DIY: Haz la hamaca más especial para tu bebé

 

Las hamacas para bebé son uno de los productos más vendidos en el mercado. Esto se debe a su gran utilidad y a lo cómodo que pueden resultar. En general, los bebés suelen disfrutar mucho con el balanceo de la hamaca, ya que los traslada al tiempo en el que se encontraban en el útero materno.

De igual forma, que el bebé pase tiempo en la hamaca permite que la madre pueda realizar otras tareas del hogar o del trabajo, siendo posible también que tome un simple descanso del trajín diario. Por esta razón, tener una hamaca para bebé es necesario. Sin embargo, puede ocurrir que no te sientas atraído hacia los modelos comerciales, y si tienes habilidades manuales puedes construirle a tu hijo una hamaca en casa, lo que resultará mucho más económico.

Para poder llevar a cabo el trabajo cuentas con varias opciones, las cuales vamos a analizar a continuación.

 

Una hamaca de madera

La madera es un material resistente que puede ayudarte a darle forma a la base de la hamaca. Su utilización te puede garantizar durabilidad y estabilidad, para que puedas confiar en que tu pequeño no se caerá.

Este proyecto puede necesitar de algunas herramientas especiales como serrucho, martillo, clavos, una cinta métrica, lijadora, pintura y otros materiales que le darán el acabado que deseas.

La base de la hamaca puede ser cuadrada, para que sea fácil manejarla, con unas extensiones elevadas que le den altura a la tela que se encontrará en el centro para colocar al bebé.

Toma en cuenta que todo debe ser simétrico y quedar debidamente lijado antes de realizar el ensamblaje, ya que cualquier astilla puede ser un peligro para el infante. Asimismo, utiliza pintura que no sea tóxica, lo mismo que el barniz si prefieres dejarlo de color natural.

Por último, corta y cose la tela que has escogido para la hamaca, debes tomar en cuenta que debe ser resistente y no puede causar alergias. Tal vez una tela 100% algodón pueda darte lo que esperas, manteniendo a tu pequeño cómodo y seguro.

Cose en el borde de la tela algunas cuerdas para el amarre, el cual debes hacer en los soportes elevados de madera y listo, tendrás una bonita hamaca para tu bebé. Podrás ponerla dentro o fuera de casa, según lo necesites.

 

 

Cómo hacer una hamaca paso a paso

Existen otras formas de hacer la mejor hamaca para bebé, pues ya hemos mencionado lo funcional y cómodas que son. Para comenzar con esta fabricación te recomendamos contar con todos los implementos a mano. Vas a necesitar:

  • Aproximadamente 3 metros de largo por 102 cm de ancho. Elige una tela dura y resistente como la muselina.
  • Un resorte de 15 cm.
  • Un gancho.
  • Un anillo de acero.
  • Una cadena.
  • Una tabla de madera, con unas medidas aproximadas de 7,6 cm de ancho y 60 cm de largo.
  • Un anillo de cierre instantáneo.

Una vez cuentes con todos los implementos necesarios podrás proceder a realizar la hamaca.

El primer paso para fabricar este columpio para bebé es trabajar la tela. Para ello, cierra todos los bordes de la tela, cosiendo hacia adentro aproximadamente 5 cm de cada lado. Después deberás colocar la tela en una superficie espaciosa y doblarla por la mitad, determinando el espacio que le darás para que se acueste el bebé.

Te recomendamos que le realices una costura de cada lado para que puedas identificar el área. Puedes reforzar esta zona colocando una tela doble si lo deseas para darle mayor resistencia.

A continuación, deberás decidir el lugar en el que colgarás la hamaca. Ya que no podrás moverla del sitio, lo mejor es que decidas dependiendo de qué tareas realizarás mientras mantienes al bebé en el columpio.

Cuando ya tengas el lugar adecuado, utiliza un taladro para realizar un agujero en el techo y colocar el gancho. Debes asegurarte de que el techo sea resistente, que el gancho se encuentre bien colocado y que la estructura pueda mantenerse sin problemas. Además, te recomendamos realizar revisiones del gancho continuamente, para asegurarte de que no se afloje con el uso.

 

 

Coloca el resorte en el gancho. El resorte es para que la hamaca rebote un poco mientras el niño se balancea.

Tomando en cuenta el largo de la hamaca y la altura que desees darle, mide el tamaño de la cadena que utilizarás. Es conveniente que la hamaca se encuentre cerca del suelo, para evitar accidentes.

Coloca la cadena en el resorte y el anillo de cierre instantáneo del otro lado. Asegura los extremos de la tela al soporte aéreo de la hamaca, probando que sea resistente.

Ahora utiliza la tabla para formar un separador para abrir la hamaca. Corta los bordes de la tabla en forma de U de aproximadamente 1,90 cm de ancho y 3,80 cm de alto. Colócalo donde decidas abrir la hamaca, asegurándote que la tela queda en medio de las aberturas en forma de U. Puedes atar los extremos de la madera con una cuerda de cada lado para asegurarla.

Antes de acostar a tu bebé, prueba que la hamaca soporta el peso con un objeto que cuente con la misma cantidad de masa.

 

Cómo tejer una hamaca para bebé

Si no deseas hacer la estructura de tela, puedes decidirte a tejerla de manera artesanal, aunque bien podría tomarte algún tiempo terminar este proyecto. Lo principal es que cuentes con el hilo adecuado, puede ser de algodón suave y resistente, ya que en su mayoría son anti alérgicos y delicados con la piel del niño.

De manera general, podemos decir que el tejido dependerá de tu gusto, puede ser un diseño amplio de cuadrados simétricos o de óvalos pequeños que mejoren el soporte y eviten que el niño pueda quedar atorado en cualquier división. Esto también dependerá de tus habilidades y conocimientos con las agujas.

Asimismo, el tejido le proporciona una ventilación adecuada para que pueda estar cómodo y con una temperatura agradable. Por otro lado, asegúrate que las puntadas queden seguras y que no exista ninguna vulnerabilidad en el tejido, para evitar accidentes que lamentar.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...