Preguntas más frecuentes sobre Hamacas Para Bebés

Última actualización: 14.04.24

 

Q1: ¿Las hamacas para bebés son buenas?

Efectivamente, representan un artículo de mucha utilidad para mantener a los bebés distraídos y para ofrecerles un sitio de descanso en distintos momentos del día. Sin embargo, este es un aspecto genérico.

Para definir si una hamaca, en específico, es de buena calidad, habrá que fijarse en características como la resistencia, la comodidad, las funcionalidades de que disponga, etc.

 

Q2: ¿Cómo limpiar la hamaca para bebé?

La mayoría de las hamacas se dividen en dos partes: la textil y la estructura.

Si el fabricante ha hecho la textil de fácil remoción, su limpieza será muy sencilla, pues solo habrá que fijarse si acepta un ciclo de lavadora o es mejor hacerlo a mano para cuidar que se mantenga en buenas condiciones.

En el caso de la estructura, esta se podrá limpiar con un paño húmedo. Hay que tener mucho cuidado si tiene funciones electrónicas para evitar que se humedezcan en exceso.

Cuando tienen juguetes añadidos habrá que lavarlos con frecuencia, ya que los niños tienden a llevárselos mucho a la boca.

Si son estilo peluche lo mejor será lavarlos con agua corriente y un poco de jabón. En caso de ser plástico, se pueden limpiar con un paño y agua.

 

Q3: ¿Se puede llevar una hamaca de bebé en el avión?

Si es en forma de equipaje no existirán mayores inconvenientes. Pero, en caso de pensar en utilizarla dentro del área de asientos, el asunto se torna mucho más complejo.

La razón es que el espacio dispuesto en la zona de asientos no es lo suficientemente amplia.

Pensando en esto, ya existen hamacas que están especialmente diseñadas para este fin y que se utilizan colgándolas del respaldo del asiento delantero, así se puede atender al bebé con más facilidad.

Sin embargo, hay que tener precaución en los momentos de despegue y aterrizaje para evitar inconvenientes.

Q4: ¿Hasta cuándo usar la hamaca para bebé?

Esta respuesta irá en contraste al peso del bebé y a su movilidad. Cada fabricante recomienda una edad que, en general, va en el período de entre 1 y 2 años.

No obstante, existen hamacas transformables que pueden irse adaptando a las necesidades del niño a medida que crece y que tienen una capacidad de carga máxima mayor.

 

Q5: ¿Es útil el uso de la hamaca en bebés que sufren reflujo?

La mayoría de las hamacas pueden regularse en el reclinado del respaldo. Además, muchos padres suelen aprovecharlas para darles a los bebés sus alimentos.

Cuando la hamaca se coloca en la posición central sí puede servir para tener a bebés con reflujo, ya que les permite tener la cabeza un poco más elevada que el resto del cuerpo, pero hay que tener cuidado de no alterar la condición normal del bebé para cada etapa, sobre todo cuando están más pequeños y su posición debe ser tumbados.

 

Q6: ¿Cómo funciona una hamaca para bebé que se mueve sola?

Hay fabricantes que han incorporado a los diseños de sus hamacas una función electrónica que sirve para dos objetivos: mantener a los pequeños distraídos con sonidos y música y, también, darles algún tipo de movimiento que les ayude a relajarse.

En general, lo más utilizado es la vibración y hay casos en que puede funcionar con una sola pila. Esta ayuda mucho a que puedan conciliar el sueño más rápido.

Sin embargo, hay otros modelos de balanceo natural cuyo diseño en la estructura permite que la hamaca solo se mueva en respuesta a los propios movimientos del bebé, estos modelos también son muy útiles porque permiten ahorrar el coste de pilas o electricidad.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS