Cómo utilizar un pañal Dodot

Última actualización: 22.07.24

 

Para las madres experimentadas, cambiar un pañal es algo sencillo de hacer; sin embargo, para algunas primerizas, esta tarea puede resultar más difícil de lo esperado, dada su falta de conocimiento y experiencia.

Pero no te preocupes, una vez que lo pongas de la manera correcta, aprenderás a hacerlo sin problema alguno.

 

Ten a mano lo necesario y evita accidentes

Muchas madres acostumbran a retirar todos los pañales del paquete nuevo y ponerlos en la canastilla o en una bolsa especialmente diseñada para mantenerlos limpios y almacenados.

Indistintamente que los guardes o que los dejes en su paquete original, a la hora de cambiar a tu bebé debes tener a mano no solo el pañal, sino también todo lo que necesites para su limpieza.

Así mismo, deberás estar atenta e indiferentemente que se trate de un bebé recién nacido o de un niño más grande, no deberás perderlo de vista ni por un momento, ya que si queda solo podría moverse, deslizarse y sufrir una caída accidental.

 

Quita el pañal sucio y limpia la zona genital

Es aconsejable antes de quitar el pañal, que revises si es necesario o no su reemplazo; ya que muchas veces puede tratarse de una falsa alarma.

Para estos casos, existen pañales que ofrecen un sistema de cierre adhesivo reutilizable, lo que permite que puedas desprenderlo, revisar y volver a cerrar si no hace falta el cambio.

Si por el contrario, notas que es necesario usar un pañal limpio, retira el pañal sucio desprendiendo a cada lado las cintas autoadhesivas.

Procede a quitar el pañal y a desecharlo cuidadosamente.

Luego, indistintamente de que el niño haya hecho pipí o tenga alguna deposición, es recomendable que lo limpies eficientemente.

En este sentido, las toallitas húmedas son una excelente opción, ya que pueden eliminar todos los residuos de excrementos y limpiar el área genital de pipí de una manera suave y cómoda.

No es aconsejable el uso de jabón, ya que elimina aceites naturales de la piel, aunque podrás lavarlo con agua tibia si el bebé tiene diarrea.

Si este es el caso, procede a secarlo con suavidad y si notas alguna irritación en la zona, utiliza una crema protectora indicada por el especialista antes de poner el pañal nuevo.

 

 

Coloca el pañal limpio

Algunos productos Dodot son indicados para usar por la noche, dado su extra de absorción, mientras que otros son recomendados para utilizarse durante el día, cuando el bebé es cambiado con mayor frecuencia.

En todo caso, procede a tomar las dos piernas de tu hijo, las levantas y con el pañal abierto, lo pones debajo de su culito.

Extiende bien la parte trasera debajo de sus nalgas y la delantera colócala sobre su abdomen, procede a ajustar las dos cintas adhesivas a cada lado, de tal modo que quede un poco apretado.

Revisa sus muslos y desliza tus dedos de adentro hacia afuera, con el fin de sacar los bordes laterales; de esta manera evitas que se produzcan fugas.

Así mismo, verifica que el pañal quede por debajo del ombligo, especialmente en los casos de bebés recién nacidos cuyo ombligo aún no ha cicatrizado del todo.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS