Cómo utilizar una barrera para cama

Última actualización: 28.02.24

 

Las barreras para cama son un elemento indispensable durante el período de transición en el que el niño deja la cuna y comienza a adaptarse a la cama.

Debes tener en consideración que no todos los diseños son compatibles con el mismo tipo de cama, por lo que deberás mantenerte atento a las dimensiones y al método de montaje.

Así no tendrás ningún tipo de complicaciones una vez adquirido el producto.

Además, ante la inminente compra, es conveniente que aprendas cómo utilizar una barrera cama de forma correcta. A continuación, los detalles.

 

Desempaqueta la barrera

Abre el paquete de compra, retira el papel de embalaje de la barrera y revísala cuidadosamente.

Asegúrate de que la estructura no tenga abolladuras, rasguños o cualquier tipo de señal de deterioro.

Asimismo, corrobora que el fabricante haya incorporado el manual de instrucciones y los respectivos tornillos de ajuste para las barras de sujeción laterales. Claro está, en caso de que se trate de una barrera fija.

 

Revisa el manual de instrucciones

Dar lectura al manual de instrucciones es un paso que no debes omitir al adquirir una barrera para cama, ya que de esta manera podrás familiarizarte con el montaje y los métodos de limpieza necesarios para mantener en buen estado el producto.

Igualmente, podrás conocer la correcta manera de plegar o abatir la estructura cuando no la estés utilizando.

En caso de que el manual haya sido impreso en un idioma que no domines, podrías revisar la web oficial del fabricante o buscar algún tutorial con el que puedas aclarar tus dudas.

 

Coloca las barras de sujeción

Según sea el modelo que adquiriste, tendrás que realizar el montaje de las barras de sujeción laterales o inferiores.

Por ejemplo, si tu equipo es tipo barandilla de madera, necesitarás ajustar dichas piezas con ayuda de un destornillador y algunos tornillos, asegurándote de que ninguno de ellos quede aislado.

En caso de que la barrera sea plegable o abatible, tendrás que unir las partes que conforman la estructura a presión o empleando algunos tornillos en las áreas de refuerzo, al igual que en el primer caso.

 

Enfunda la estructura

Si tu modelo ha sido provisto con una funda textil, tendrás que colocarla sobre la estructura cuidadosamente.

Es necesario que la extiendas completamente y, de incorporar bordes acolchados, necesitarás asegurarte de que calcen correctamente.

 

 

Monta la barrera

Si se trata de una barrera fija, deberás asegurarla a la cama con ayuda de algunos tornillos e incluso existen diseños que incorporan rieles metálicos.

Los modelos abatibles y plegables ofrecen una instalación mucho más sencilla.

En este sentido, necesitarás colocar las barras de sujeción inferior de la estructura bajo el somier y verificar que la altura del colchón sea la indicada.

Asimismo, otros equipos incorporan un mecanismo de ajuste por medio de clip dispuesto en los laterales.

 

Limpia de forma frecuente

La limpieza es fundamental, especialmente porque el niño está en contacto directo con esta área.

Así que puedes desenfundar la estructura y llevar el textil a la máquina de lavado o enjuagar a mano.

Recuerda usar detergente neutro y secar al aire libre.

Si el modelo es de madera, lo recomendable es aplicar un producto especial en la superficie y, si es plástico, simplemente pasa un paño húmedo.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS