Cómo utilizar una silla de paseo

Última actualización: 30.09.23

 

Uno de los primeros procesos evolutivos que notamos en el bebé actualmente es su necesidad de cambiar del capazo o cuco a una silla de paseo en la que pueda sentarse y observar todo lo que le rodea cuando sale con sus padres.

Y aunque parezca un utensilio tan básico y fácil de usar, te recomendamos leer la siguiente información sobre cómo utilizar una silla de paseo.

 

Montaje

Si has adquirido una silla de paseo para tu bebé, lo primero que debes hacer al recibirla es verificar que todas las piezas necesarias para su montaje estés completas, así como leer con detenimiento las instrucción del fabricante sobre el ensamblaje del producto. De esta forma, estarás seguro de la estabilidad de la silla para salir con tu bebé y ambos disfruten del paseo.

 

Protección

Aunque sea un día muy bonito y soleado siempre es importante tomar algunas precauciones al salir con tu bebé, desde aplicarle protector solar hasta desplegar correctamente la capota para protegerlo de los rayos directos del sol. Asimismo, nunca está de más llevar la burbuja para la lluvia, pues no sabes en qué momento el clima te sorprenderá y empieza llover.

 

Seguridad

Si tu bebé está más activo, es importante que lo sujetes bien ajustando el cinturón de seguridad al cuerpo del bebé, además de emplear los sistemas de retención que evitan que el pequeño se salga del vehículo en un movimiento involuntario, aún cuando el trayecto a recorrer sea muy corto.

De igual forma debes conocer el mecanismo de freno que posee la silla de paseo para que sepas activarlo rápidamente y responder con eficiencia ante cualquier circunstancia que precise de detener completamente la silla de paseo.

 

Plegado y desplegado

Al realizar este proceso nunca debes forzar ninguna de las formas para abrir o cerrar la silla de paseo, y debes asegurarte de que funcione correctamente para que no se vaya a plegar con el niño dentro.

Asimismo, si tu bebé ya camina y es inquieto evita que esté cerca cuando vayas a plegar la silla, así evitas el riesgo que pillarle algún dedo.

 

 

Cargas máximas

Al salir con tu bebé, evita sobrecargar el manillar con objetos pesados, así como las cestas inferiores que sirven de almacenamiento. Mantén presente cuál es la capacidad máxima de carga que posee la silla y evita superarla para no correr el riesgo de que se vire con tu bebé sentado en ella.

 

Revisión y limpieza

Usuarios y expertos recomiendan que, aunque uses a diario la silla de paseo, revises con frecuencia el ajuste de las ruedas y de los frenos para asegurarte de que funcionan correctamente.

Es normal que durante los paseos, las sillas se conviertan también en funcionales tronas para darle de comer al bebé su merienda, biberón o potito, así que es probable que terminará manchándose en el desempeño de esta función. Por eso, recomendamos limpiar el tejido y la estructura con un paño húmedo con una solución de bicarbonato de sodio y agua, o en su defecto agua con vinagre para eliminar manchas y mantener la silla de paseo con la mejor apariencia.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS