Cómo utilizar un carrito para bebés

Última actualización: 24.06.24

 

No tenemos duda de lo útiles que son los carritos de bebé, especialmente con sus novedosos diseños de plegados y los accesorios que complementan la versatilidad de estos para salir a pasear con tu bebé y hasta más de un niño, es así que existe un modelo para cubrir las necesidades de cada familia.

Por esta razón, te invitamos a leer nuestros consejos sobre cómo utilizar uno de estos funcionales vehículos para bebés.

 

Montaje

Si ya tienes tu carrito en casa y lo has comprado online, es probable que llegue desmontado, así que lo primero que debes hacer es revisar el manual de instrucciones que el fabricante ha incluido para identificar cada parte del carrito y proceder a su correcto montaje.

En caso de que tengas alguna duda sobre la instalación de una pieza en particular, siempre podrás buscar los videotutoriales disponibles en la web para usarlos como una referencia más precisa. Por lo general, para el montaje de tu carrito no necesitarás herramientas especializadas ni deberás ser un manitas. Sin embargo, te sugerimos revisar bien la instalación de las ruedas, haciendo los ajustes necesarios para evitar incidentes durante el paseo.

 

Para el descanso

Una de las formas de utilizar el capazo o la silla de paseo del carrito es para que el bebé pueda descansar cómodamente cuando salís de casa. Si se trata del capazo, su uso es adecuado los primeros seis meses de vida, así que tu bebé estará al menos los primeros tres meses siempre acostado en el capazo por lo que deberás mantenerlo en posición horizontal.

Si has llegado a casa de amigos o familiares, o te estás hospedando en un hotel podrás retirar el capazo del chasis y colocarlo sobre la cama para tener al bebé cerca de ti durante la noche y atenderle.

 

 

Ejercicios, paseos y mucho más

Dependiendo del tipo de carrito elegido y su sistema de suspensión puede que este vehículo sea tu aliado para salir a correr, mantenerte en forma mientras tu hijo respira algo de aire fresco y toma el sol.

En este caso te recomendamos siempre revisar el ajuste de las ruedas, regular el manillar, si es posible, a una altura que te sea cómoda para correr o caminar sin comprometer una postura correcta, así como sujetar bien a tu hijo, revisar que el cinturón esté bien colocado y que le permita cierta movilidad sin afectar su seguridad.

Además, si prefieres ir al campo y salir con tu bebé en el carrito no debes olvidar el repelente de insectos y protector solar aptos para los pequeños.

 

Mantenimiento

No podemos obviar la limpieza del carrito del bebé, especialmente si lo usas a veces como trona para alimentarlo, pues las manchas y suciedad estarán a la orden del día. Para ello te recomendamos, si el espacio te lo permite, siempre llevar una botella pequeña con solución de agua, vinagre y bicarbonato para limpiar rápidamente cualquier mancha sobre el tejido del capazo o la silla.

Pero, si esto no es posible, una vez al mes podrás hacerle un mantenimiento más profundo, desmontando cada una de las partes y lavando los textiles en lavadora, siguiendo las instrucciones del fabricante.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS