Cómo utilizar un correpasillos

Última actualización: 21.02.24

 

Los correpasillos representan productos muy útiles para el desarrollo motor de los niños.

Estos son más que un simple juguete, representan una forma de ofrecer la oportunidad de que puedan moverse de manera independiente, sin que se restrinja la seguridad.

 

Montaje

El primer paso al recibir cualquier producto de este tipo es revisar el contenido de la caja donde viene embalado y comprobar, en conjunto con las instrucciones aportadas por el fabricante, que todo esté completo.

Seguidamente, será necesario realizar el proceso para que quede todo bien ajustado, asegurándose de que las piezas están dispuestas en el lugar correcto.

Para los que funcionan con panel electrónico, habrá que colocarle las pilas que necesita a fin de que el niño pueda tener el primer contacto de la forma más provechosa que sea posible.

Algunos fabricantes las incluyen de fábrica.

 

La primera prueba

Siempre es recomendable que la primera prueba con el correpasillos la ejecute un adulto.

En este sentido, hay que comprobar que las ruedas no se deslicen fácilmente por el tipo de suelo que exista en la casa y que avancen a una velocidad apropiada.

Para regular esto, una forma es apretar más o menos el tornillo de las ruedas, de forma que la sujeten mejor a la estructura y se restrinja la movilidad.

Asimismo, hay que comprobar que todos los botones del panel electrónico (si lo incluye) funcionen de manera correcta.

Por último, es necesario detenerse en cada zona del correpasillos, pasar la mano y mirar con atención para comprobar que no exista ningún elemento que pueda ser peligroso para los bebés.

 

Primer contacto con el bebé

Aunque no lo parezca, los bebés tienen mucha facilidad para descubrir de qué se tratan las cosas que tienen a disposición.

Por ello, con solo colocarles el correpasillos a su lado se le dará el tiempo para contemplarlo y examinarlo superficialmente hasta que hallen la forma correcta de utilizarlo.

Existen algunos niños a los que se les puede inducir de forma directa a su uso, sin embargo hay otros que son propensos a rechazar lo que les causa una impresión muy grande, por lo que es mejor darles el tiempo de contemplar el nuevo producto.

En caso de que no sientan la confianza para usarlo en un primer momento, se les debe dejar tranquilos y no obligarlos a realizar ninguna actividad, así se irán familiarizando poco a poco.

Acompañar el aprendizaje

Muchos correpasillos incluyen actividades que pueden utilizarse para estimular el aprendizaje de ciertas cosas aptas para su edad, como los colores, las formas, sonidos, números y letras.

Sin embargo, ellos no lo aprenderán solos, por lo que hace falta aprovechar este interesante añadido para motivarlos a conocer nuevas cosas que les serán de utilidad en el futuro.

Para ello, es recomendable que los padres destinen un tiempo en su día a día para sentarse a jugar con sus pequeños y que la inversión no solo se quede en el dinero que se ha pagado por el producto, sino que también exista una posterior inversión de tiempo.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS