Ideas y retos para hacer en casa con los niños

Última actualización: 29.11.22

 

Pasar tiempo en casa con niños no necesariamente debe ser aburrido, solo se necesita tener una mejor planificación del día. Por esa razón, nunca es mala idea tener una lista de actividades que, además de divertir a los pequeños, logren enseñarles algo nuevo siempre, con la ayuda de un adulto.

 

Cada vez es más difícil mantener a los niños alejados de la tecnología. En su desespero, muchos padres buscan comprar un juguete educativo (aquí encuentras unas opciones para elegir) o ingeniarse mil y una maneras para motivarlos a jugar de distintas formas y aprender nuevas cosas. Sin embargo, muchas veces basta con pasar un poco más de tiempo con los niños y tener una lista de retos divertidos para animarlos a pararse del sofá y reírse junto contigo.

 

20 pruebas divertidas y retos para hacer en familia

¿Te ha gustado la idea? Entonces toma nota de estas 20 actividades, las cuales podrás realizar con tu hijo.

 

 

1. ¿Cuántos chistes puedes contar en 30 segundos?

Inventar chistes ayuda con la creatividad, recordarlos ayuda con la memoria y decir la mayor cantidad en poco tiempo agiliza la mente. Este es un challenge para niños bastante educativo que hará reír a todos.

 

 

2. El camino del 1 al 50

En una hoja de papel escribe los números del 1 al 50 de forma desordenada y haz que tu hijo trace en orden una línea uniendo los números. Esto, además de ser divertido, ayudará con la motricidad fina.

 

 

3. El huevo batido

Antes de comer, rompe dos huevos y coloca cada uno en un bol. Reta a tu hijo a ver quién logra aguantar más tiempo batiendo el huevo, sin hacer desastres y sin parar.

 

 

4. ¡Congelados!

Este es uno de los retos para niños de primaria más conocidos e incluso se juega en las escuelas. Para completar el desafío es necesario bailar hasta que se detenga la música, momento en el que estarás congelado hasta que vuelva a sonar.

 

 

5. ¡Haz un postre!

Motivar a tu hijo a interesarse en la cocina es posible si las obligaciones se convierten en juegos divertidos. Por esa razón, proponte preparar un postre con tu pequeño y desafíalo durante el proceso a realizar diferentes pasos de la receta.

 

 

6. ¡Vueltas y rectas!

Si tienes un jardín o un lugar con un piso acolchado, entonces este reto es posible de realizar. Da vueltas en un mismo sitio cinco veces y, después, intenta caminar en línea recta. Quien llegue más lejos antes de caerse ganará.

 

 

7. Derríbalo

Usa latas vacías, botellas plásticas vacías o incluso rollos usados de papel higiénico. Toma alguna pelota pequeña y hazla rodar para tumbar el objetivo, como si jugaras a los bolos. Esto ayudará con la coordinación óculo-manual.

 

 

8. Dominadas de papel

Hay muchos retos para niños en casa que usan el papel higiénico. En este caso, se trata de usar un rollo como si fuese una pelota de fútbol y hacer dominadas. ¡Gana el que dure mayor tiempo sin dejarlo caer!


 

9. ¡Qué no se vierta!

Corta una tira de papel higiénico larga y colócala sobre una mesa. Pon pequeñas recompensas en línea recta.

Sobre el extremo contrario a ti coloca un vaso con agua y empieza a jalar el papel con delicadeza, evitando que el agua se vierta y lo deshaga. El participante logrará ganar la recompensa más cercana a su última posición.

 

 

10. ¿A qué sabe?

Una gran herramienta si tu hijo es quisquilloso con la comida es jugar “¿A qué sabe?”, pues le tendrás que vendar los ojos y, mediante un juego, lo motivarás a probar distintos alimentos para intentar averiguar qué está comiendo.

 

 

11. ¿A qué huele?

Esta es una variante del juego anterior que es muy buena para la estimulación de los sentidos. Para jugar, deberás usar distintos aromas como perfumes, cremas, alimentos, etc.

 

 

12. La banda de aire

Entre los retos atrevidos que puedes realizar se encuentra “La banda de aire”, pues se trata de inventar un instrumento y tocarlo como si fuese real. Moviendo el cuerpo, las manos y dando un gran concierto de mentira.

 

 

13. Crea tu instrumento

Otra versión del juego anterior puede ser buscar materiales en casa para hacer un instrumento. Por ejemplo, llenar botellas plásticas con arroz para crear unas maracas o tocar la batería con unas cucharas y unas ollas.

 

 

14. Frutas, vegetales y locuras

Puedes conseguir retos fáciles y divertirte igual al máximo. En este caso, siéntate con tu hijo y entre los dos inventen una alocada receta con diversos ingredientes que, usualmente, no van juntos. Por ejemplo, una manzana con queso crema, zanahoria y chocolate. ¡Atrévanse a probar el resultado!

 

 

15. Globo arrodillado

¿Te crees capaz de poder recorrer tu casa con un globo entre las rodillas? ¿Y será que puedes vencer a tu hijo? Hagan este reto y descubran quién es más ágil. ¡Pierde al que se le caiga primero o el que llegue de último a la meta!


 

16. Puntería máxima

Coloca una botella o una pequeña caja en el pasillo y, desde la distancia, lanza una pelota que pueda caer dentro de ella. Eso sí, el objetivo no debe ser muy grande, de lo contrario, no se consideraría reto por su baja dificultad.

 

 

17. La botella de agua

Este reto es muy famoso, no solo por ser divertido, sino también por su nivel de dificultad. Consiste en tomar una botella llena hasta la mitad, lanzarla e intentar que caiga de pie nuevamente. Esto seguramente garantizará muchas risas.

 

 

18. La pata coja

Salta en un pie mientras das vueltas e intenta no caerte. Puede que falles debido a la falta de equilibrio o puede que sea el ataque de risa el que no te deje ganar.

 

 

19. ¡Sopla una bolita de papel!

Toma una pajita y ten a la mano unas cuantas bolitas de papel. Coloca una de ellas dentro de la pajita y sopla lo más fuerte que puedas. Gana quien logre llegar más lejos, así que toma una gran bocanada de aire para empezar.

 

 

20. Pinta un cuadro sin pincel

Para este reto deberán usar la imaginación. Se podrán utilizar los dedos, algodones, los pies y lo que sea, menos un pincel. Aquí no hay ganadores, solo diversión al máximo.

Además de estas ideas, seguramente podrás inventar muchas más para entretener a tu pequeño y divertirte con él. Recuerda que pasar tiempo con tu hijo es beneficioso para ambos y que son recuerdos que permanecerán siempre con tu pequeño, con enseñanzas y carcajadas.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS