tradicional es aquella que debe coserse.

Esto puede hacerse de dos formas.

Podrás coserla por todo el borde para que quede más firme o podrás hacerlo solo por los extremos horizontales para poder retirarla cuando ya no sea necesario.

Otra alternativa es la etiqueta de velcro. Esta simplemente se pega y despega del lugar elegido, haciendo mucho más sencillo este proceso.

Estas alternativas de velcro son una de las más prácticas y elegidas porque no solo funcionan sobre la ropa.

 

Usarla como identificación

El uso que más se les da a las etiquetas es el de proveer el nombre del dueño de la ropa. Esta identificación puede hacerse de dos formas: en la parte interior o en la exterior.

Las etiquetas más baratas tienen diseños simples que suelen colocarse en el interior para que no se noten a simple vista pero, si se llegase a perder una prenda, fácilmente puedan verse.

Sin embargo, aquellas con diseños más llamativos se pueden usar también en el exterior.

Esto es útil cuando se necesita llevar el nombre en un lugar visible o cuando, en vez de un nombre, se utiliza para identificar una marca, por ejemplo.

 

 

Usarla como método de contacto

Algo útil que puedes agregar a la etiqueta es un teléfono móvil de contacto o, si es para la ropa o las pertenencias de un niño en su escuela, puedes agregar el salón de clases o el grado que cursa tu pequeño.

 

Usarla como decoración

Si solo deseas lucir un bonito diseño, es posible utilizar una etiqueta como decoración. Con una palabra que te identifique, un apodo que te guste o íconos que llamen la atención.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS