Preguntas más frecuentes sobre Aspiradores Nasales

Última actualización: 21.02.24

 

Q1: ¿Cómo usar un aspirador nasal?

Si has elegido un aspirador de tipo manual, lo primero que deberás hacer es familiarizarte con todas las piezas de las que está compuesto. Revisar que la boquilla colocada es la correspondiente para la zona anatómica que vas a limpiar y verificar que está perfectamente limpio. En el caso de los eléctricos, será necesario leer las indicaciones para activar su funcionamiento y conocer el botón a pulsar. En ambos casos es muy importante que la boquilla no se inserte dentro de la cavidad, pues puede causar lesiones en las mucosas.

Para un procedimiento eficaz, deberás también estar atento a sujetar con firmeza la cabeza del bebé, pero no presiones demasiado, para no causar molestias o nerviosismo en el pequeño. Acto seguido procede a aspirar con suavidad o pulsa el botón para provocar la succión.

Finalmente, no olvides limpiar debidamente el aspirador siguiendo las indicaciones y procedimientos sugeridos por el fabricante en su manual. Así quedará listo para su próximo uso.

Q2: ¿Cómo limpiar un aspirador nasal para bebé?

Para conseguir la correcta higiene del aspirador nasal de tu pequeño es necesario que identifiques las piezas que se pueden desmontar en tu modelo. Si se trata de un aspirador en forma de pera, esto no será necesario. Una vez que hayas separado las piezas, puedes proceder a su esterilización, si el fabricante recomienda este método. Solo es necesario colocarlas en un dispositivo que a través de vapor logre eliminar cualquier microorganismo. En caso de que esto no sea posible, deberás recurrir a un lavado manual con jabón suave. Lo importante en este último método es verificar que la solución jabonosa llegue a todos los recovecos tanto el interior como el exterior. Después, aclara con agua limpia.

 

Q3: ¿Cómo hacer un aspirador nasal casero?

Esta opción puede no ser la más adecuada para limpiar la nariz de tu pequeño, pues puede haber errores en la ergonomía del aparato que podrían lastimar al bebé. Sin embargo, si necesitas una opción rápida, mientras consigues un dispositivo más apto para la tarea, puedes utilizar una jeringa sin la aguja y una sonda de diámetro más pequeño que el cilindro de la jeringa. Deberás insertar el empaque de goma de la pieza que genera el vacío en la jeringa e insertarlo en la punta de la sonda. La idea es que el aire no escape por otro hueco. Para utilizarlo, coloca la punta de la jeringa en la nariz del pequeño y con cuidado succiona por el extremo opuesto de la sonda.

 

Q4: ¿Cuándo usar el aspirador nasal?

Es recomendable utilizar este dispositivo cuando se percibe que el niño tiene congestionadas las fosas nasales, debido a la acumulación de flujo. Podrás recurrir a él, principalmente, antes de la ingesta de alimentos y antes de dormir. Sin embargo, no debe tratarse de un uso habitual, siempre debe ser utilizado cuando realmente existan los síntomas de obstrucción, que pueden manifestarse con una apertura constante de la boca para poder respirar.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS