Cómo utilizar una bañera para bebé

Última actualización: 21.02.24

 

Las bañeras para bebé son productos que puedes llegar a utilizar por varios años dependiendo de tu hijo y de si llegas a tener otros pequeños.

Es por ello, que es necesario saber usar de manera correcta el producto desde su llegada a tu casa, para que pueda tener la vida útil esperada sin contratiempos o daños severos.

 

Revisión del paquete

Una vez te encuentres con el producto en las manos es recomendable que abras con cuidado el paquete que lo contenga.

Ten presente que si se trata de un envío por correspondencia puede que cuente con algunos daños de traslado.

Debido a ello, deberás revisar adecuadamente cada parte del mismo, documentando con fotografías si cuenta con algún perjuicio grave.

De este modo, tendrás a mano las pruebas necesarias para contactar con tu proveedor si el producto posee inconvenientes a causa de malos tratos en el traslado.

 

Apertura del producto

Cuando ya hayas revisado el empaque, podrás proceder a abrir el paquete.

Te recomendamos que comiences sacando todo de la caja y colocándolo en un lugar estable y seguro para su posterior revisión.

Toma en cuenta, que algunas bañeras para bebés pueden incorporar piezas pequeñas, por lo que es mejor que las mantengas cerca en todo momento.

Comienza viendo que todo se encuentre bien de manera general.

Posteriormente, es aconsejable que te dispongas a leer la instrucciones de uso, montaje y mantenimiento, de esta forma podrás conocer mejor tu producto.

 

Montaje

De ser necesario realizar un montaje asegúrate de contar con todos los elementos y herramientas precisas para hacerlo.

Además, busca ayuda si te hace falta para llevar a cabo la tarea.

En Internet hay muchos videotutoriales que te serán de gran utilidad, además toma en cuenta que por ser una bañera para bebé es obligatorio que sea estable y segura, para que tu pequeño no corra ningún riesgo.

 

Limpieza inicial

Ya que es un producto nuevo, la bañera debe ser desinfectada antes de poder bañar al bebé en ella.

Para eso utiliza, en un principio, agua caliente por toda la superficie, interior y exterior, del producto.

Después, podrás utilizar un limpiador suave y agua para asegurarte de que la bañera quede totalmente aseada para el uso de tu hijo.

Recuerda secarla bien para evitar la proliferación de bacterias y hongos.

 

 

 

Seguridad

Antes de disponer a darle un baño a tu pequeño, asegúrate de que la bañera sea segura, no solo de manera higiénica, sino también por elementos que corten o que puedan ocasionar cualquier daño a tu bebé.

De igual forma, si la bañera tiene patas, cerciórate que estas se encuentren estables y seguras, revisa que no puedan moverse del lugar y causar un accidente.

 

Temperatura

Las bañeras para bebés son fabricadas para soportar temperaturas altas en promedio, por lo que podrás disponer de agua caliente dentro del envase sin problemas.

Sin embargo, recuerda revisar las condiciones del agua antes de introducir al niño para evitar lesiones en la piel.

Además, esto hará que el infante disfrute mucho más del baño.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS