Preguntas más frecuentes sobre Muselinas

Última actualización: 19.04.24

 

Q1: ¿Cada cuánto tiempo debe cambiarse la muselina para bebé?

Esto depende de para qué la estés utilizando. Si estás usando la muselina para limpiar a tu bebé, entonces es necesario que a diario cambies la tela para evitar que los gérmenes se acumulen.

Sin embargo, si se utiliza para cubrir el coche de sol o para envolver al bebé, es posible que la muselina dure por algunos días antes de necesitar un cambio. Si quieres más precaución, entonces compra los packs de 7 muselinas para que puedas utilizar una por día y las laves todas el fin de semana. De esa manera, tu niño podrá tener una tela limpia a diario.

 

Q2: ¿Cómo envolver un bebé en la muselina?

Para poder hacerlo debes extender la muselina sobre una superficie plana y cómoda para el bebé. El extremo superior derecho debes doblarlo, unos 15 centímetros, aproximadamente.

Después de hacer eso, con cuidado coloca al bebé acostado de espaldas. La cabeza debe sobresalir de la manta y el hombro debe estar al nivel del doblez. Empieza por el lado izquierdo, estirando su bracito con suavidad y tomando ese extremo de la muselina para doblarla sobre él hasta meterla sobre su lateral derecho, asegurándola así a su espalda.

Prosigue con el lado derecho, repite el proceso con el brazo, hasta que el extremo quede seguro al costado. Para finalizar, con el extremo inferior haz un doblez por la parte trasera del cuerpo del niño, pero asegúrate de no apretar demasiado para no forzar las piernas ni la cadera a una sola posición.

El niño debe tener libertad de movimiento en la parte inferior de su cuerpo, de lo contrario, esto puede desarrollar problemas motores en los niños que, por naturaleza, necesitan del movimiento. En otros casos, es posible deformar la posición de los pies o piernas, debido a mantenerlos constantemente en una pose inusual.

 

Q3: ¿Cómo lavar una muselina de bebé?

Se realiza de la misma manera que lavas la ropa para tu bebé. Utiliza detergentes de fórmulas suaves, especializadas para bebés o de pH neutro. Esto evitará las alergias y distintas afecciones dermatológicas debido a los químicos.

Si está en tus posibilidades, intenta comprar productos que no tengan mucho olor. El olfato de los niños es muy sensible y un aroma muy fuerte puede incomodarles, hacerles estornudar o causarles molestia debido a sentirse abrumados.

Después de lavarla, solo usa la muselina en el bebé cuando esta esté seca. De lo contrario, puede causar resfriados.

 

Q4: ¿Cómo poner muselina para dar pecho?

Esto depende totalmente de la comodidad de la madre más que la del bebé, pues el material tan ligero hace que sea casi imposible que el bebé se sienta mal, a menos que haga mucho calor.

Colocar una parte hacia la sección trasera del hombro y dejar caer la muselina sobre el pecho cubre perfectamente el rostro del bebé y también el seno. Amarrar la tela a la tira del sujetador de lactancia también puede hacer el proceso más sencillo.

 

Q5: ¿De qué tela se hace la muselina para bebé?

La muselina es un tipo de algodón y la única diferencia entre esta tela y el algodón convencional utilizado para la ropa común es que la muselina es extremadamente fina. Sin embargo, es resistente. Destaca por ser bastante ligera y, además de eso, cómoda y fresca.

Q6: ¿Qué tamaño de muselina para bebé elegir?

La mejor recomendación es siempre comprar las tallas más grandes que existen aunque, la mayoría de tiempo, las marcas ofrecen packs de dimensiones únicas con muselinas de los mismos tamaños.

La razón por la cual es mejor elegir tallas grandes es porque, en caso de que el bebé sea muy pequeño, es posible simplemente ajustarlas un poco más. Sin embargo, si se compran muselinas pequeñas para un bebé grande, este no podrá arroparse con ellas de la forma correcta.

 

Q7: ¿Es seguro usar una muselina para bebé?

Sí, es totalmente seguro mientras se mantenga una higiene adecuada y no se le permita al niño ponérsela alrededor del cuello o en otras áreas peligrosas.

 

Q8: ¿Para qué sirve una muselina para bebé?

Primeramente su función era de la envolver a un bebé hasta que tuviera un ajuste que lo hiciese sentir cómodo, recordándole al recién nacido el espacio reducido en el cual vivió dentro de su mamá.

Sin embargo, la muselina tiene diversos usos, como el de cubrir el rostro del bebé del sol o al darle pecho. Sirve también como apoyo al dormir, limpiar al niño y cubrir las superficies en las que el pequeño entrará en contacto.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS