Cómo utilizar un termo para biberón

Última actualización: 28.05.24

 

Uno de los mayores deseos de cada padre es lograr que su bebé coma bien.

Algunos pequeños son algo quisquillosos a la hora de comer o simplemente tienen un paladar muy sensitivo que solo se complace con ciertas cosas.

Por esa razón, los padres mueven cielo y tierra para buscar alimentar efectivamente a su pequeño.

La temperatura puede influir mucho en que el bebé coma o no su comida, pues al igual que nos gusta comer nuestra comida antes de que se enfríe, a los niños también les gusta que su biberón se encuentre a una buena temperatura.

Para ser la solución a esos casos, existen termos para biberones: fáciles de llevar y totalmente térmicos.

 

Prepara el biberón

Si consigues un termo que a la vez es un biberón, entonces tendrás que hacer la mezcla de los ingredientes o vertir la mezcla directamente dentro de él.

Calienta el agua hasta que llegue a una buena temperatura, añade la cantidad de leche adecuada para la edad de tu hijo y después vierte el contenido en el termo.

Recuerda que el termo mantendrá la temperatura, por lo que es importante no calentar el agua hasta llegar a temperaturas muy altas.

 Igualmente, si tu termo para bebés no es biberón al mismo tiempo, tendrás que preparar uno para poder llevarlo dentro del termo.

 

Abre el termo

Abre el termo para poder almacenar el biberón ya caliente.

Con cuidado introduce el biberón y asegúrate de que esté ajustado para evitar que se tambalee cuando lo metas en el bolso de bebé o al llevarlo contigo.

 

Añade agua caliente al termo de ser necesario

Algunos termos para biberones funcionan cuando se les añade agua caliente en el interior, por lo tanto, si las instrucciones del manual de usuario del termo que compraste indican este paso, hazlo.

El termo se encargará de retener el calor del agua caliente y conservar la temperatura dentro, manteniendo así el biberón tibio por algunas horas.

Es necesario que recuerdes que si tu termo no dice que debes hacer esto, no lo hagas.

Los termos para biberones no necesitan “ayuda extra” para mantener la temperatura, por lo tanto, si deseas que tu compra dure un largo tiempo sin dañarse, abstente de colocar tu termo en el microondas, cocina, horno o en cualquier otro lugar que no esté indicado en las instrucciones.

 

Cierra el termo

Este es un paso importante para evitar accidentes y lograr la efectividad máxima del producto.

Cierra el termo para biberón con la fuerza suficiente para que después puedas abrirlo, pero que no se pueda abrir por accidente.

Si el termo para biberón no se encuentra bien cerrado, la temperatura externa podría afectar su rendimiento y el biberón podría enfriarse o perder el calor con mayor rapidez.

Además, si no se cierra bien, hay posibilidad de que el biberón se salga del termo, lo que podría causar un desastre.

 

 

Retira el biberón o bota los restantes del mismo

Al terminar de usar el termo, retira el biberón y si tu termo contiene agua caliente bótala en el fregadero. Por otro lado, si tu termo es también un biberón, asegúrate de sacar todo el líquido restante de biberón.

 

Límpialo muy bien

El último paso es mantenerlo en buen estado, por lo tanto, lávalo bien cuando lo necesites para asegurarte que la comida de tu bebé esté en contacto con un termo higiénico y en buenas condiciones.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS