Cómo utilizar unas zapatillas con ruedas

Última actualización: 14.04.24

 

Cabe destacar que las zapatillas con ruedas no son consideradas como un par de zapatos más, al contrario, deben ser tomadas en cuenta como un juguete adicional con el cual podrás divertirte por el tiempo que desees. De esta manera, siempre será necesario que le brindes el uso adecuado al modelo que decidas utilizar para poder deslizarte cómodamente. Siendo así, a continuación, te brindaremos un poco de información acerca del uso adecuado de este producto para que puedas gozar de una gran experiencia a la hora de emplearlo.

 

 

Prepara las zapatillas

Antes de comenzar a patinar, lo primero que deberás hacer será preparar tus nuevas zapatillas, tomando en cuenta que algunos modelos disponen de una tapa especial que va situada justo en el orificio en donde va la rueda, con el fin de poder darle un uso diario a las mismas si así lo deseas. Si este es el caso, procede a retirar la tapa para posicionar la rueda apropiadamente, una vez que estés intentando introducirla al escuchar un sonido de clic, ya podrás estar seguro de que ha encajado correctamente. Ahora, repite el mismo procedimiento con la otra zapatilla.

 

Elige un lugar donde comenzar a patinar 

Si eres un principiante con el uso de estas zapatillas, deberás considerar un espacio que además de amplio sea liso y sin inclinaciones, con el fin de evitar cualquier tipo de inconveniente que pueda poner en riesgo tu integridad física. De esta manera, las aceras o los corredores podrían ser una buena opción. Eso sí, evita frecuentar lugares muy concurridos o donde el tráfico sea constante.

 

Adopta la posición inicial

Ahora es tiempo de adoptar la posición inicial, para ello tendrás que levantar del suelo la parte delantera de uno de tus pies logrando quedar apoyado sobre tu talón, mientras que el otro pie se apoyará sobre el área delantera justo donde están tus dedos. De esta manera, ya estarías preparado para dar tus primeros pasos por tanto deberás tomar impulso. Para ello  coloca un pie delante del otro, esto con la intención de que tu pie trasero sirva para empujarte sin inconvenientes mientras el pie delantero está completamente apoyado sobre la rueda.

Para lograr un deslizamiento completo, solo tendrás que levantar tanto el pie trasero como el delantero de modo que solo quedes apoyado sobre las ruedas para que puedas andar con facilidad. Seguramente al principio pudiera resultarte un poco complicado, sin embargo con la práctica podrás ir perfeccionando tus técnicas al andar, lo importante siempre será lograr patinar sobre los dos pies.

 

 

Aprende a frenar

Para frenar adecuadamente, una vez que te encuentres en movimiento, podrías emplear dos técnicas que resultan sumamente sencillas. Una de ellas consiste en levantar ambas puntas de los pies hasta que logres tocar con tus talones el suelo, de esta manera las zapatillas se detendrían rápidamente. Ahora, si deseas hacerlo de un modo diferente podría ser bajando las puntas completamente hasta lograr apoyarlas en el suelo y listo.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS