Cómo utilizar una hamaca para bebé

Última actualización: 28.05.24

 

Las hamacas para bebés forman parte de los productos que se pueden adquirir para tenerlos cómodos mientras están en casa.

La mayoría de los padres ven su utilidad en la facilidad que tienen para trasladarse de un lado a otro, por lo que les resulta bastante práctico.

 

El montaje

La mayoría de las veces las hamacas para bebés vienen dispuestas dentro de una caja donde se incluyen todas sus piezas y, aunque su montaje no resulta muy complejo, sí hará falta hacerle seguimiento a las instrucciones para asegurar que todo se realice tal como indica el fabricante.

La estructura tiende a ser metálica y con engranes que pueden ser también metálicos o plásticos.

Sobre ella, se coloca el cuerpo textil acolchado que será la base para disponer al bebé.

Ya que este cuerpo recubre todas las zonas con que el bebé puede tener contacto, eliminará el riesgo de darse un golpe o tocar partes indebidas.

Si la hamaca incluye un arco con juguetes, debe colocarse en la zona que se tenga dispuesta, así como incluir las pilas que hagan falta en los casos que tenga funciones electrónicas.

 

La revisión de las características

Una vez que la hamaca esté montada, y antes de utilizar con el bebé, será mejor probar que funciona correctamente.

Hay que evidenciar que las patas queden estables y que todos los cierres del acolchado estén bien sujetos.

También es importante fijarse en la forma de reclinar el respaldo para ofrecerle al bebé el que sea más propicio para su edad.

Si tiene funciones electrónicas, como vibración o sonidos, hay que verificar que hagan el trabajo tal y como deberían.

 

 

Al colocar al bebé

La primera vez que se coloca al bebé en la hamaca hay que realizarlo de forma muy cuidadosa.

Hace falta que si incluye un arco de juegos, este sea retirado para tener mayores facilidades y evitar que el bebé pueda golpearse.

Si es para un bebé recién nacido, antes de comprar hay que verificar que la hamaca esté adecuada para niños desde los 0 meses.

Y, para colocarlo, hay que ajustar el respaldo al nivel que esté lo más reclinado posible, para evitar hacerle presiones innecesarias sobre la columna.

Después, hay que sujetarlo con el arnés que trae incluido. En este punto es importante tomar en consideración que en esta época tienen muy poca movilización, por lo que no hace falta que se apriete demasiado porque le podría hacer daño.

Ya cuando están un poco más grandes y empiezan a sentarse solos, sí será más necesario sujetarlos con más firmeza.

Por último, se le debe colocar el arco de juegos con que se mantendrán entretenidos, aunque en un primer momento sea solo de forma visual.

 

Usos de la hamaca para bebés

Existen muchas dudas con respecto al uso diario que se le debe dar a una hamaca para bebé.

Si bien es cierto que el mejor lugar para que los pequeños descansen es su cuna, no pasará nada si eventualmente lo hacen dentro de la hamaca.

También se puede aprovechar para tenerlos cómodos y seguros mientras se les lee algún cuento o se le da su merienda.

En todo caso, hay que tener conciencia que todo en exceso es nocivo, por lo que hay que darles oportunidad de hacer otras actividades en su día a día.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS