Preguntas más frecuentes sobre Discos De Lactancia

Última actualización: 22.07.24

 

Q1: ¿Cuántos discos de lactancia se gastan al día?

La cantidad de discos dependerá de la producción de leche de la madre y el periodo en el que se encuentre. Por ejemplo, al inicio de la lactancia es normal que, mientras se da el pecho al bebé, en el otro pecho también existan goteos, más o menos abundantes, producto de la estimulación de las glándulas. Esto se irá regulando conforme pasen los días y reduciendo poco a poco.

Debido a este proceso de adaptación, es posible que sea necesario cambiar los discos cada vez que se ofrece el pecho al bebé, por lo que se necesitarán alrededor de 10 a 14 discos al día. Después, cuando las pautas de lactancia adquieran mayor regularidad y la producción se adapte solo a la demanda del bebé, con un par de discos al día para cada pecho puede ser suficiente para mantenerte seca y limpia, evitando que tu ropa se manche.

Q2: ¿Cómo se ponen los discos de lactancia?

La forma de colocarlos depende del diseño del disco y sus cualidades. Sin embargo, te explicaremos cómo utilizar los discos que son desechables y con secciones de adhesivos.

Primero, si el disco viene envuelto en algún tipo de empaque, deberás extraerlo con las manos muy limpias. Desdobla el disco y alisa lo más posible, para evitar pliegues incómodos. Ahora, el siguiente paso es que cojas el disco con la mano opuesta al pecho en donde lo colocarás. Sin dejar de lado el disco, abre un espacio entre la copa del sujetador y el pecho e inserta el disco, colocando el centro de él en el área del pezón. Finalmente, para que se fije el adhesivo, deberás presionar la prenda contra el disco. Todo listo, puedes ir protegida a todas partes y amamantar a tu bebé sin inconvenientes.

 

Q3: ¿Cómo hacer discos de lactancia lavables?

Lo primero que debes hacer es conseguir la tela correcta, para que el disco pueda cumplir con su función de absorber la leche y evitar que esta alcance tu ropa, manchándola.

Para esto, se recomiendan las fibras como el rizo de bambú, tela de algodón y cáñamo o cualquier otra que sea muy absorbente. También, necesitarás tela impermeable y otra conocida como dryline, que absorbe muy rápido y evita que el pezón esté en contacto con la humedad.

Después, deberás hacer el patrón para el disco, dibujando un círculo de algunos 12 cm de diámetro. En el contorno, deberás medir un centímetro y trazar líneas hacia el punto central del círculo; esta será la línea de costura que hará que el disco sea más ergonómico. Posteriormente, procede a recortar este pequeño triángulo y utiliza el patrón que has obtenido para cortar círculos de cada una de las capas que conformarán el disco. 

Finalmente, cose cada círculo y termina uniendo las capas, teniendo cuidado de dejar las costuras ocultas, para que no generen rozaduras en el pecho.

 

Q4: ¿Cada cuándo cambiar los discos de lactancia?

Los discos de lactancia se pueden utilizar tanto de día como de noche, pero debes estar atenta a realizar regularmente el reemplazo de ellos. De esta forma, se puede conservar la higiene y evitar que en el pecho proliferen las bacterias que podrían causar una infección. En este sentido, debes cambiar los discos cada vez que des el pecho al bebé, que es el momento en que ocurren los escurrimientos más abundantes. De igual forma, si tienes pérdidas entre tomas y han transcurrido más de 3 horas, es mejor que los cambies, para evitar que experimentes mal olor o incomodidades.

 

Q5: ¿Cuántos discos de lactancia llevar al hospital?

La llamada bajada de la leche, que es cuando las glándulas mamarias logran incrementar considerablemente su producción de alimento, puede demorar un par de días en ocurrir, por lo que no es indispensable utilizar muchos discos entre el primero y el segundo día después del alumbramiento. En este sentido, puede que de 8 a 10 discos de lactancia sean suficientes para tener cubiertas tus necesidades en el hospital, dependiendo de tu permanencia allí. No se trata de una regla fija, ya que obedece a las características de cada madre.

Q6: ¿Hasta cuándo usar discos de lactancia?

Los discos de lactancia se pueden dejar de utilizar en el momento en el que ya no haya pérdidas de leche. Esto puede suceder, para algunas mujeres, cuando el bebé tiene aproximadamente 3 meses, pero para otras madres podría demorar un poco más.

Lo mejor es tener a mano un par de ellos en el bolso materno, ya que, a pesar de haberse regulado la producción de leche, puede suceder que el bebé duerma demasiado o los pechos tengan una sobreproducción de leche y vuelvan a ocurrir escurrimientos en cualquier momento.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS