Cómo utilizar una trona para bebé

Última actualización: 22.07.24

 

Las tronas para bebé nos permiten integrar al infante al círculo familiar al momento de comer, por lo que su adquisición, más que un lujo, puede ser considerada una necesidad.

Si has comprado un equipo de este tipo, te convendría aprender cómo utilizar una trona para bebé.

 

Verifica el paquete

Al adquirir la trona para bebé, deberás revisar la estructura y las piezas que conforman el diseño, asegurándote que se encuentran en buen estado.

Este tipo de productos incorpora un mecanismo de rápido plegado, para el que generalmente sólo se debe presionar un botón y así extender la estructura.

Al momento de iniciar la preparación de la trona, deberás llevar a cabo este intuitivo proceso, revisando que posea un adecuado nivel de soporte y estabilidad.

 

Instala las gomas de seguridad

La seguridad es un tema prioritario, por lo que es importante que instales en la base de la estructura algunas gomas antideslizantes.

De esta manera, no tendrás inconvenientes con el tipo de suelo.

Para su colocación, sólo necesitarás presionar dicha pieza con la fuerza de tu mano, hasta que calce correctamente en la base.

Si el fabricante no las incorpora, la recomendación es adquirirlas por separado.

 

Monta el tapizado

La colocación del tapizado es un paso completamente intuitivo, que no te restará más de cinco minutos.

Sólo deberás coger las almohadillas incorporadas en el paquete de compra y ajustarlas en los sitios indicados de la estructura, siendo cuidadoso de asegurarlas mediante los velcros o cintas de amarre dispuestas por el fabricante.

Si tu trona anexa una funda plástica para la silla, entonces deberás colocarla sobre el textil para protegerla de la suciedad y los derrames.

 

Ajusta la bandeja

La bandeja superior de la trona puede montarse y desmontarse cuando lo desees.

Para su colocación, tendrás que soportar la bandeja sobre las piezas de ajuste.

Asegúrate de que enganchen correctamente, evitando así que la bandeja se desprenda inesperadamente con los movimientos del bebé.

 

Regula la silla

Una vez más, la regulación dependerá del modelo del producto, por lo que podrás ajustar la posición de la silla según las necesidades del infante.

Para ello, deberás presionar un botón o palanca que generalmente se encuentra dispuesto en uno de los laterales y deslizar cuidadosamente el respaldo de la silla.

Recuerda que la trona no sólo se utiliza para alimentar al pequeño, sino también para que en ocasiones tome una siesta.

 

 

Ajusta el arnés

El ajuste del arnés es un paso que no puedes dejar pasar desapercibido, ya que de él dependerá la seguridad del pequeño.

Sólo tienes que sentar al niño en la silla y cerrar el arnés en los puntos indicados a nivel de la cintura u hombros.

Es importante que el niño tenga movilidad en sus brazos y piernas, pero ten cuidado de no regular las correas demasiado holgadas, para evitar que su cuerpo se deslice inesperadamente con el movimiento.

 

Limpia la trona

La limpieza de la trona es muy sencilla, siendo necesario pasar una esponjilla en la bandeja para retirar los residuos procedentes de los alimentos.

Igualmente, podrás desmontarla para enjuagarla directamente bajo el grifo, ya que esta pieza es plástica y, por ende, resistente.

Con respecto a la tapicería de la silla, podrás retirarla periódicamente para asearla en la máquina de lavado o manualmente.

Sin embargo, si incorporaste una funda plástica sobre el textil, sólo tendrás que limpiarla con un paño húmedo o seco.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS