Cómo utilizar una cuna de viaje

Última actualización: 21.02.24

 

Al tener un bebé, una cuna se convierte en una herramienta imprescindible para su descanso y el tuyo.

Es por ello, que contar con una cuna de viaje es importante para que puedan salir de casa sin renunciar a que el pequeño cuente con su espacio y tú puedas tener algo de libertad.

En este sentido, si posees una cuna de viaje y no sabes cómo utilizarla, aquí te dejamos algunos consejos para que comiences con buen pie.

 

Revisión general del producto

Cuando se compran producto por Internet es necesario realizar una inspección detallada de su estado al momento de la entrega.

Esto se debe a que puede sufrir daños serios producto de descuidos durante su movilización.

Por otro lado, hacerle una revisión general es importante aunque la compra la hayas realizado en una tienda física, ya que esto te ayudará a mirar que todo se encuentre bien con el paquete.

 

Lee las instrucciones

Muchas personas piensan que este paso puede saltarse para su comodidad. Sin embargo, en algunos casos, esta idea puede originar que el producto reciba daños que no sean cubiertos por su garantía.

Por lo tanto, te recomendamos tomarte el tiempo de leer correcta y detenidamente el folleto de instrucciones que contiene el producto.

De igual modo, si este se encuentra en un idioma distinto al tuyo o simplemente no se encuentra con el producto, puedes decantarte por buscarlo por Internet, donde seguro podrás hallarlo y leerlo sin problemas.

 

Montaje

Antes de centrarte en la tarea de montar la cuna de viaje, te aconsejamos ordenar todos los elementos necesarios.

Saca las piezas del producto y ordénalos sobre una superficie amplia donde puedas trabajar libremente.

También es fundamental que tengas a mano cualquier herramienta que puedas llegar a necesitar (lo cual debes definirlo en el punto anterior), para que no debas perder tiempo buscando.

Sigue las instrucciones para llevar a cabo el montaje con éxito.

Ten en cuenta que es necesario que la instales después de recibirlo, así podrás descubrir cualquier desperfecto o si es lo que esperabas o no.

 

 

Supervisa la seguridad

Para que puedas dejar a tu bebé dentro de la cuna de viaje, antes debes determinar si es lo suficientemente segura para ello.

Por ese motivo, es importante que supervises que las puntas no tengan filo, que todo el conjunto se encuentre en su lugar y no quede nada que pueda dañar directa o indirectamente al niño.

 

Correcto aseo antes del uso

Otro aspecto que debes supervisar es la limpieza del producto. Considera que los productos nuevos pueden tener un olor fuerte o algunos residuos que deben ser eliminados.

Es por esto, que te recomendamos limpiar a conciencia la cuna antes de utilizarla o guardar para un posterior uso.

De esta forma, podrás contar con una herramienta siempre lista para su uso sin problemas.

Si el problema es el olor, puede dejarla instalada en un lugar donde dé el aire, para que pueda diseminarse naturalmente y puedas utilizarla tal como lo previsto a raíz de su adquisición.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS