Cómo utilizar un bolígrafo

Última actualización: 28.02.24

 

Los bolígrafos funcionan con un cartucho cargado de tinta de color rojo, negro, verde, azul, entre otros, que está en una base cilíndrica con punta generalmente de metal y, al hacer trazos, esta tinta pasará a la superficie. Son utilizados para el instituto, en el banco, oficina y demás. A pesar de que son productos comunes, a continuación te presentamos un apartado con algunas especificaciones sobre cómo usar un bolígrafo, con algunos consejos que te ayudarán a sacar mayor provecho y evitar que la tinta se seque.

 

 

Revisa el bolígrafo 

La mayoría de modelos vienen de fábrica ya armados, por lo que no es necesario abrir la estructura para introducir el cartucho. Sin embargo, una vez que se ha recibido, debes abrir la caja, el estuche y retirar el bolígrafo. Comprueba que incluya la tinta, pues de lo contrario deberás añadirla para poder utilizarlo. Al mismo tiempo, revisa que toda la estructura esté en perfectas condiciones.

 

Retira el precinto de seguridad

Una vez que hayas revisado el estado físico del bolígrafo, deberás retirar el mecanismo de seguridad que protege la punta. Para ello, destapa si es de capuchón o presiona para que la punta salga y quede expuesta. Por lo general, la mayoría de modelos incorpora una especie de bolita pequeña de plástico en toda la punta del bolígrafo. Con ayuda de tus dedos, sujeta el material y tira para retirarlo del bolígrafo. 

 

Destapa, presiona o gira

Según el sistema de funcionamiento o accionado de la punta, es necesario que se deje salir para poder utilizar la tinta sobre la superficie. Para ello, debes retirar la tapa tirando con cuidado y haciendo uso de ambas manos, una para sujetar la tapa y la otra para sostener el cuerpo del bolígrafo. Aplicando fuerza inversa, la tapa saldrá, dejando expuesta la punta. En el caso de los modelos retráctiles, sujeta el bolígrafo con una mano y con ayuda del dedo pulgar presiona la parte de arriba que es una especie de botón que dejará salir la punta. Si se trata de un mecanismo de giro, entonces deberás sujetar el bolígrafo con una mano y con ayuda de la otra hacer girar la estructura para que salga la punta. 

 

 

Sujeta y escribe 

Parte de la efectividad de la escritura, así como la soltura para trazos suaves está en la forma en cómo se sujeta el bolígrafo. Por ello, es necesario tener una adecuada empuñadura y postura. De acuerdo a si eres zurdo o diestro, debes sostener el bolígrafo con una de las dos manos, sujetando la punta del elemento con los dedos índice y pulgar, mientras que el medio servirá para soporte. Seguidamente, debes plasmar lo que desees sobre una superficie, haciendo trazos consecutivos que dejarán salir la tinta.

 

Protege la punta y almacena  

Una vez que hayas terminado de utilizar el bolígrafo, es importante que evites que la punta quede expuesta, para que la tinta no se seque o, en el peor de los casos, se derrame. Para ello, coloca el capuchón o cierra a través del sistema de giro. Si se trata de un modelo con estuche, ábrelo y deja reposar el bolígrafo en su interior.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS