Preguntas más frecuentes sobre Chupetes

Última actualización: 29.05.24

 

Q1: ¿Para qué sirve un chupete con termómetro?

Los chupetes con termómetro representan una alternativa muy original y segura para conocer la temperatura que pueden tener los bebés.

Muchos de ellos son reacios a usar los termómetros normales y este tipo de productos ofrece un ambiente más agradable con el que se sienten mucho más cómodos.

Evidentemente, son chupetes con una funcionalidad específica, por lo que no es correcto utilizarlos de manera cotidiana.

 

Q2: ¿Hay alguna relación entre el chupete y el reflujo?

Algunos profesionales de la salud coinciden en que el chupete no guarda ninguna relación con el padecimiento de reflujo.

Sin embargo, otros advierten que su uso favorece mucho a combatir este malestar pues estimula la producción de saliva, la cual es provechosa para ayudar a controlar los ácidos propios del sistema digestivo y, también, para evitar el movimiento excesivo de los líquidos.

 

Q3: ¿Cómo es el proceso para quitar el chupete?

Quitarles a los bebés un objeto con el que se sientan identificados es bastante complejo cuando empiezan a tener más relación con los elementos que los rodean.

Es por ello que lo más aconsejable es buscar que el proceso para quitar el chupete se ejecute antes de cumplir el año, reservándolo solo para usos específicos como la hora de dormir.

Y, que a partir del año y medio o dos años, este sea retirado completamente sin que esto signifique hacerlo de forma obligatoria, sino más bien con un método paulatino, buscando además que no sustituyan el chupete por el dedo.

 

Q4: ¿Es bueno usar chupete, sí o no?

Si el chupete es elegido con suficiente cuidado y prestando atención a cada una de las características de seguridad y calidad, la realidad es que no está contraindicado, pues puede ser de provecho para que los bebés estén más tranquilos.

Lo que sí hay que tomar en consideración es que este no debería proveerse al bebé muy pronto, sino después que tenga al menos un mes de vida.

Esto se hace como un método de prevención para asegurar que cumpla el proceso de adecuación al seno materno y así recibir sus alimentos de forma apropiada.

El asunto está en que si se adelanta su uso puede ser que empiece a preferir esa experiencia y, por ende, le agrade más consumir sus alimentos en biberones.

 

Q5: ¿Cuál es mejor chupete, el de látex o el de silicona?

La elección en este punto irá muy de la mano con las preferencias del bebé.

El látex es un material muy natural que ha sido utilizado con este fin durante mucho tiempo.

Tiene la propiedad de ser bastante resistente, por lo que se aconseja su uso más bien cuando los bebés empiezan el proceso de dentición.

También hay que aclarar que suelen desgastarse con más facilidad que los de silicona.

Por su parte, los de silicona están dando muy buenos resultados en la actualidad porque es un material muy suave y, trabajado correctamente, ofrece una buena cantidad de beneficios con su uso.

Es más aprovechado en bebés pequeños y su durabilidad es bastante extensa.

 

Q6: ¿Cómo se hace un chupete?

La tecnología aplicada en la fabricación de chupetes es muy avanzada.

Las distintas marcas se esfuerzan en crear diseños que vayan acorde con las necesidades del bebé en todos los aspectos: usabilidad, resistencia, seguridad y calidad.

Al momento de fabricarlos, ponen sobre la mesa todas las metodologías más avanzadas que conocen en torno al tratamiento de la materia prima y su posterior modificación para crear piezas únicas.

Q7: ¿Qué chupete es mejor: anatómico o redondo?

Los chupetes anatómicos tienen la propiedad de que su punta es aplastada.

Esto lo hacen con el fin de simular lo más que sea posible el seno materno.

Con este método resulta muy sencillo cuidar el paladar del bebé y no afectar en ninguna forma su estructura.

Los redondos, como su nombre lo indica, no tienen la forma del seno materno pero a muchos bebés les agrada este diseño.

Como ventaja se obtiene que su presión en la boca es mínima, por lo que no tienden a causar mucho daño.

En todo caso, lo que sea mejor dependerá en buena medida de distintos tipos de asuntos: las preferencias del bebé, las recomendaciones del pediatra y el gusto de los padres.

 

Q8¿Cómo esterilizar un chupete?

Las formas de esterilizar un chupete son muy variadas y dependen, en buena medida, de las condiciones de uso que dé el fabricante.

En general, son capaces de soportar el calor generado desde un esterilizador casero de uso normal, para biberones.

También puede hacerse este trabajo utilizando una olla de agua hirviendo y sumergiéndolo por un tiempo aproximado de 5 minutos.

 

Q9: ¿El chupete quita el hambre?

La función del chupete es ayudar al bebé a controlarse cuando se siente molesto o inquieto por algo, ya que nacen con una necesidad succionar, por lo que el efecto del chupete es bastante eficiente.

Lo bueno del caso es que su uso no interfiere en ninguna medida en la alimentación, pues no por chupar este producto ya se restringirá la necesidad de alimento.

Por ello, es posible asegurar que el chupete no quita el hambre.

 

Q10: ¿Hay incompatibilidades entre el chupete y la lactancia?

No existen incompatibilidades comprobadas con el uso del chupete mientras se está dando el pecho.

El asunto más bien radica en saber escoger el momento oportuno para que los bebés lo empiecen a utilizar, de forma que se pueda afianzar en primera instancia el uso del seno materno como fuente de alimentación y, después, el chupete como mecanismo tranquilizante.

 

Q11: ¿Qué chupete es mejor: Avent o Nuk?

Cada una de estas marcas tiene comentarios muy positivos de parte de los clientes porque ofrecen productos de muy buena calidad.

Para decidirse por una en particular, lo mejor será consultar las características dadas por el fabricante para determinada versión y, después, disponerse a validar estos datos con la experiencia de otros consumidores, pues lo que para uno puede ser muy bueno, quizás para otro no lo sea tanto.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS