Cómo utilizar un humidificador para bebé

Última actualización: 19.04.24

 

Un humidificador no es precisamente una de las cosas elementales que anotamos cuando hacemos nuestra lista de compras para la llegada del bebé; sin embargo, cuando se trata de mejorar la calidad del aire de su dormitorio, es fundamental contar con este aparato y saber usarlo adecuadamente podría maximizar sus beneficios.

 

Analiza su funcionamiento

Los humidificadores se encargan de humedecer el aire seco y de generar una mejor calidad de aire para respirar mejor, por lo que independientemente del aparato que hayas comprado, es importante que respetes la capacidad del depósito del agua y si el fabricante no aconseja el uso de esencias o de aceites esenciales, no deberás usarlos. Además, algunos aparatos funcionan mejor con agua destilada, filtrada o purificada; mientras que otros solo necesitan agua del grifo para su trabajo. Por esto, dependiendo del modelo elegido y de la marca, deberás seguir las recomendaciones dadas en el manual de usuario.

 

Busca el lugar más indicado para colocarlo

Si es el caso de que lo necesitas para nivelar la humedad de un salón, de un cuarto de estudio, de una oficina o del dormitorio de tu bebé; siempre deberás ubicarlo convenientemente para que humidifique la mayor cantidad de área posible. Para ello, es conveniente montarlo sobre un mueble (nunca en el suelo) y mantenerlo alejado de las paredes. Recuerda que el humidificador genera humedad y podría deteriorar la pintura de las paredes o el papel tapiz.

Así mismo, es fundamental que lo montes sobre una superficie estable, donde el aparato no corra el riesgo de caída. Además, en el caso de ponerlo en la habitación del bebé, procura que el chorro de niebla no vaya directo sobre el niño, ni muy cerca de su cuna.

 

 

Considera algunas medidas de seguridad

Bien sea que se trate de humidificadores que generen vapor de agua caliente o vapor frío, es indispensable mantener algunas medidas de seguridad. En este sentido, nunca deberás dejar el aparato conectado si no está en uso y tampoco dejes el agua del depósito de un día para otro; lo más aconsejable es renovarla todos los días, ya que podría fomentar la aparición de moho.

En los casos de los humidificadores de vapor caliente, es importante mantenerlos lejos del alcance de los más pequeños, a fin de evitar una quemadura accidental con el agua hirviendo. Por otro lado, nunca dejes el cable visible y un lugar donde transitan varias personas, ya que cualquiera podría tropezar y provocar la caída del aparato.

 

Realiza una limpieza adecuada

Para prolongar su vida útil y mantener la higiene en los humidificadores, es fundamental realizar una limpieza adecuada. Por esto, los expertos recomiendan no utilizar detergentes, ya que los residuos podrían integrarse al ambiente una vez que enciendas el dispositivo; en su lugar, podrás utilizar una solución de agua y vinagre. También deberás evitar mantener todo el día el aparato encendido, ya que podría humedecer demasiado; lo mejor es utilizarlo sólo cuando exista sequedad ambiental o cuando haya problemas respiratorios.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS