Cómo utilizar una cuna de bebé

Última actualización: 19.04.24

 

Un elemento crucial al momento de llevar a tu bebé a casa es la cuna en la que descansará y pasar la mayor parte de su tiempo.

Para poder hacer un uso adecuado de la cuna debes tener en cuenta algunos aspectos de los que hablaremos a continuación.

 

El día de la entrega

Si realizaste la compra por Internet o en tienda física es posible que la entrega la realicen a domicilio, por lo que debes estar atento el día correspondiente. Una vez entregado el producto debes hacer una evaluación detallada de su estado, es decir, observa el aspecto de la caja, si recibió algún golpe o se encuentra rota por algún lugar. Estos detalles, si existen, debes documentarlos para posibles reclamos al proveedor.

 

Revisión del producto

Después de la revisión externa debes hacer una interna. Abre la caja y saca todo el contenido con cuidado. De manera general, las cunas incluyen un manual de instrucciones para su armado, por lo que te recomendamos revisarlo y supervisar que se encuentren todas las piezas que necesitas. Además, es un buen momento para que busques las herramientas que te hagan falta para comenzar el proceso de armado, en cuanto te asegures de que tienes todas las partes necesarias.

 

Busca ayuda

No es recomendable que intentes realizar el trabajo tu solo si no sabes hacerlo o el material es demasiado pesado para una sola persona. Es por ello que te aconsejamos buscar ayuda si la necesitas antes de aventurarte a comenzar el montaje de la cuna. De esta manera, podrás agilizar mucho el trabajo.

 

Define el lugar en el que se colocará

Si bien existen muchos modelos que cuentan con ruedas para trasladarlas o que son muy ligeras y pueden llevarse de un sitio a otro, definir el lugar exacto donde colocarás la cuna es importante, sobre todo si quieres dejarla en su lugar de inmediato.

 

Procede a montar la cuna

Presta la debida atención al proceso de armado de la cuna, sobre todo si cuenta con elementos pequeños y piezas difíciles de colocar. Procura seguir las instrucciones y no forzar ninguna parte, ya que podrías romperla.

Asimismo, ten paciencia, no te dejes llevar por el desespero y trabaja con calma, verás cómo pronto terminarás.

 

 

Asegúrate de limpiarla bien

Cuando ya se encuentre totalmente montada es recomendable que te tomes el tiempo de limpiarla concienzudamente. Utiliza un cepillo pequeño para las áreas más difíciles y un paño húmedo para el resto. Ten especial cuidado con las cunas de madera, revisa que no tenga astillas sueltas o pintura desconchada, ya que esto puede ser nocivo para tu hijo. Limpia toda la zona con cuidado y esmero.

 

Instala los elementos necesarios para su uso

Cuando ya la hayas limpiado y colocado en el lugar que le corresponde, será el momento adecuado para adicionarle otros elementos como el colchón, la ropa de cuna, los protectores, un móvil u otros elementos de los que dispongas para decorar y hacer mucho más cómodo el sitio de descanso de tu bebé.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS